“Romeo y Julieta”: del puño de Shakespeare a la pantalla grande


Era 1594, y los escenarios londinenses reabrían sus puertas. Un año atrás, las autoridades habían decretado su clausura, después de un brote de la plaga que amenazó a la salud pública.

En las afueras de Londres, en The Theatre, primer teatro público de la ciudad, Shakespeare y su compañía de actores, The Lord Chamberlain’s Men, llevaban Romeo y Julieta por primera vez a escena.

The Theatre, 1576-1598. Vía Shakespearean London Theatres.

A casi medio milenio de su publicación, la historia de los adolescentes Romeo Montesco y Julieta Capuleto, cuya tragedia reside en un amor obstaculizado por rivalidades familiares, no solo se ha traducido a más de 100 idiomas, sino que también ha sido adaptada a la pantalla grande en diversas ocasiones, entre las cuales figuran las siguientes adaptaciones:

West Side Story

Elvis Presley fue considerado por el director Robert Wise como opción inicial para interpretar a Tony. Vía Letterboxd.

El musical nos sitúa en la Nueva York de inicios de la década de los sesenta, cuando dos pandillas juveniles, los Jets y los Sharks, se disputan el control del área superior oeste de la ciudad. Tony (Richard Beymer) se enamora de María (Natalie Wood), una inmigrante recién llegada de Puerto Rico y hermana de Bernardo (George Chakiris), líder de los Sharks.

Tragedia, romance, muerte… esta cinta cuenta con todos los elementos de Romeo y Julieta, además de estar aderezada con escenas musicales.

Romeo + Juliet

Ewan McGregor, Christian Bale, y John Leguizamo audicionaron para el papel de Mercucio. Finalmente, Harold Perrineau se hizo con el rol. Vía oneroomwithaview.

La adaptación del director australiano Baz Luhrmann coloca a la audiencia en la ciudad moderna de Verona Beach. Al igual que en West Side Story, los Capuleto y los Montesco reencarnan en mafias rivales, cuya animosidad histórica permea en las generaciones más jóvenes.

Tras atender a una fiesta en la mansión Capuleto, Romeo (Leonardo DiCaprio), heredero al imperio Montesco, y Julieta Capuleto (Claire Danes), hija del patriarca de la familia enemiga, se embarcan en una relación tumultuosa marcada por el secretismo.

Con estética kitsch, esta es una actualización bastante contemporánea del clásico de Shakespeare.

Private Romeo

El elenco principal del largometraje fue galardonado por el jurado del festival estadounidense Outfest. Vía The Soul of the Plot.

Producto de la visión del director Alan Brown, y con un elenco totalmente masculino, Private Romeo lleva la tragedia de Shakespeare a los pasillos de una escuela militar.

Sam Singleton (Seth Numrich) y Glenn Mangan (Matt Doyle), cadetes en secundarias rivales, encarnan las figuras de Romeo y Julieta durante el contexto de una normativa vigente desde los noventas hasta 2011, que impedía a los miembros del ejército estadounidense expresar abiertamente su homosexualidad, la denominada “No preguntes, no digas”.

Shakespeare in Love

El filme obtuvo siete Óscar, entre ellos el premio a Mejor actriz para Gwyneth Paltrow. Vía The solitary reaper.

Si bien está lejos de ser una adaptación fidedigna del trabajo literario que la inspira, Shakespeare in Love especula sobre la génesis del clásico inglés.

En el Londres de finales del s. XVI, un joven Shakespeare (Joseph Fiennes), asediado por un bloqueo de escritor, encuentra una fuente de inspiración en Viola de Lesseps (Gwyneth Paltrow), hija de una familia adinerada que en un primer momento oculta su género para aspirar a un papel en una obra teatral del escritor.

Romeo and Juliet

Durante las etapas iniciales de planificación de la cinta, Paul McCartney fue considerado para el papel de Romeo. Vía moma.

La adaptación más precisa de su material base en esta lista; a su estreno en 1968, la cinta de Franco Zeffirelli fue calificada por el crítico Rogert Ebert como: 

El filme más emocionante de Shakespeare jamás hecho […] porque tiene la pasión, el sudor, la violencia, la poesía, el amor y la tragedia en términos más inmediatos que puedo imaginar.

Romeo y Julieta es una historia atemporal… que puede suceder en cualquier lugar y época. Y muestra de que es una historia que continuará por los siglos de los siglos es que aporta suficiente combustible como para realizar decenas de películas. Películas que nos permiten revivir esta historia que parece acompañar a la misma humanidad.