De Bowie a Joy Division: álbumes británicos para definir a los ochenta


Desde series como Stranger Things y Black Mirror, hasta bandas como Interpol, Future Islands y The War on Drugs, la década de los ochenta parece fuente inagotable de inspiración y anhelo para el arte contemporáneo.

En honor de esta icónica era, cuya influencia persiste hasta nuestros días, vale la pena recordar a algunas de las producciones que marcaron de forma significativa a la expresión musical de la época. Por ello, aquí en guddi te ofrecemos una lista de álbumes para que conozcas esta música (o recuerdes la que tus padres te hicieron escuchar en la infancia), pero que sea, específicamente, británica:

Psychocandy – The Jesus and Mary Chain

El disco ha sido considerado “un puente vital del rock británico entre el punk y los noventa”. Vía Not in Hall of Fame.

Psychocandy, el aclamado debut de la banda escocesa liderada por los hermanos Jim y William Reid,  se distingue por las vocales oníricas de Jim, la retroalimentación de las guitarras y las percusiones estilo punk, sin rodeos. Estos elementos hacen que el disco sea más accesibles a un público general, debido al carácter convencional de la estructura de sus composiciones.

Una primera reproducción del disco basta para reconocer el legado del grupo en el rock contemporáneo.

 Video de Just Like Honey”, de The Jesus and Mary Chain. Vía YouTube.

Psychocandy está disponible en Spotify.

Scary Monsters (and Super Creeps) – David Bowie

Durante su vida, los discos del artista inglés registraron un aproximado de 140 millones de ventas, a nivel internacional. Vía TeamRock.

El álbum número 14 del prolífico David Bowie, Scary Monsters, consiste en una de las producciones más experimentales del artista. Y no es para menos, pues tiene pistas que exhiben un estilo art rock, tales como Ashes to Ashes, Scary Monsters (and Super Creeps) e It’s No Game. Otras composiciones de este álbum, tales como Fashion y Teenage Wildlife, aunque son definitivamente más convencionales, acentúan la versatilidad del músico.

 Video de “Fashion”, de David Bowie. Vía YouTube.

Scary Monsters (and Super Creeps) está disponible en Spotify.

The Stone Roses – The Stone Roses

El regreso de la banda a los escenarios internacionales fue registrado en el documental The Stone Roses: Made of Stone, de Shane Meadows. Vía Liverpool Echo.

El disco de 1989 es el homónimo debut discográfico de la banda de Manchester The Stone Roses. En la actualidad, el álbum se considera un pilar fundamental de lo que más adelante se conoció como Britpop, el movimiento musical de los noventa que vio el surgimiento en popularidad de grupos como Oasis y Blur.

No se puede escribir sobre The Stone Roses, sin hacer referencia antes a la irreverente y líricamente repetitiva I Wanna Be Adored, quizá su producción más reconocida hasta la fecha.

 Video de “I Wanna Be Adored”, de The Stone Roses. Vía YouTube.

The Stone Roses está disponible en Spotify.

Diamond Life – Sade

La banda nació en 1982, producto de la unión entre la vocalista Sade Adu y tres de los miembros fundadores de la difunta banda Pride. Vía soulhead.

Publicado en el Reino Unido a mediados de los ochenta, Diamond Life está conformado por nueve pistas que incorporan elementos de soul, jazz y pop, abanderados por las vocales sofisticadas de Sade Adu.

Tal particular combinación de características le ganaría, a paso acelerado, tracción al disco a lo largo de Europa y más de 10 millones de ventas a nivel internacional.

 Video de “Smooth Operator”, de Sade. Vía YouTube.

Diamond Life está disponible en Spotify.

Closer – Joy Division

El disco fue publicado tras el suicidio de Ian Curtis, vocalista principal de la banda. Vía 1843 Magazine.

Closer es el segundo y último disco de la banda de post-punk Joy Division. Fiel a su tonalidad vocal profunda y letras bien trabajadas, el álbum traza con experticia un contraste entre temáticas líricas de corte melancólico y una dimensión musical enérgica desbordante en carácter y potencia.

De esta combinación nacieron pistas como Isolation, Twenty Four Hours y Heart and Soul.

 Video de “Heart and Soul”, de Joy Division. Vía YouTube.

Closer está disponible en Spotify.

Es, pues, el carácter atemporal de estas producciones lo que les otorga relevancia. Me atrevería, incluso, a especular que el caprichoso vínculo entre la cultura popular y la nostalgia por la esencia de la década de los ochenta auguran una relación cuyo final no se vislumbra en un futuro cercano.