Guía comprensiva para entender la carrera musical de Bob Dylan


Era un 24 de mayo de 1941, y la ciudad porteña de Duluth, Minnesota, veía nacer a Robert Allen Zimmerman, quien en años posteriores pasaría a ser reconocido de manera internacional como Bob Dylan.

Seis años después, la familia Zimmerman se mudaba a Hibbing, situada al norte del estado. Fue ahí que, inspirado por leyendas del rock & roll como Little Richard y Elvis Presley, el entonces aspirante a músico obtuvo una guitarra a los 14 años y formó su primera banda, The Golden Chords, junto a conocidos del vecindario.

Para 1959, Zimmerman se enroló en la Escuela de Arte de la Universidad de Minnesota. Durante su corta estadía de seis meses como estudiante vivió por un tiempo en el distrito comercial de Dinkytown, donde se presentaba junto a otros músicos locales en establecimientos como el café 10 o’clock Scholar.

Café 10 o’clock Scholar, Dinkytown, Minneapolis, Estados Unidos. Vía Preserve Historic Dinkytown.

Fue en aquella época que entró por primera vez en contacto con el trabajo de Woody Guthrie, influencia instrumental en sus primeros años de carrera. Además, adoptó el nombre artístico de Bob Dylan, en honor del poeta Dylan Thomas.

Por algún motivo nunca lo hice [verme como Robert Zimmerman]. Alguna gente nace con el nombre incorrecto, los padres incorrectos… quiero decir, sucede. Puedes llamarte como quieras, esta es la tierra de los libres… 

Expresó el músico, décadas más adelante.

Columbia Records fue la primera disquera con la cual Bob Dylan firmó. Vía Fusion Magazine.

El cambio de nombre se legalizaría en 1962, tras firmar un contrato de gerencia con el productor Albert Grossman. Su primer disco, el homónimo Bob Dylan, compuesto en su mayoría por covers, pasó desapercibido por las audiencias estadounidenses, al vender una cantidad limitada de 5,000 copias en su primer año de lanzamiento.

No fue sino hasta un año más tarde, con la publicación de su segundo álbum de estudio, The Freewheelin’ Bob Dylan, y su primera presentación en el Newport Folk Festival, que el compositor comenzó a ganar popularidad en la escena musical.

 Bob Dylan interpretando “North Country Blues”. Vía YouTube.

Para 1964, su notoriedad como un representante de la música de protesta se afianzaba con The Times They Are A-Changin’, un conjunto de composiciones inspiradas en el Movimiento por los Derechos Civiles en Estados Unidos.

El 25 de julio de 1965, poco más de un año tras el lanzamiento de The Times They Are A-Changin’, Dylan causó controversia con su participación en el Newport Folk Festival, al presentarse sobre el escenario con una guitarra eléctrica, causa de disgusto entre los puritanos del folk, promotores intransigentes de un estilo acústico.  

Dylan y su Stratocaster (1965, Newport Folk Festival). Vía Pinterest.

“Ni comentarios, ni objeciones”, manifestó a secas, meses después tras ser acusado por el autor Josh Dunson de venderse a intereses comerciales.“No, sinceramente no siento culpa.”

De esta era sobreviven Highway 61 Revisited y Blonde on Blonde, discos revolucionarios en términos de su aporte al rock anglosajón de segunda mitad del siglo XX.

 Audio de “Like a Rolling Stone”. Vía YouTube.

A finales de la década de los setenta, la carrera de Dylan tomó un giro inesperado con la conversión del cantante, nacido en una familia judía, al cristianismo evangélico. De aquella transición nació el Slow Train Coming de 1979, que en canciones como Gonna Change My Way of Thinking e I Believe In You materializaba las creencias recién adoptadas del artista.

Con respecto al catalizante del cambio, el compositor aseveró:

Jesús puso su mano sobre mí. Fue una cosa física. Lo sentí. Lo sentí sobre todo mi ser. Mi cuerpo entero temblaba. La gloria del Señor me derribó para luego levantarme.

El artista fue introducido al Salón de la fama del Rock & Roll, en 1988. Vía The Independent.

Para mediados de la década de los ochenta, Dylan anunció de manera oficial una serie de conciertos a nivel internacional junto a Tom Petty and the Heartbreakers. Y un mes después publicaba su disco de estudio número 24, Knocked Out Loaded.

Hacia 1987 se embarcó en otra gira, esta vez con The Grateful Dead como teloneros. De dicha relación profesional surgió Dylan & the Dead (de 1989), un álbum colaborativo en directo, compuesto de canciones escritas por Dylan.

Tom Petty y Bob Dylan (True Confessions Tour). Vía Society Of Rock.

Entre 1988 y 1990, Bob Dylan junto a George Harrison, Jeff Lynne, Roy Orbison y Tom Petty, y Jim Keltner, formaron el grupo Traveling Wilburys, el cual lanzó dos álbumes. Aunque la banda tuvo un éxito arrollador y los críticos le aplaudieron de pie, su carrera terminó al poco tiempo (aunque dejó una legión de fanáticos que todavía la recuerdan).

La devoción de Dylan por la vida en la carretera no parecía menguar. Antes del inicio de los noventa, el artista empezó a realizar el popularmente conocido The Never Ending TourEste fue una secuencia de presentaciones con fecha de conclusión indefinida que, en lugar de concentrarse en la promoción de un nuevo disco, enfocaba su atención en renovar los clásicos del legendario músico.

No obstante, más de una década después el artista puso a prueba sus habilidades como compositor una vez más, con la publicación de Time Out of Mind, de 1996.

 Bob Dylan cantando “Not Dark Yet”. Vía YouTube.

La llegada del siglo XXI vería a un Dylan maduro de 60 años estrenar su trigésimo primer disco, Love and Theft. Para 2006, con el lanzamiento de Modern Times, el cantante se hacía con un Grammy al Mejor álbum de folk contemporáneo, y un lugar dentro de las listas de popularidad, por primera vez en 30 años.

Hacía 2015, Dylan gozó de una racha de creatividad que produjo un disco anualmente por tres años consecutivos: Shadows in the Night, Fallen Angels y Triplicate.

Dos años después, y dada su extensiva contribución a la música popular estadounidense, el artista recibía en Estocolmo el Premio Nobel de Literatura. En 2018, el musical Girl From the North Country, contextualizado en la nativa Duluth de Dylan durante la Gran Depresión, y musicalizado con composiciones del cantautor, se encuentra en escena en el Noël Coward Theatre de Londres.

Bob Dylan fue la primera persona en ser acreedora de un premio Grammy, Óscar y Nobel, a la vez. Vía LATimes.

Tal parece, pues, que la trayectoria de Dylan no da señales de disminuir el paso. Tras 38 álbumes de estudio, 14 compilaciones y 13 discos en directo, el autor es prueba viva de la consistencia de una vida dedicada al arte. Después de todo, ¿a cuántos artistas contemporáneos podría mencionar en este momento, cuya carrera se extiende a través de más de medio siglo? ¿Quiénes más han logrado esta proeza, a pesar de nunca haber afianzado un primer lugar en las listas de popularidad?