Capricornio: la cúspide no es un lugar lejano para ti


Del 22 de diciembre al 20 de enero

Elemento: tierra.

Cualidad: cardinal.

Regente: Saturno.

Símbolo: la cabra acuática.

Modo: sensación.

Lema: “Yo perfecciono”.

Piedras de Capricornio y sus usos:

Los diamantes aumentan la autoconfianza y desarrollan tu ambición.

El ojo de águila aumenta el poder visionario y la capacidad intuitiva.

El zafiro blanco combina la disciplina con la amabilidad.

Colores de capricornio

Todos los tonos del naranja y del café.

Partes del cuerpo que capricornio debe cuidar:

Dientes, esqueleto y rodillas.

Signos a los que los capricornios se sienten atraídos:

Tauro, Escorpio y Leo.

Personalidades Capricornio famosas:

Ava Gardner, Louis Pasteur, Marlene Dietrich, Denzel Washington, J. R. R. Tolkien, Henri Matisse, Elizabeth Arden, Anthony Hopkins, Ricky Martin, Diego Luna, Paz Vega, Orlando Bloom, Bradley Cooper, Jared Leto, Zooey Deschanel, Juana de Arco, Martin Luther King, Isaac Newton, Stephen Hawking, Edgar Allan Poe, Rudyard Kipling, Isaac Asimov, Humphrey Bogart, Federico Fellini, Annie Lennox, Donna Summer, Dido, Janis Joplin, Elvis Presley, David Bowie, Karla Bruni, Kate Middleton, Adriana Ugarte, Diane Keaton, Felicity Jones, Gérard Depardeiu, Irina Shayk, January Jones, Kate Bosworth, Kristin Kreuk, Liam Hemsworth, Logan Lerman, Norman Reedus, Oscar Isaac y Patrick Dempsey.

Características de Capricornio

Capricornio, eres el décimo signo del zodíaco, pero el primero de los considerados “más universales” (junto con Acuario y Piscis). Eres un signo cardinal; es decir, el primer signo de la temporada (tú le das el banderillazo de salida al invierno), y el tercero y último signo de tierra (después de Tauro y de Virgo).

Eres una persona práctica, con los pies bien asentados en la tierra, pero con fantasías, deseos y una gran sensibilidad que te llevan a las alturas. Y en cuanto al estado evolutivo… bueno, pues estás entre Sagitario y Acuario, y eso es lo que te hace ser una chica madura y consciente de cómo el espíritu del individuo se relaciona con el Universo.

Tu signo, además, está regido por uno de los planetas más fieles de todos: Saturno. El que controla el tiempo (por eso cuando te piden estar a las 7:30 en un lugar, tú estás allí a las 6:40). De ahí viene tu obsesión de llegar muy temprano a todas partes, de programar alarmas, de planificar todo al inicio del día… y de enojarte hasta los huesos cuando te das cuenta de que a tu mejor amiga la han engañado.

¿Te hubieras imaginado que los anillos principales de Saturno están compuestos, sobre todo, de hielo de agua? Vía Freeimages.

Saturno, de acuerdo con la mitología griega y romana, era el dios del tiempo. También fue conocido como Chronos. De ese nombre proceden otras palabras vinculadas al tiempo: cronómetro, cronológico, entre otras. La pintura “Chronos y su hijo” (es la que se presenta arriba) es de Giovanni Francesco Romanelli. Vía Wikimedia.

Tu símbolo es la cabra. Pero no una cualquiera: sino una de mar, con cola de sirena. La cabra de Capricornio (que es la que te mantiene atada a la tierra) puede pastar por un buen tiempo en las tierras planas, pero generalmente buscará un lugar más elevado. Y eso solo quiere decir una cosa: tienes ambiciones poderosas y profundas, y te esfuerzas muchísimo por lograrlas.

Porque así es la cabra: sube por peñascos y pedruscos y, a pesar de todo, siempre llega a donde desea. Como si siempre aspirara a más y nunca fuera suficiente. Afortunadamente, no eres de esas personas que llegan a la cúspide para luego caer precipitadamente y con dolor. Los capricornios suelen permanecer en la cima.

Pero también puedes conquistar el mar, porque —como te mencionaba— eres una cabra especial. Tu cola de sirena te permite dar rienda suelta a la creatividad, pero sin perder el contacto con tierra firme.

Mosaico antiguo (descubierto en Italia) en el que se representa el símbolo de Capricornio. Vía mosaik.wordpress.

En cuanto a la etapa del ciclo de vida que representas, eres el décimo periodo… eh, pero ¿qué quiere decir eso? Que astrológicamente eres como una persona entre los 63 y los 70 años de edad, y por eso tienes la personalidad de alguien maduro, pero que necesita seguridad, soporte y ayuda.

Pero las características de tu personalidad no solo son esas. De hecho, hay tantas variantes de capricornios como tonos de labiales. Pero siempre tienen características en común. Y una de esas es que te encanta economizar el tiempo y el dinero. Derrochar te asusta. Malgastar te espanta. Tener un cerdito (o una alcancía) con suficiente dinero para los periodos difíciles te mantiene con la mente serena y te evita estar al borde de la locura. Y también existen las que llevan un diario… pero no de los que tienen confesiones bochornosas, sino de gastos, al estilo kakebo.

No es que seas una acaparadora de dinero o una tacaña. Admítelo: te gusta ir al salón cada cierto tiempo, comer tu postre favorito en un restaurante al que no te permites ir todos los días… pero también sueles pintarte las uñas en casa para no gastar tanto, compras cuando hay liquidación y guardas dinero debajo del colchón de la cama.

Otra de tus características más vitales: eres fiel, pase lo que pase. Se te puede confiar un secreto y jamás lo dirás. No engañarás a tu pareja. Y, sobre todo, eres fiel a ti misma. Porque además de confiable, no pierdes el amor por la libertad. Y sabes que, para ser libre, primero debes quererte y ser fiel a quien eres. Ser una versión original de ti misma, y no una de segunda mano de otra persona.

Por otro lado, la regencia de Saturno te da esa seriedad que te caracteriza, y que va de la mano con un gran sentido de responsabilidad. No es que seas malhumorada o aburrida. Simplemente es que tiendes a ver límites y fronteras. Por eso tus sentimientos no son expansivos. Ni se los muestras a todos. Ni andas por aquí y por allá contando lo que agita tu corazón y lo que ahuyenta tus sueños. Y tus afectos son escogidos. No amas a todos, sino cuando crees que vale la pena hacerlo.

Muchos puentes de París están repletos de “candados del amor” de parejas que sellan su relación de esa manera. Es tanto el peso de los candados, que en 2017 se realizó la “primera subasta de candados del amor en el mundo”. Vía YouTube.

Y a eso hay que agregar que tiendes a ser conservadora. Evitas el riesgo y te aferras a lo seguro. Y por esta razón, a veces no escalas hacia la cumbre a ritmo apresurado, porque estás calculando todas las posibilidades, preparándote para dar el gran salto, evaluando los pro y contra, y esperando pacientemente a que se dé el momento perfecto. A que los planetas se alineen, el viento sople a tu favor y la vida te indique cuál es el camino correcto.

Entonces emprendes el viaje hacia la cumbre, con paso seguro, sin detenerte y con gran confianza. Porque sabes que ha valido la pena esperar, pues lo que es bueno, a veces, lleva mucho tiempo y no surge de la noche a la mañana.

Y, sobre todo, es vital para ti hacer que todo sea perfecto. Pulir tus ideas y proyectos. Y volverlos a pulir. Y pulirlos más aún con la paciencia y el detallismo de un joyero. Y por más que te tardes y que ya tengas hartos a los demás porque parece que nunca terminas, es muy raro que abandones tus iniciativas. Tú sabes que nada es gratis, que todo requiere de gran esfuerzo y, a cambio del éxito, estás dispuesta a trabajar con un empeño que es inusual. Y, en algunos casos, puedes ser obsesiva, sobre todo con tres aspectos que para ti son superimportantes: tu carrera, tus estudios y el éxito.

Hasta aquí todo parece bastante bueno, Capricornio. Sin embargo, hay un pequeño obstáculo en tu camino: eres extremadamente fatalista. Antes de una entrevista de trabajo, te imaginas que el entrevistador es la persona más desagradable que has conocido. Estás aprendiendo a conducir y te imaginas qué pasaría si un carro se mete en tu carril y no logras frenar a tiempo… así que no es raro que “veas” tragedias por todos lados.

Pero tranquila, Capricornio: No tienes por qué sentirte culpable por ser así. Simple y sencillamente es la influencia que tiene Saturno sobre ti y que, a pesar de todo, también te beneficia: asumes que la vida es difícil, que hay momentos complicados, que habrá situaciones en que tendrás que acudir a todas tus fuerzas para no caer. Eres consciente de que la existencia no es un lecho de rosas, y eso te prepara para las situaciones difíciles, las cuales enfrentas con coraje, como una cabra que salta sobre cada obstáculo que se le presenta.

Sin miedo y con destrezas, la cabra montés no teme a las alturas y escala a gran altitud. Vía Bajiroo.

Y como asumes que la vida puede ser complicada, te entra desconfianza cuando algo parece demasiado fácil. Si el amor llega a tu puerta sin buscarlo demasiado, desconfiarás. Si él o ella parecen perfectos, si todo apunta a que es tu alma gemela… entonces supondrás que algo es falso o que no está en su lugar.

Como parte de esa percepción, aceptas tu destino y las circunstancias que te toca vivir. No sufrirás demasiado, pero puede que te acostumbres a lo que es desfavorable para ti. Un consejo que te puede ayudar es que debes ser flexible: cambiar cuando es lo mejor para ti, y jamás acostumbrarte a lo malo (si estás en una relación abusiva, no permanezcas con él o con ella: ¡Huye inmediatamente!)

Tienes un conocimiento y una habilidad instintiva para reconocer en dónde está el poder, cómo obtenerlo y administrarlo. Eres una lideresa nata y, como te decía antes, estás destinada a llegar a la cumbre. ¿Cuál es tu debilidad en ese sentido? Que puedes convertirte en una pequeña dictadora.

Y amarrado a ese conocimiento profundo del poder está la gran seguridad en ti misma, que te acompaña para dar tu opinión. Cuando dices algo lo dices en serio, lo argumentas bien y das la impresión de ser una gran conocedora del tema… pero recuerda: nadie es infalible. Cometes errores como cualquier ser humano, así que debes aprender a admitirlos y evitar insistir en que tienes la razón.

Eres de esas personas que aprecian y cultivan las redes de relaciones. Te gusta aprender de ellos y, si son mayores que tú y son sabios y exitosos, son una gran fuente de inspiración para ti, así como lo son tus antepasados y tu historia familiar.

Querida Capricornio, estás destinada al éxito. Tienes todo para lograrlo: sabes cómo y qué hacer con el poder, tienes seguridad en ti misma, crees en lo que dices y haces, trabajas duro… sabes que nada cae del cielo y que, si apuntas alto, así también debes esforzarte. Aprecias las redes de relaciones y te gusta aprender de tu historia familiar y de quienes estuvieron antes que tú… En pocas palabras, puedes llegar adonde quieras.

Solo recuerda que el éxito no debe despojarte de quién eres, que el poder no debe abrumarte y que las personas están en primer lugar (no los logros). Que a veces es mejor perder algunas batallas para conquistar en el amor y ganar en la amistad. Y que es tu deber construir tu propio destino. Tú tienes el poder para cambiar mucho de lo que te sucede. Úsalo sabiamente y verás cómo todo marcha sobre ruedas.