Tauro: eres la fuerza vehemente a la que nada detiene


Del 21 de abril al 21 de mayo

 

Elemento: tierra.

Cualidad: fijo.

Planeta que lo rige: Venus.

Símbolo: toro.

Modo: sensación.

Lema: “Yo tengo”.

Piedras útiles para los Tauros:

Cuarzo rosa: inspira a la imaginación.

Esmeralda: promueve el aprendizaje, incrementa la autoconfianza.

Lapislázuli: profundiza las actividades en el plano material.

Colores de Tauro:

Todos los tonos de azul y el verde profundo.

Partes del cuerpo que Tauro debe cuidar:

Oídos, cuerdas vocales, cuello, glándulas salivales y cerebelo.

Signos a los que Tauro se siente atraído:

Libra, Escorpio y Capricornio.

Tauros famosos:

Gal Gadot, Donatella Versace, Melania Trump, Audrey Hepburn, William Shakespeare, Daniel Day Lewis, Mark Zuckerberg, Malcolm X, Uma Thurman, Kelly Clarkson, Kirsten Dunst, Cate Blanchet, Gigi Hadid, George Clooney, Harry S. Truman, Sigmund Freud, Vladimir Lenin, Barbra Streisand, Jessica Alba, Reina Elizabeth II, Michelle Pfeiffer, Megan Fox, David Beckham, Karl Marx, Jack Nicholson, Channing Tatum, Wes Anderson, Robert Pattinson, Rabindranath Tagore, Orson Welles, Adele, Janet Jackson, Catalina La Grande, Shirley Temple, Tina Fey, Grace Jones, George Lucas, Nicolás Maquiavelo, Immanuel Kant, Juan Pablo II, Dante Alighieri y Michael Moore.


Tauro, eres el segundo hijo del zodíaco (es decir, el segundo signo), el que representa el crecimiento y el desarrollo. Eres el primer signo de tierra y, como tal, tienes un espíritu fuerte, con raíces bien asentadas en la tierra y los pies bien amarrados a la realidad.

Y como eres vida y crecimiento, tu personalidad y las diferentes facetas de esta están asociadas con tu capacidad para nutrir, alimentar y enriquecer la vida de otros: no te pesa ayudar, cuidar de los demás, orientar a quien no encuentra la puerta o el camino, alimentar los sentimientos y emociones de quienes te rodean… lo haces sin esfuerzo, te da satisfacción y te tomas el trabajo tan a pecho, como si no fuera trabajo, y como si a quien estuvieras ayudando es a ti mismo.

Mapa celeste en el cual se representa a la constelación de Tauro. El mapa data de 1687 y fue elaborado por Johannes Hevelius, quien muy probablemente fuera el astrónomo más activo de la última mitad del siglo XVII. Vía raremaps.com.

En términos humanos simbolizas el crecimiento estable de la infancia a la adolescencia de una persona. Tu signo está regido por Venus, y por esa razón buscas que la existencia sea una armoniosa balada en la que no haya cabida para la estridencia, en que la paz gobierne como dueña y señora, en que la tranquilidad sea el día a día.

Te gusta el equilibrio y que cada hecho tenga su momento; cada día, su lugar; cada emoción, su razón. También, por influencia de Venus, amas que todo sea de una belleza que sobrecoja el alma, que los días pasen como un suspiro cargado de satisfacción y que tu vida sea un remanso que enamore a quien entre en ella.

Venus ejerce una influencia fuerte en todo lo que haces, piensas y sientes. Y es gracias a este planeta que te interesa el confort y el buen gusto, el lujo y el encanto. Te gusta todo lo que transmita esos conceptos, y si los puedes obtener por medio de la compra, los obtendrás. Eso sí: no tienes afán coleccionista-obsesivo-compulsivo-tipo-hoarder. No, simple y sencillamente compras algo que te gusta, la cafetera que tanto necesitabas para darle más placer a tus mañanas, la cena que disfrutas con tus amigos, los tickets para el concierto que esperaste desde hace un año, el sofá suavecito que hacía falta en tu sala y que te servirá para ver Netflix acompañado de tu perro (aunque llene de pelos el sofá)…

Te gusta adquirir lo que te descomplica la vida y lo que te da placer, sin llegar a excederte porque tampoco eres de los que se autoindulgen todo el tiempo, además de que estás bien consciente de que el dinero no nace de los árboles y que billete gastado es billete que no caerá del cielo.

El planeta Venus recibe su nombre de la diosa del mismo nombre (como la conocían los romanos), también conocida como Afrodita (versión griega), la cual representaba a la belleza, al sexo y a la fertilidad. De acuerdo con el mito, Venus nació de la espuma de mar que se originó cuando la sangre del castrado Urano cayó al mar. En la imagen, “El nacimiento de Venus”, de Sandro Botticelli. Vía ancient.eu.

No tiendes a ser cazador compulsivo de ofertazos (hay un lado muy reflexivo tuyo que te impedirá caer en esa trampa)… y es que tu mente siempre está ubicada en el futuro, así que cuidas el dinero.

Lo anterior va acorde con tu mentalidad juiciosa y ahorrativa, que te impulsa a hacer presupuestos, y a concebir al dinero como “un medio para” y como un recurso para disfrutar de un buen presente, y también de un buen futuro. Tu manejo del dinero es, sin duda, un reflejo de tus ansias de seguridad. Y no es para menos, pues es una necesidad vital para tu existencia, que orienta tu vida.

Además, eres un signo fijo y no mutable, y por ello persigues lo que quieres con una certidumbre que puede asustar a muchos y parecer extraña a otros, pero que te permite alcanzar tus metas. Tu tesón es legendario y a veces obsesivo. Tu persistencia traspasa todos los obstáculos y avanzas por la vida no sin dificultades, pero sí con un arrojo y un empuje que no cualquiera puede igualar.

La persistencia necesita disciplina. Y tú eres un maestro en ello. Así que no es de extrañar que formes parte de ese raro club de personas que se levantan a las cuatro de la mañana a hacer ejercicio, que cuando deciden aprender un nuevo idioma no paran hasta que lo logran y que no rompen la dieta al tercer día.

Sí, lo anterior agrega cierto grado de rigidez a tu vida, pero esta puede dar paso a una flexibilidad inusitada. Sobre todo cuando amas. Cuando buscas armonía. Cuando quieres complacer porque tienes cariño. O cuando te tienen cariño.

Amas a la gente a quien quieres y la contemplas en tus planes. Vía instagram.com.

En cuanto al símbolo que te representa, este es un toro: energía pura contenida, músculos lustrosos que brillan al contacto con la luz, pelaje que exuda vitalidad, fuerza y energías implacables. Pensamos en un ser que no se detiene y que embiste a lo que tiene enfrente en su corrida pavorosa, por los caminos de ciudades llenas de polvo. Y precisamente así eres tú: un ser humano fuerte, a quien pocas dificultades lo vencen. El miedo no lo doblega. Las dificultades no le quitan el sueño. El dolor no lo paraliza. La vida no le amarra de pies y manos, y lo obliga a arrodillarse, vencido.

Tu signo constituye un estado evolucionado entre Aries y Géminis, que transmuta energías fieras, directas y descomplicadas, en otras más aéreas, expansivas y cambiables. Asimismo, representas a la edad entre los 7 y los 14 años. Es decir, ya pasaste de esa etapa en que te creías el centro de todo, en que considerabas que tus deseos eran lo primero, en que necesitabas desesperadamente de los demás. En realidad, tu personalidad coincide con la de un niño que está aprendiendo a controlar su ambiente inmediato y que entiende que todo tiene consecuencias.

Hay muchas lecciones que se adquieren en esa etapa de la infancia, que se convierten en premisas para los tauro. Por ejemplo, el cuido (de tu vida, tu cuerpo, tus relaciones, tu familia, tus pertenencias) es importante para ti, pues quieres que lo que amas dure y sea parte de tu vida por siempre.

Otro principio básico de tu vida es que eres capaz de compartir, pero también de negociar. Pesas en la balanza los pros y los contras de todo, y qué pasaría ante una reacción favorable y desfavorable. Así calculas tu estrategia. Y te preparas para negociar.

También aprecias la autonomía, sobre todo si lleva a una realización que, a veces, es producto de un recorrido doloroso, salpicado de sacrificios. Porque no creas que a los tauro todo les sale fácil. O bien. O a la primera. Y es que aunque tal vez no sea el más talentoso, el más rápido o el más capacitado, sin duda, será el que dedique veinte horas diarias a lograr sus metas y los fines de semana practique hasta agotarse. Es, pues, una batalla ganada con mayores honores, porque ha sido más difícil de lo que hubiera sido para muchos.

No hay algo mejor que saberse vencedor. Vía Instagram.

Para lograr semejante proeza, su gran energía e ímpetu son valiosas ayudas, y a la vez se manifiestan en un gran interés en los aspectos físicos de la vida humana: el placer del sexo, la adrenalina que produce el ejercicio físico intenso y la pasión por la buena comida (esa que alimenta a la vista, al paladar, al organismo y al alma).

Poderoso y entregado, eres un ser totalmente afincado a tus orígenes, deseoso de hincar raíces en la tierra y, tras ello, florecer. Quieres establecerte. Saber en dónde estarás los próximos diez años de tu vida. No rodar por la vida buscando al amor en uno y otro lado. Tener claridad del futuro, cuanto antes. Y aunado a esa necesidad de certidumbre, haces muchos planes. Porque asumes que la existencia no emerge como hongo después de la tormenta. Porque tienes claro que hay que hacer que las cosas pasen.

Dar forma a tus proyectos es otra de tus fortalezas. ¡Planificar es un deleite para ti! Contabilizas el tiempo con precisión de relojero suizos, estableces metas y objetivos, y tienes claro hacia dónde quieres ir. Eso sí: lograr tus sueños suele ser una carrera en solitario, pues te gusta conservar tu autonomía. Y es que tienes carácter de líder y una individualidad bien marcada.

Es en esa vorágine de actividades que sacas tu lado más contemplativo y minucioso, una faceta solitaria en la que disfrutas en gran manera del reposo. Y desde esa esquina en la que te mantienes confortablemente tranquilo barajando posibilidades, evaluando opciones, negociando lo que sea necesario, despliegas tus habilidades de agudo observador, capaz de notar al pequeño diente de león que es apenas invisible pero que cae desde el cielo, y de saber a ciencia cierta hacia dónde sopla el viento.

Y es que no eres de lanzarte al agua sin salvavidas o de tomar decisiones sin haber analizado el panorama con paciencia. Durante minutos. Horas. Días. Pero no será en vano, porque sabrás el momento exacto en que debes actuar. Porque por muy tranquilo que seas, siempre tienes una estrategia. Y no es una cualquiera.

Para pensar se necesita cierto grado de soledad… lo cual nunca debe de faltar en tu vida. Vía i.pinmg.

¿Y qué decir en cuanto al amor romántico? Que quien te ame puede estar contento porque eres fiel y leal. Cuando surgen las discusiones y los problemas no huyes, sino que te quedas para luchar por lo que han construido juntos. Eres de pocos afectos, pero duraderos. De amores sin turbulencia y que te hagan sentir seguro. Necesitas a alguien a quien puedas ver a los ojos y sentir que en esa persona estás viendo a tu hogar: un lugar seguro en donde guarecerte de la tempestad.

Al leer todo lo anterior seguramente pensarás: “Bueno, todo apunta a que los tauro somos capaces de conquistar al mundo”. Tienes razón, eso es posible siempre y cuando no te dé por sobrepensar. Y sobrepensar. Y sobrepensar. O que en aras de la perfección, tires por la borda la practicidad. O construyas un hermoso castillo y lo vuelvas a construir, porque quieres ponerle ventanas nuevas, unas más bonitas y que tengan vitrales de colores. Y, sin duda, si dejas de procrastinar (por ejemplo, en Netflix) todo saldrá a las mil maravillas.

Tienes cualidades preciosas, Tauro. Llevadas al extremo, sin embargo, pueden generarte problemas. O ser malinterpretadas. Por ejemplo, puede que te perciban como egoísta, pues siempre velas por tus intereses. Claro, este aspecto tiene un lado positivo: ¿Recuerdas que varios párrafos atrás mencioné que estás más que vinculado a tus raíces? Tu corazón tiene raíces, fuertes y profundas, que se dirigen hacia tu familia, uno de tus mayores tesoros y cuyo bienestar siempre incluyes en tus planes.

Todos tenemos algo en qué mejorar (por eso la convivencia humana puede ser tan tormentosa), y en tu caso, debes manejar tus niveles de testarudez. Sí, acéptalo: cuando quieres algo, no hay quien te saque de allí. Pero recuerda: ni todas las ideas son grandiosas, ni todos los proyectos merecen la pena. Aprende a retirarte cuando toca, aprende a aceptar que te equivocaste, a regresar sobre tu propio camino cuando te des cuenta de que la ruta que has trazado no funciona. Y huye de las actitudes confrontativas y autoritarias. Aunque casi siempre tengas la razón, no todo debe ser, necesariamente, a tu manera.

Y en cuanto al trabajo… no podías ser mejor: eres un trabajador tesonero. Pero no eres incansable. Te enfermas. Te estresas. Te aburres… así que descansa y respeta las vacaciones y los fines de semana (y apaga el celular siempre que puedas).

Sin duda, eres un gladiador formidable. De los pocos que atravesaría desiertos completos para llegar a su objetivo. Tienes la tenacidad de los maratonistas, y la energía que los grandes ideales impulsan. Fuerte y tenaz, no desmayas jamás y nunca renuncias a quien eres y a la gente que quieres. Jamás lo haces.

Tauro, tienes el potencial para tejer el hilo de tu vida de maneras asombrosas. Para crear de tu historia un relato épico, de conquistas sin igual. Para ejecutar grandes hazañas. Para lograr lo que nadie ha logrado antes.