6 superheroínas del mundo real

Comparte en:

La historia no podría haberse escrito, sin el aporte de mujeres que fueron más allá de lo convencional. Algunas de ellas aportaron a la ciencia y ayudaron a moldear al mundo moderno. Son ellas, pues, algunas de las superheroínas de carne y hueso, que toda niña y mujer debe conocer.

Hay una amplia lista de superheroínas científicas (muchas de ellas, todavía bastante desconocidas), así que para empezar a conocer a estos personajes tan interesantes, este día les presentamos a seis de ellas: 

Hipatia de Alejandría 

Se dedicó a las matemáticas, en una época en que los grandes teoremas que sientan las bases del mundo moderno se comenzaban a descifrar. Principalmente se debe a ella el descubrimiento de las secciones cónicas y su interpretación matemática. También escribió tratados sobre filosofía, e incluso tuvo una escuela como los grandes filósofos griegos.

Parte de su vida está reflejada en la película Ágora, de Alejandro Amenábar (que te recomiendo mirar con mucha atención). 

 Tráiler de “Ágora”. Vía YouTube.

Ada Lovelace

Bien pudo pasar a la historia simplemente por ser hija del poeta inglés Lord Byron, pero Ada entró a la posteridad por sus propios méritos. Muy joven conoció al matemático Charles Babbage, quien le mostró el diseño de una máquina analítica, que cumplía funciones similares a los ordenadores modernos.

Ada, aficionada a las matemáticas, comprendió el funcionamiento de ese esquema, e incluso diseñó algoritmos que se convertirían en el primer lenguaje de programación de la historia.

Un tributo a Ada Lovelace. Vía Fundación Telefónica.

Marie Curie e Irene Joliot Curie

Marie e Irene fueron madre e hija y, aunque es más conocida la primera que la segunda, ambas lograron importantes descubrimientos en el campo de la radiactividad. Marie obtuvo, junto a su esposo, Pierre Curie, el Premio Nobel de Física 1903, por el descubrimiento de la radiactividad y sus beneficios (tales como las radiografías, que luego fueron utilizadas en la Primera Guerra Mundial, para detectar restos de balas y esquirlas en los soldados).

Luego, en 1911, ganó el Nobel de Química por haber descubierto dos elementos nuevos: el radio y el polonio. Por su parte, Irene continuó los trabajos de su madre, junto a su esposo, Fréderic Joliot, y en 1935, gracias al descubrimiento del neutrón, obtuvo el Nobel de Química.

Irene y Marie Curie, dos mujeres imprescindibles para la ciencia. Vía nobelprize.org.

Hedy Lammar 

Fue una hermosa actriz austríaca que realizó un descubrimiento crucial. De pequeña fue considerada un prodigio por sus maestros. Comenzó a estudiar ingeniería, hasta que dejó la carrera para convertirse en actriz y, tiempo después, se casó con un banquero que le aisló del mundo en el que estaba inmersa.

Poco después, Lammar escapó de ese mal matrimonio, volvió a sus estudios de ingeniería, llegó a Estados Unidos, continuó siendo actriz y, al mismo tiempo, dedicó su conocimiento al descubrimiento del espectro ensanchado. No te preocupes si no sabes qué es esto, pero sí debes saber que el descubrimiento de Hedy ayudó a desarrollar la tecnología que ahora te permite utilizar la red wifi, el bluetooth, así como otras alternativas de comunicaciones inalámbricas.

Sin el descubrimiento de Hedy, probablemente no estarías leyendo este artículo. Vía People.

Sofía Kovalevskaya

Se dice que Sofía descubrió su pasión por las matemáticas, debido al papel con que tapizaron su habitación, que tenía un diseño compuesto por cálculos y números. A la pequeña Sofía le interesó mucho el tema, y el resto de su vida los dedicó al estudio y desarrollo de teoremas matemáticos. Debido a que en Rusia no podía continuar sus estudios, se casó con Vladimir Kovalevsky (una unión por conveniencia, como puedes notar), dejaron el país y se afincaron en Alemania y luego en Londres.

Poco a poco logró notoriedad por sus teoremas relativos a la rotación de cuerpos (que luego describiría movimientos de cuerpos celestes), e incluso logró que la Academia Rusa de las Ciencias cambiara sus reglas para dejarla ingresar, luego de lograr reconocimientos en el resto de Europa. En honor de ella, se nombró el cráter lunar Kovalevskaya.

Doodle de Google dedicado a Kovalevskaya, por su cumpleaños. Vía Google.

Dian Fossey

Fue conservacionista e investigadora primatóloga. Su compromiso con la conservación de los gorilas fue total, a tal punto de que vivió durante más de 15 años en las montañas de Virunga, en Ruanda. Y gracias a sus investigaciones ayudó a la conservación de esta especie y al aumento de su población, críticamente amenazada.

Fue Fossey quien descubrió las similitudes en el comportamiento de gorilas y humanos, lo cual fue posible por medio de ganarse la confianza de los gorilas con los que convivía y aprender a interpretar sus formas de comunicación.

El legado de Fossey quedó plasmado en la película Gorilas en la Niebla, basada en el libro que produjo su investigación, y en su vida. Y, aunque el asesinato de la investigadora detuvo su trabajo, el trabajo de conservación de los grandes primates sigue activo a través de la Fundación Dian Fossey.

Dian Fossey entregó su vida a la conservación de los grandes primates. Vía Movies Ranking.

Así como estas mujeres, hay muchas otras que han realizado valiosos aportes a otras ramas de las ciencias (en este grupo, por supuesto, hay latinoamericanas que han contribuido a mejorar el mundo y la realidad en que vivimos).

Así que la próxima vez que busques a una superheroína, no hace falta que te inspires en personajes de ficción, pues la realidad nos ofrece el ejemplo de grandes mujeres a quienes podemos admirar.