8 consejos y un último recurso para evitar el robo de identidad


Uno de los peores robos que existen es el de identidad. Este sucede cuando un impostor se adueña de la información personal de otra persona, con el fin de hacerse pasar por ella. ¿Cuál es su motivación? Realizar compras a nombre de la víctima, sacar dinero de sus cuentas bancarias o cometer otros delitos similares.

¿Quieres evitar ser víctima de este delito? Entonces practica los siguientes consejos:

N.º 1: Evita usar tu nombre real

Utilizar tu nombre real en cuentas de redes sociales (Facebook, Twitter, Instagram) te expone a compartir información innecesaria con desconocidos.

En su reporte titulado 2016: Estado actual de crimen cibernético, la empresa de seguridad estadounidense RSA reportaba la existencia “a nivel mundial, de más de 500 grupos dedicados al fraude en redes sociales, con un estimado total superior a los 220,000 miembros. Más de un 60 %, o aproximadamente 133,000 miembros, se encontraron en Facebook”.

Así que, para evitar que alguno de los 133,000 te robe la identidad, es preferible que en Facebook te hagas llamar Flor Azucena, en lugar de Fátima Hernández.

N.º 2: Cuidado con el Phishing

Mejor callar que dejarse robar. Vía Shutterstock.

El Phishing es cuando te envían correos electrónicos a nombre de compañías con ciertas reputación… pero no, los correos electrónicos no son de esas compañías, sino de personas que buscan que reveles información personal, como contraseñas y números de tarjeta de crédito.

Por esta razón, procura revisar las direcciones de correo con que compartes información personal. Y si dudas de un correo electrónico que llega a tu e-mail, evita abrirlo y elimínalo. Si tuviste la mala suerte de haberlo abierto, JAMÁS (en letras mayúsculas) des click en algún enlace que contenga.

N.º 3: Cambia tus contraseñas constantemente

La clave está en el usuario y la contraseña. Vía Tripwire.

Hacer uso de diferentes contraseñas en cada cuenta ayuda a prevenir posibles problemas de seguridad. Para ponerte un ejemplo: si un hacker descubre la contraseña de una de tus cuentas, no podrá utilizarla para nada más. Pero si todas tus contraseñas son “yellowsubmarine17”, basta con que te hackeen una cuenta para que hagan lo mismo con todo lo demás.

Si tienes problemas para recordar tus contraseñas y usuarios, anótalo todo en un cuaderno que guardes bajo siete candados, en un lugar que solo tú conozcas, escondido bajo tierra y lejos de la mirada de los curiosos.

N.º 4: Utiliza contraseñas complicadas

Entre más complicado, mejor. Vía Shutterstock.

Hay diferentes métodos para formular claves más resistentes a ser descifradas.

Un método buenísimo consiste en crear contraseñas con base en una oración, en lugar de una palabra. Tomemos, por ejemplo, la frase: “No te robes mi contraseña, por favor”. Al seleccionar la letra inicial de cada palabra, tenemos las iniciales: “NTRMCPF”.

Si a eso le añadimos una secuencia al azar de números, obtendrás una contraseña mucho más difícil de decodificar, a que si tu contraseña fuera una palabra como “abril12”.

N.º 5: Revisa si hay skimmers

Ten cuidado con el skimming. Vía YouTube.

El skimming, o robo electrónico, es el uso de dispositivos electrónicos, denominados skimmers, capaces de clonar información a través de la banda magnética en las tarjetas de crédito.

Estos skimmers son colocados como una cobertura sobre los lectores de las tarjetas de crédito. Si quieres evitarte problemas con esto, es importante que antes de utilizar tu tarjeta de crédito compruebes si no hay partes sueltas en el cajero automático. Para que te hagas una idea de cómo funciona este tipo de delitos, aquí te dejamos un video en el que se muestra a un par de criminales demostrar el crimen:

 Si no sabes cómo se realiza el skimming, presta atención al video. Vía YouTube.

N.º 6: Cubre tu mano durante cualquier transacción

La vieja técnica: tapa los números. Vía FlashTechno.

Sin embargo, los skimmers no son el único método de fraude popular en cajeros automáticos. Y es que algunos criminales también recurren a colocar cámaras en una posición que permita identificar el número de PIN de sus víctimas. Para evitar que te roben tu identidad electrónica, usa el viejo método de cubrir el teclado con una mano, mientras con la otra introduces tu número PIN.

N.º 7: Revisa tu estado de cuenta bancario

Que no te roben: conéctate a la banca electrónica, para revisar tus estados de cuenta. Vía Aspavientos.

Revisar constantemente tu estado de cuenta bancario te permitirá detectar cualquier transacción irregular e informar a tu banco a tiempo sobre esta.

N.º 8: Considera utilizar una VPN

Una VPN es una excelente opción. Vía ODAK.

Una VPN, o Red Privada Virtual, permite cifrar la dirección IP, es decir, ocultar tu ubicación real y actividad en línea de los proveedores de internet, además de protegerte ante ataques de hackers.

No obstante, evita el uso de servicios de VPN gratuitos, pues este tipo de empresas son conocidas por vender la información de sus usuarios a terceros.

Una VPN no es infalible, pero es más segura que conectarse a una red pública sin protección alguna.

El último recurso: desaparece

Cuando toda falla, la desaparición puede ser lo más infalible. Vía Pinterest.

Si todo lo demás falla, elimina tu historial de búsqueda, destruye todos tus dispositivos electrónicos, quema las tarjetas de crédito, abandona tu hogar, familiares, amistades, o ambos, y desaparece entre la naturaleza.