“Call Me by Your Name” o la belleza del romance de verano


Hay amores que perduran en la memoria cerebral y emocional. Que marcan un antes y un después… como el de “Call Me by Your Name”.

Todo esto comenzó el verano en el que Oliver llegó a nuestra casa. Está grabado en cada canción que sonó aquel verano, en cada novela que leí durante su estancia y después, en cualquier cosa […] los sonidos y olores con los que he crecido y que conozco de cada año de mi vida, de repente se volvieron en mi contra.
“Call Me by Your Name”

¿Has vivido un amor de verano? ¿Uno de esos que suceden pocas veces en la vida, pero marcan un antes y un después? Algunas personas no lo viven nunca… pero cuando ocurre, aunque efímero, es inolvidable.

Es de esas memorias que recordamos con una sonrisa en los labios y la mirada perdida, soñadora. Ese es el sentimiento que constituye uno de los cimientos de Llámame por tu nombre, del escritor egipcio André Aciman.

call me by your name. guddi

La fotografía y el montaje aportan un alto valor estético a la adaptación. Vía Nos gustas.

La premisa es simple (y trataré de no darte ningún spoiler para que leas el libro y veas la película, dirigida por Luca Guadagnino): durante un verano precioso —que ya muchos quisiéramos disfrutar—, un chico conoce a alguien arrolladoramente atractivo. El chico es Elio, quien tiene 17 años y es muy listo, aunque la timidez le gana partido y la interacción social le es difícil. A quien conoce es a Oliver, un joven siete años mayor que él que llega a su casa de verano, en un pueblito de la costa italiana, como parte de un proyecto de intercambio que facilita el padre de Elio.

call me by your name. guddi

Portada del libro de Acisam, tras el lanzamiento de la película en 2017. Vía Mercado Libre.

La historia trata, por lógica, de la tensión sexual y emocional que se desarrolla entre estos dos chicos. Y aquí viene uno de los aciertos de la trama y de la construcción de la narrativa: más que centrarse en lo que implica asumir la propia identidad sexual es, de manera llana, una historia de amor universal.

Y he allí el encanto y parte de la belleza de la trama: Elio y Oliver aman y sienten igual que cualquiera, y precisamente de esa forma transcurre esta historia, que bien podría ser la mía o la tuya. En ningún momento se etiqueta la relación… ¿hay, acaso, una forma más magistral de naturalizar el amor? Me parece que no.

En esta historia, escrita desde el punto de vista de Elio, nos adentramos en emociones y diálogos internos que quizá ya hemos tenido, cuando hemos intentado comprender cómo reaccionar y actuar para lograr que el amor de nuestra vida (en ese momento) nos mire de la forma en que lo hacemos.

call me by your name. guddi

La relación entre ambos personajes es abordada con absoluta naturalidad por la familia de Elio, lo que nos permite centrarnos en la complejidad emocional y sensorial, más que en el entramado social. Vía Ok Diario.

Lo importante no es el amor entre dos chicos, sino el amor y cómo este inicia y se va nutriendo de los pequeños detalles, de las dudas, de las miradas, de los momentos. En lo personal, cuando leo la narración de Elio me siento tan adolescente y tímida, como cuando él no sabe interpretar si Oliver atraviesa por los mismos sentimientos o no. No se cuestiona si él se escandalizará por lo que siente: solo si sentirá lo mismo, si tal vez ha intuido todo lo que siente cada vez que lo ve o pasea junto a él en bicicleta.

call me by your name. guddi

Definitivamente me quedaron las ganas de conocer la campiña italiana. Vía Popsugar.

Aciman escribe desde una perspectiva que se centra en lo estético y lo interior, en una pureza que solo es posible entender cuando el amor es joven, novel, inexperto. Ambienta su obra en la Italia de los años ochenta y retrata el amor juvenil de una manera enternecedora y cargada de humanismo, que resulta refrescante y que nos hace empatizar con los personajes, quienes en el libro son más y un poco más complejos que en la adaptación fílmica.

La película, por su parte, es también una obra de arte. Su fotografía rebosante de colores cálidos nos transporta con mucha facilidad al calor y sopor de la costa en pleno verano. Sentimos la necesidad de lanzarnos como Oliver al agua, cuando el sol es insoportable y Elio no quiere dejar entrever qué es lo que siente y piensa.

call me by your name. guddi

“No, este albaricoque está aún demasiado joven, los jóvenes no tienen vergüenza, la vergüenza llega con la edad”. Vía Antiquipop.

Otro aspecto importante de la cinta es la química de sus protagonistas. Timothée Chalamet, como Elio, y Armie Hammer, como Oliver, despliegan una química y una compenetración que te envuelve y te emociona. No lo digo solo yo: varias críticas coinciden en que la relación de ambos actores es bastante verosímil y aporta fluidez a la cinta. Además, aporta fuerza a las escenas más complejas e íntimas.

La película ganó un Óscar por mejor guion adaptado y acumuló cuatro nominaciones, entre ellas por mejor fotografía y mejor guion.

call me by your name. guddi

Sigo pensando que un punto fuerte de la película es la química entre sus protagonistas. Vía Nos gusta.

Al terminar de leer el libro o de ver la película (ambos tienen cierres muy distintos), te quedarás pensando durante mucho tiempo si ya has vivido algo así, qué habría pasado si aquel romance de verano hubiera prosperado y todo hubiera sido diferente, qué habría sucedido si… de la misma forma en que, de seguro, te preguntarás qué hubiera pasado si la historia de Aciman hubiera tomado otro rumbo y si los personajes hubieran decidido de manera diferente.

En resumen, lo mejor que puedes hacer para prepararte para esta historia (que en sí misma, al igual que un romance idílico, marca un antes y un después) es alistar una caja de pañuelos, porque más de una escena o de un pasaje te sacará las lágrimas.

call me by your name. guddi

“Al fin y al cabo, ser así de feliz quizá no fuese tan difícil. Todo lo que debía hacer era buscar una fuente de felicidad en mí mismo y no esperar a que los demás me la proporcionasen la próxima vez”. Vía deadpoetts.tumblr.

Y debo añadir algo: el director de la adaptación ha quedado tan fascinado con la historia (que no cupo en un solo filme, de lo cual te podrás dar cuenta si lees el libro), que ya está planeando una secuela que, espera, cuente con los mismos personajes. Así que, por lo visto, podremos disfrutar más de esta historia.

Sin duda, “Call Me by Your Name” quedará registrada como una de las mejores películas de temática LGBTI. Vía YouTube.

Se podría decir mucho más de esta historia… pero no diré más, pues lo que importa es que te den ganas de adentrarte en ella. Tanto la película como el libro son muy bellos en cuanto a la realización estética. Y el manejo de las emociones y las situaciones te atrapará, te lo aseguro.

Querrás abrazar a Elio, entender a Oliver, beber el espeso jugo de albaricoque y disfrutar de la soleada campiña italiana, ansiando un poco de playa para remojar la fiebre de ese amor de verano que marcará las vidas de sus protagonistas para siempre.

call-me-by-your-name-guddi

“¿Cómo puede haber gente que atraviesa un infierno para estar más cerca de otra persona, mientras esta no tiene ni la más remota idea de nada y ni tan siquiera le dedicaba un pensamiento durante semanas o intercambiaba unas palabras con él? ¿Podría Oliver imaginarse algo? ¿Debería hacérselo saber?”