Guillermo del Toro: un romance con lo sobrenatural


Durante la 90 edición de los premios Óscar, el mexicano Guillermo del Toro fue galardonado como mejor director por su trabajo en The Shape of Water.

El drama, que relata la historia del atípico romance entre una conserje que padece de mudez y una deidad acuática, no es más que un pequeño ejemplo de la afinidad de del Toro hacia la fantasía, e importante característica de una trayectoria cinematográfica que se extiende a través de más de tres décadas. Tres décadas en las que ha dirigido películas que son representativas de la carrera del director:

 

N.º 1: Doña Lupe (1985)

El corto fue producido cuando del Toro tenía 19 años de edad. Vía Periódico Correo.

Doña Lupe (Josefina González de Silva) es una viuda pensionada de avanzada edad que subsiste del alquiler de cuartos en su casa. Después de recibir un aviso de evicción, dos policías se presentan a su puerta con el fin de rentar todas las habitaciones disponibles en vísperas de la apertura de un nuevo negocio.

Desconfiada de sus motivaciones y de la actividad sospechosa que empieza a presenciar en su hogar, Lupe se decide a descubrir la verdad por cuenta propia.

Plagada de errores técnicos y actuaciones entorpecidas por una entrega de diálogos fuera de ritmo, Doña Lupe representa un ejercicio interesante que documenta los inicios como cineasta de del Toro y el potencial que explotaría en años por venir.

“Doña Lupe” (1985). Vía Vimeo.

 

 

N.º 2: Cronos (1993)

“Cronos” marca la primera de múltiples colaboraciones entre del Toro y el actor Ron Perlman. Vía Little White Lies.

Ocho años después vendría Cronos, un largometraje en que un anciano vendedor de antigüedades, Jesús Gris (Federico Luppi), se encuentra con un dispositivo ideado por un alquimista en el siglo XVI, capaz de prolongar indefinidamente la vida de su usuario.

Al activar el mecanismo de manera accidental, y ser penetrado por una aguja que sobresale de este, Gris comienza a experimentar síntomas característicos del vampirismo.

De Cronos se vuelve evidente la naturalidad de la presencia de Luppi en pantalla y en sus interacciones con Tamara Shanath, quien interpreta a su nieta Aurora; el tono ceremonioso de sus monólogos internos, que le otorgan un carácter solemne y elegante al personaje; así como su capacidad para materializar la desesperación que conlleva su progresiva transformación en un ser que anhela el consumo de sangre.

 Tráiler de “Cronos” (1993). Vía YouTube.

 

N.º 3: Hellboy (2004)

Guillermo del Toro dio voz a múltiples personajes del largometraje. Vía Adventures of Me.

Era 1944 y, en el contexto de la Segunda Guerra Mundial y como medida desesperada, el ejército nazi elabora un método científico para crear portales hacia una dimensión habitada por seres sobrenaturales. Aunque frustrado en última instancia por las fuerzas aliadas, antes de ser destruido el instrumento transporta a un niño demonio a la Tierra, Hellboy (Ron Perlman).

Décadas después, el ahora adulto joven, entrenado durante toda su vida como parte de la Agencia para la Investigación y Defensa Paranormal, se enfrenta a la amenaza de un Rasputín decidido a liberar a la destructiva entidad Ogdru Jahad.

Hellboy se distingue por su revolucionario uso de efectos especiales prácticos como animatronics, el trabajo de maquillaje de Jake Garber, además del empleo de Imágenes generadas por computadora (CGI por sus siglas en inglés). En la realización del film, diferentes empresas especializadas en efectos especiales como Cinovation Studio, Blackbox Digital, CafeFX, Eden FX, Fantasy II Film Effects, HATCH, HimAnI Productions, The Orphanage, Spectral Motion y Tippett Studio trabajaron para llevar la visión de del Toro a la vida.

N.º 4: Crimson Peak (2015)

Crimson Peak se hizo con el Saturn Award de 2016 al mejor film de horror. Vía Rotten Tomatoes.

Tras la inesperada muerte de su padre, la aspirante a escritora, Edith Cushing (Mia Wasikowska), encuentra refugio en el misterioso y carismático baronet, Sir Thomas Sharpe (Tom Hiddleston). Después de contraer matrimonio, ambos se mudan al hogar de infancia que Sharpe comparte con su hermana Lucille (Jessica Chastain), una mansión gótica situada en la campiña inglesa.

A pesar de lo que debería ser un nuevo inicio, Edith pronto se ve visitada, con una frecuencia que resulta alarmante, por espectros que auguran la existencia de un oscuro secreto en el pasado de los hermanos Sharpe.

Del film de 2015 resaltan los suntuosos escenarios concebidos por el diseñador de producción estadounidense, Thomas E. Sanders y los vestuarios de Kate Hawley. Los efectos visuales, aunque prácticos en su mayoría, hacen perder naturalidad a la expresividad de los espectros con sus toques finales en CGI.

En cuanto al trabajo del elenco principal, Jessica Chastain opaca a Wasikowska y a Hiddleston con su interpretación de la antagónica Lucille.

 Tráiler oficial de “Crimson Peak”. Vía YouTube.

 

N.º 5: El Laberinto del Fauno (2006)

La cinta se hizo con tres premios Óscar durante su edición de 2007. Vía Blu-Ray Digest.

En España, a mediados de la década de los cuarenta, la joven Ofelia (Ivana Baquero) y su embarazada madre se mudan al campo con el nuevo esposo de la última, el nacionalista capitán Vidal (Sergi López).

Mientras explora el territorio boscoso adyacente a su nuevo hogar, Ofelia se encuentra con un fauno que desvela la identidad de la niña como princesa perdida de un legendario reino. No obstante, de querer retornar a aquel idílico lugar primero deberá someterse a diferentes pruebas para mostrar su valía.

Rara vez en la historia del cine se encuentran actores infantiles capaces de representar convincentemente un rango de emociones complejas, y Baquero, de entonces 12 años de edad, es claro ejemplo de dicha hazaña. De manera similar, también cabe resaltar la participación de López en el papel del sádico y posteriormente desequilibrado capitán Vidal.

 Tráiler oficial de “El Laberinto del Fauno”. Vía YouTube.

Actualmente, del Toro ha sido vinculado con proyectos como el remake del drama de los cuarenta, Nightmare Alley, y un documental sobre el también cineasta, Michael Mann. En la última semana, el director anunció la creación de una nueva beca cuyos recursos estarán destinados a la formación académica de aspirantes mexicanos a cineastas en el extranjero.

Sobre la motivación tras el fondo, del Toro manifestó:

Si cambiamos una vida, si cambiamos una historia, cambiamos a una generación. El primer impulso es muy importante.