15 formas de mimarte en vacaciones


La fiesta ha terminado. Te levantas tarde y te das cuenta de que tienes bolsas debajo de los ojos y la piel algo seca. La comida del día anterior te está pasando la factura y te sientes más cansada de lo habitual, porque no has recuperado el sueño perdido.

Pero hay una buena noticia: este día es tuyo. Por completo. No hay obligaciones que te esperen, así que es momento de reponer fuerzas. Estas son algunas ideas para lograrlo (y, de paso, mimarte en estas vacaciones):

N.º 1: Date un baño largo. Largo. Laaaaaaargo

No cuentes el tiempo. No lo hagas aprisa. Usa tus sales exfoliantes, un jabón aromático de esos que no usas todos los días. Escoge productos que llenen la habitación de un aroma relajante (a mí, por ejemplo, me encanta el olor de la lavanda).

Esta fotografía de la actriz Jeanne Crain, en una tina llena de burbujas, fue la portada del ejemplar de la revista Life del 30 de septiembre de 1946. Vía Pinterest.

N.º 2: Toma una siesta

Para muchas, la palabra “siesta” es inexistente. Pero en vacaciones, ¿hay algo que te impida dormir por la tarde, tumbada en un sofá bien suavecito, en la cama o en una hamaca en el jardín?

Es delicioso dormir con el cálido clima de la tarde, el viento colándose por la ventana y una sábana recién lavada que huela a jabón. Vía wehearit.com.

N.º 3: Date un spa completo

Saca todas las cremas y productos de belleza que haz almacenado durante el año y que apenas y usas. Exfoliantes, limpiadores de poros, cremas humectantes, mascarillas para el cabello… dedica un buen tiempo a darte una mimada casera con todos esos productos. Antes de que venzan.

Tres productos para un spa casero. Las recetas las encontrarás en Popsugar. Vía Popsugar.

N.º 4: Dedícale tiempo a tus manos y pies

Hazte un manicure y pedicure en casa. Escoge tu esmalte favorito, aunque no vayas a salir de casa en mucho tiempo.

Los pasos básicos para un excelente manicure hecho en casa. Vía Stylecaster.

N.º 5: Escucha, completa, la lista más larga que tengas en el Spotify

Cierra la puerta del cuarto y busca la playlist más larga. Y trata de escucharla de un sentón. Y si te apetece bailar… ¡hazlo sin mirar el reloj! (y si quieres agrandar tu playlist, aquí, aquí, aquí y aquí te proponemos algunas opciones).

N.º 6: Date un detox… de todo

Toma bastante agua. Haz un licuado de avena y papaya para limpiar el colon. Come ligero y evita las grasas. Prioriza el consumo de frutas y verduras… Y desconéctate de tus redes sociales, y empieza a evaluar si conoces a esos 1,500 amigos que tienes agregados.

Puede que, al igual que a Andy, de El Diablo viste de Prada, te haga falta un pequeño respiro. Vía Tripzilla.

N.º 7: Busca un hábitat más tranquilo

Ve unos días al campo, a la montaña o a la playa. No prepares una gran excursión. Llévate solo lo esencial, no prepares un mega tour. Deja que el cuerpo y la mente te indiquen el ritmo del viaje y qué es lo que quieres hacer.

El olor a pasto, a mar, a tierra mojada… recárgate de estas sensaciones para iniciar tu semana laboral. Vía Shutterstock.

N.º 8: “Pierde” el tiempo

Lee esa novela que te da pena admitir que compraste, pero que te mueres por leer. Mira una temporada completa en Netflix. Túmbate en el jardín y mira al cielo. Deja que el tiempo fluya. Si solo quieres tirarte en el sofá a sentir las horas pasar, hazlo. Probablemente la experiencia no se repita en mucho tiempo.

¿Hay algo mejor que “perder” el tiempo (aka “descansar”). Vía Smartthestart.

N.º 9: Junta a algunos amigos y planeen un proyecto

Vayan a una exposición o al cine. Hagan una maratón de películas de terror, románticas (o de adaptaciones basadas en libros de Jane Austen), o de Star Wars. Reúnanse para cocinar una pizza casera, o preparen una cata de quesos y vinos, a la que agreguen semillas, frutos secos, pestos, pan y jamones.

Comer es una forma de vivir… y alimentar a otros, una forma de amar. Vía Metromomclub (en este blog encontrarás algunas ideas para “picar” comida con tus amigos).

N.º 10: Elabora, con amor, una buena taza de café o de té

Elabora una taza de café de esas que llevan tiempo, práctica, paciencia y nada de correrías. Si no te gusta el café, hazte una taza de té o una infusión. La clave está en disfrutar de la preparación y del momento en que, tendida en una silla bien cómoda en el jardín de tu casa, en la sala o en la azotea, te tomes tu bebida favorita.

Me preparo una infusión de crisantemo… y la paz llega a mi vida. Vía Shutterstock.

N.º 11: Dedica tiempo a un proyecto creativo

¿Siempre haz querido pintar al óleo? ¿Tienes un poemario a medias? ¿Haz dejado de lado la bisutería? Saca tus materiales, busca tutoriales en internet y… ¡manos a la obra!

Retoma el pasatiempo que tenías olvidado. Vía Shutterstock.

N.º 12: Haz limpia en casa

No se trata, únicamente, de barrer y lavar los trastos. Se trata de sanear tu ambiente y quitarte peso de encima. Empieza por la ropa y los zapatos. ¿Realmente te gusta esa camisa que te queda ajustada y que el color no te sienta bien? Si no te da gozo (como dice Marie Kondo, la gurú del orden) es mejor dejarla ir. Sigue con el maquillaje, tus libros, zapatos…

Haz la limpieza despacio, sin que te abrume. Si te toma más de un día, no hay problema. Lo importante es que al final te sientas lista y renovada para empezar el siguiente año.

La limpieza de vacaciones es una gran opción para facilitarte la vida, relajarte y empezar un nuevo ciclo con más energía y menos problemas. Vía Organizeit.com.

N.º 13: Escribe tus resoluciones para el otro año… y sueña

Puede que no las cumplas (es lo más probable), pero no importa: es un maravilloso ejercicio para identificar qué es lo más valioso para ti.

Tomar más agua, ahorrar más, empezar un emprendimiento… Vía Shutterstock.

N.º 14: Envía mensajes de agradecimiento a quienes han hecho que tu año sea más que especial

Hace poco recibí un mensaje navideño, de voz, de uno de mis amigos. Eso me ha hecho recordar que no hay nada tan gratificante como agradecer por lo bueno que llega a nuestra vida. Así que escribe o llama a tus amigos y conocidos, y agradéceles por inundar tu vida de sabiduría, amor, felicidad, buen humor y consejos.

Algunos dicen que no hay como una tarjeta de agradecimiento, con tus palabras escritas a mano. Vía Glamour.

N.º 15: Ir a tu librería favorita

Lo acepto: me encantan las libretitas, los cuadernos bonitos, los lapiceros de colores, los organizadores, los stickers… así que ayer me fui a dar un tour por mi librería favorita y me abastecí para todo un año (o quizás más). No lo creí posible pero, cuando pagué mis compras, sentí que ya me estaba preparando mentalmente para el año que se viene.

Comprar el calendario, la libreta o la agenda para el año que viene… ¿Habrá, acaso, una forma más práctica para prepararnos mentalmente para el año que se aproxima? Vía Kikki-k.

Bueno, esas son las actividades que se me ocurren para mimarse en este periodo de vacaciones. Y tú, ¿cuáles nos recomiendas?