Filósofos modernos: la vida según Andy Warhol


“La idea no es vivir para siempre, es crear algo que lo hará.”

Vía Huffington Post.

Nunca sabemos de quiénes podemos aprender en esta vida. Aprendemos de nuestros padres, de las experiencias, de las canciones que escuchamos, de los filósofos del pasado… y de quienes podríamos llamar filósofos modernos: personas que provienen de mundos diversos (la música, el arte, el cine), pero cuya obra, legado y existencia nos enseña a encaminar nuestros propios días, nuestra propia existencia.

Por eso, aquí en guddi empezaremos a publicar, todos los meses, las enseñanzas que hemos extraído de la vida y obra de estas personas. Nuestro primer filósofo moderno: Andy Warhol.

Warhol es, quizá, uno de los artistas más representativos e influyentes del movimiento Pop Art de los años sesenta. Fue un artista que siempre buscó ser el centro de atención, a través de la invención de nuevas formas de crear arte y enriquecerse de ello. Desde temprana edad, a los 20 años, empezó a teñirse el cabello de ese extravagante color plata, característica que sin duda llegó a ser su marca personal y por la cual las generaciones posteriores lo siguen identificando.

Sin embargo, detrás del legado de su conocido trabajo gráfico característico, por el uso de serigrafías acompañadas con colores llamativos y su vasta producción de películas Avant Garde, existe una filosofía de vida que pocos conocen y que, sin duda, te harán querer conocer más sobre él. Esta es la filosofía de vida según Warhol:

Sobre el trabajo y los negocios

Hacer dinero es arte y trabajar es arte, los buenos negocios son el mejor tipo de arte.

Si eres artista o una emprendedora en potencia, esto es para ti. Warhol tenía claro que la clave de enriquecerse a través del arte era creando un producto que la gente común no entendiera, pero que pudieran comprar, apreciar, conservar y que, luego, pudieran volver a vender.

Andy expresó alguna vez:

“Paso la mayor parte del tiempo trabajando. Y trabajar es lo que me inspira a seguir. Así que recuerda que la vida es corta como para trabajar en algo que no te inspire a ser mejor o te satisfaga”. Vía La República.

Sobre el arte

Un artista es alguien que produce cosas que la gente no necesita tener.

¿Te ha pasado alguna vez estar frente a una obra de arte compuesta de miles de partes y no entenderla? Lo cierto es que el arte muchas veces no es funcional y en ocasiones su único rol es deleitarnos la vista, aunque no la entendamos.

El sentido artístico de Warhol iba siempre ligado al consumismo, por lo que para él los almacenes eran también museos en los cuales podía exponer su arte y opinó sobre los verdaderos: “Odio los museos, porque hacen ver importante a cosas que realmente no significan nada”.

El Pop Art surgió en Reino Unido y en Estados Unidos, a mediados del siglo XX. Se centró en lo que pasaba en el día a día, y en los bienes y en la cultura de consumo. Con el Pop Art el arte se volvió masivo y pretendía no ser elitista. Ironía, humor, un dejo kitsch, y cierto influjo de la televisión y de los anuncios, fue lo que caracterizó a esta corriente. En la imagen, “Green Cat” (1954), de Andy Warhol. Vía art.com.

Desde Marilyn hasta el diseño de latas de sopa, Andy transformó la manera de hacer publicidad. Años más tarde, uno solo de sus cuadros valdría millones: “Eight Elvis” fue vendida, en 2008, por USD 100 millones. Vía Totallyhistory.com.

Sobre la fama y el dinero

En el futuro, todo el mundo será famoso durante 15 minutos.

Conocedor de la sociedad consumista, sedienta de dinero y obsesionada por la fama, Warhol vaticinó un futuro en el que todos podemos ser famosos. Y es que, con el auge de las redes sociales y de los reality shows, no estamos lejos de lograrlo.

La frase de Woody Allen: “El 70 % del éxito en la vida reside en hacerse notar”, resume también el ideal de Warhol, quien consciente de ello siempre buscó hacerse de la compañía de celebridades que le ayudarían a abrir puertas en el negocio del arte. Algunas de ellas fueron musas para sus creaciones. Vía Literatura Incierta.

Todo llega a su tiempo… pero eso no significa que, en la espera, debas quedarte de brazos cruzados

No importa lo lento que vayas, mientras no pares.

A veces creemos que a nuestra edad ya deberíamos haber alcanzado ciertas metas, pero la verdad es que algunas cosas llegarán en el momento indicado. Esto no debe desanimarte: lo que importa es perseverar y seguir.

“Tan pronto como dejas de querer algo, lo consigues”. Algunas veces pasa que, justo cuando desistes en algo, se dan las oportunidades para haberlo obtenido y terminas perdiendo todo. Así que, aunque sean grande los obstáculos, no te rindas. En la fotografía, Warhol con Basquiat. Vía i.pinmg.com.

Sobre la felicidad y lo efímero de la vida

¿Por qué la gente pasa su tiempo estando tristes, cuando podrían ser felices?

La felicidad puede ser efímera, así que trata de sonreírle a la vida, aunque hagan malos tiempos.

Edie Sedgwick fue la musa de Andy Warhol. Ella impuso su particular estilo, y él la convirtió en una de sus “superstar” (gente influyente que aparecía en sus películas y que le acompañaba): aparecía en películas del artista y lo acompañaba a reuniones sociales. Vía Harper’s Bazaar.

Andy Warhol, junto a reconocidos miembros de la farándula en la legendaria discoteca neoyorquina Studio 54. Atrás pueden verse imágenes de portada de la revista Interview, creada por él. Vía Katari Mag.

En The Factory, su lugar de estudio, Warhol reunía constantemente a artistas de diferentes disciplinas y del mundo underground. John Lennon, Grace Jones, Liza Minnelli, Basquiat, Bob Dylan, Dalí, The Velvet Underground, entre otros. Vía edition.cnn.com.

Sobre la soledad

No veo nada de malo en estar solo, se siente muy bien para mí.

Si no tienes pareja, no es grave. Deja que la gente hable y aprende a disfrutar de la soledad, la cual también es genial y nos ayuda a reencontramos con nosotros mismos.

Autorretrato de Andy Warhol, 1980. Vía Blog Seventh Blog.

La transparencia del artista siempre puede percibirse en su obra, por lo que el mejor consejo para adentrarse en ella es: “Si quieres saber todo sobre Andy Warhol, basta con ver mis pinturas y películas, y allí estoy. No hay nada más”. En la imagen, algunas de las famosas Polaroids que Andy Warhol tomaba a sus amigos famosos, en The Factory. Vía Getty Images.

De Andy podemos aprender que en los negocios hay que ser inteligente, rodearse de buenos vínculos y no desistir. Además, nos recuerda que la vida es demasiado corta para ser infeliz y no disfrutar el trabajo que hacemos.

Así que: ¡Adelante, a perseguir tus propósitos se ha dicho!