¿Se merece “Lady Bird” su puntuación casi perfecta en Rotten Tomatoes?

Comparte en:
¿Se merece “Lady Bird” su puntuación casi perfecta en Rotten Tomatoes?
9Overall Score

A finales de noviembre de 2017, el debut como directora de Greta Gerwig, Lady Bird, ganó atención mediática tras obtener una puntuación perfecta por parte de la crítica en el sitio de reseñas Rotten Tomatoes. Al 2 de enero de 2018, esa calificación ha descendido a un 99 %, tras recibir una mala calificación (la única hasta el momento) de Cole Smithey.

Smithey, autodenominado “el crítico de cine más inteligente en el mundo”, argumentaba que el guion de la cinta presentaba inconsistencias en el comportamiento de su personaje titular, y que “hay docenas de películas de iniciación que sobrepasan por mucho a este contendiente de peso ligero. Piensa en Kes (1969) o Murmur of the Heart (1971)”.

Ante la innecesaria comparación con esas películas, que no solo presentan a protagonistas masculinos en el centro, sino que también tienen tramas impregnadas por un sentimiento inescapable de fatalismo, vale preguntarse: ¿está la popularidad de Lady Bird con la crítica fuera de lugar? ¿Nos encontramos acaso frente a un film sobrevalorado?

A primera vista, no hay nada que distinga particularmente a Lady Bird de la competencia: se trata de un película que sin mayores logros técnicos sigue una trama lineal sobre la vida de una adolescente irreverente cuyas aspiraciones exceden, al parecer de quienes la rodean, a sus habilidades intelectuales.

Lady Bird se ha vuelto la película más taquillera de la compañía A24, misma productora responsable por películas como Moonlight y Room. Vía Amazon.

Gerwig (derecha), también actriz, ha protagonizado largometrajes como Frances Ha y Maggie’s Plan. Vía Los Angeles Times.

En la cinta, Christine McPherson (Saoirse Ronan), quien insiste en ser llamada Lady Bird, cursa su último año en una secundaria católica ubicada en Sacramento, California. Hastiada de la vida en los suburbios, Christine anhela el estilo de vida caótico que, se le figura, únicamente puede obtener en una metrópoli de la talla de Nueva York.

En el intermedio, mantiene romances pasajeros con el gentil Danny (Lucas Hedges), quien guarda un secreto que le carcome; y más adelante, con el pseudointelectual Kyle, interpretado por Timothée Chalamet.

Kyle, un personaje pretencioso que reniega del dinero, al mismo tiempo que disfruta de las comodidades que este conlleva (nótese cómo se pasea en un BMW, a pesar de no trabajar y probablemente ser menor de edad), presenta un contraste importante con la misma Christine, quien en determinado momento recurre a un trabajo a medio tiempo en una cafetería y en un supermercado.

Lady Bird está nominada a cuatro Golden Globes y a tres SAG Awards. Vía Pink Egg Media.

Y es que, a diferencia de sus compañeros de escuela, la mayoría de los cuales provienen de familias ricas, los McPhersons, aunque muy lejos de acercarse al concepto latinoamericano de pobreza, luchan por mantenerse a flote económicamente.

Es esta situación socioeconómica, más las aspiraciones de Christine por cursar sus estudios universitarios en Nueva York, lo cual constituye un punto de fricción entre nuestra protagonista y su madre, Marion.

Marion McPherson, interpretada magistralmente por Laurie Metcalf y tan instrumental para el film como Ronan, es del tipo de madre de carácter fuerte, cuyo amor muchas veces va entrelazado con críticas, que si bien tienen como objetivo guiar la vida de Christine hacia un camino que le parece más adecuado, no dejan de dolerle a su hija.

Hasta la fecha, el rol de Metcalf (derecha) le ha valido premios como el CFCA, IFJA y BSFC Award. Vía The Schleicher Spin.

Durante una escena en particular, mientras buscan un vestido de graduación para Christine en una tienda de ropa de segunda mano, las dos tienen un enfrentamiento que ejemplifica perfectamente su relación. El guion escrito por Gerwig lo plantea de la siguiente forma:

MARION: ¿Qué, quieres que te mienta?

LADY BIRD: No, me refiero a que…es solo que…solamente desearía agradarte.

MARION: Por supuesto que te amo.

Lady Bird sale. Observa a Marion con la pregunta simple:

LADY BIRD: ¿Pero te agrado?

MARION: Quiero que seas la mejor versión posible de ti misma que puedes ser.

LADY BIRD: ¿Qué tal si esta es la mejor versión?

En suma, el valor de Lady Bird no reside en una historia particularmente original, sino en su ejecución y la extraordinaria interpretación de sus actores, con Ronan y Metcalf a la cabeza. Rara vez se aparece un film que explore las relaciones familiares de forma tan humana, y menos frecuente aún es uno que se enfoque en una relación hija-madre.

Con Lady Bird, Gerwig presenta un retrato de una familia disfuncional. Aquellas relaciones íntimas, que quizá por la misma cercanía nos vuelven más propensos a mostrar nuestro lado menos agradable, aquel drama, arrebatos de ira y conflictos que solo son perdonables entre quienes comparten parentesco, pero que no por ello disminuyen el amor mutuo.

Así que es imposible determinar con certeza si la admiración por Lady Bird es merecida o no. Toda calificación es subjetiva, incluso la colocada al inicio de esta página. Ni siquiera se puede asumir que la calificación de Rotten Tomatoes sea una representación fidedigna de la opinión de la crítica.

Sin embargo, no se puede negar que Lady Bird, con sus personajes multidimensionales, logra un realismo difícil de alcanzar: ¿y qué más se puede exigir del arte que eso?

Tráiler oficial de Lady Bird. Vía YouTube.