Algunas recomendaciones para comenzar a leer a Margaret Atwood


Margaret Atwood se ha dedicado a escribir desde que tenía unos 15 años (a mediados de los años 50), pero se ha vuelto un fenómeno global gracias a las recientes adaptaciones de dos de sus obras: El cuento de la criada y Alias Grace.

Es increíble que Atwood lleva más de 50 años como escritora activa y, sin embargo, quizá es hasta ahora que muchos escuchamos de ella. Sin embargo, su nombre es de los que suena cuando está por anunciarse un Premio Nobel de Literatura y tiene en su haber otro importante galardón de las letras: el Premio Príncipe de Asturias de 2008.

Su estilo sencillo, lleno de naturalismo, y con mujeres como protagonistas ha cautivado a miles de personas de habla inglesa (ella es canadiense), y ahora también de habla hispana. Sus mujeres viven historias muy cercanas a la cotidianidad, pero con esos giros que solo la fantasía y la imaginación de la escritora son capaces de dar.

Y aunque Atwood cuenta con títulos distópicos, de ciencia ficción, relatos cortos, poesía (sin duda, su obra es prolífica)… cuando comienzas a leerla puedes sentirte identificada y cómoda, pues escribe sobre mujeres verosímiles, aun dentro de los contextos más irreales.

Esta autora tiene mucho por ofrecernos, así que acá te dejamos algunos de sus títulos para que te sumerjas en este universo literario:

El cuento de la criada (1985)

La adaptación a la pantalla chica puso este título en el radar mundial. El argumento de este libro distópico trata acerca de un mundo en el que las mujeres han sido relegadas por un grupo extremista religioso, que se hizo con el control de Estados Unidos (llamado Gilead en el libro).

Las mujeres son solo objetos sexuales o reproductivos. Esto último sucede sobre todo con mujeres pobres, quienes se ven obligadas a ejercer el papel de madres de los hijos de hombres ricos, hecho motivado por la tergiversación de un pasaje bíblico.

La serie basada en este libro es distribuida por Hulu (distribuida para Latinoamérica a través de Paramount Channel).

“Una rata que está dentro de un laberinto es libre de ir a cualquier sitio, siempre que permanezca dentro del laberinto”. Vía Libertad Digital.

 Tráiler oficial de “El cuento de la criada”. Vía YouTube.

“Mejor nunca significa mejor para todos… Para algunos siempre es peor” (frase de “El cuento de la criada”). Portada del libro. Vía Casa del Libro.

Alias Grace (1996)

Este libro también cuenta con una adaptación en serie, esta vez bajo la batuta de Netflix. El libro y su adaptación tratan sobre Grace Marks, una jovencísima sirvienta acusada del homicidio de su patrón y del ama de llaves de este. Luego de algunos años de condena, un grupo de científicos y espiritistas quiere probar su inocencia, con el fin de devolverle la libertad.

Con ese propósito contratan a un psiquiatra que la entrevista durante varios días. Las conclusiones a las que llega, así como la forma en que desgrana el relato de la vida de Grace, hacen que la trama sea fluida y muy interesante.

Tanto la serie como la película te mantendrán ansiosa por desentrañar los misterios que rodean a Grace.

 Tráiler de la serie “Alias Grace”. Vía YouTube.

“Es de mala suerte reírse de la muerte. A la muerte no le gustan esas cosas”. Vía Casa del Libro.

“Si todos fuésemos juzgados por nuestros pensamientos, todos deberíamos ser condenados a muerte” (frase de “Alias Grace”). Vía El blogperdido de Laura.blogspot.com.

La mujer comestible (1969)

Este libro retrata el inminente matrimonio de una mujer y lo que vive al acercarse esa fecha. A medida crece su compromiso, pierde la habilidad de comer, quizá como una metáfora de la pérdida de libertad ante esta obligación social.

No es que todos los matrimonios y compromisos sean así, pero retrata aquellos que se llevan a cabo por compromisos y obligaciones sociales, no por la libertad del amor y la decisión consensuada de compartir la vida con el otro.

“La mente humana es la última cosa en comercializarse, pero se está haciendo un buen trabajo para lograr” (frase de “La mujer comestible”). Vía Amazon.

La trilogía Maddaddam (2003, 2009 y 2013)

Inicia con el libro Oryx y Crake (2003), que tiene como protagonista al último hombre sobre la Tierra, quien vive rodeado de criaturas híbridas creadas por el mismo ser humano (algunas de estas criaturas son, por ejemplo, cerdos con órganos humanos, creados para trasplantes).

Este libro tiene algunas similitudes, a mi parecer, con La Isla del doctor Moreau (el tema de esta novela gira alrededor de un isla repleta de animales híbridos) y con ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?, de Phillip K. Dick, y que inspiró Blade Runner.

Oryx y Crake es, pues, una historia distópica que trata sobre la ingeniería genética. La segunda parte de la trilogía es El año del diluvio (2009), que explica algunos elementos que quedaron sin resolver en el libro anterior, y finaliza con Maddaddam (2013).

Portadas de libros de la trilogía Maddaddam. Vía Casa del Libro.

El asesino ciego (2000)

Considerada como una metanovela, cuenta la historia de Iris Chase, una anciana que además de reflexionar sobre su propia vida y matrimonio, evoca a su hermana Laura, quien se suicidó al finalizar la Segunda Guerra Mundial. 

Paralela a esta trama, se desarrolla otra: se trata de una segunda novela (dentro de la primera), escrita por Laura (y supuestamente publicada por Iris) y cuyo personaje es Alex Thomas, quien fue amante de ambas. Esta segunda trama, a su vez, trata sobre el trabajo de Thomas en una revista de ciencia ficción y sobre una novela que él publica, también de ciencia ficción… Complejo, ¿verdad?

Sin embargo, es esta complejidad la que convierte a la novela en un anzuelo para incursionar en una de las novelas más experimentales de Atwood, debido a su argumento triple: la historia de la vida de Iris Chase, la historia de la novela escrita por Laura (acerca de Alex), y la novela que escribe Alex sobre ciencia ficción.

Esta novela ganó en el 2000 el premio Booker, uno de los más prestigiosos reconocimientos de habla inglesa para escritores con marcada trayectoria.

“La vida es demasiado corta como para fijarse en lo que digan de ti, así que diviértete dándoles de qué hablar” (frase del libro “El asesino ciego”). Vía Todocoleccion.

Por último, el corazón (2016)

Este libro trata sobre el matrimonio conformado por Stan y Charmaine, quienes viven en un mundo donde pueden dividir sus vidas entre los lujos de una clase acomodada en cierto momento, y en otro deben trabajar en una fábrica llamada Positrón, para mantener al sistema que facilita esta dualidad. Esta novela, como otras de Margaret, es considerada de ficción especulativa.

“No es mejor hacer las cosas porque las has decidido tú, en vez de hacer las cosas porque tienes que hacerlas” (frase de “Por último el corazón”). Vía Casa del Libro.

Un día es un día (2013)

Es una recopilación de cuentos sobre mujeres en las diferentes etapas de sus vidas. Como ella misma describe, esta selección tiene historias tanto reales como ficticias. Algunas, inclusive, están inspiradas en su propia vida y la de sus padres, así como en los viajes que realizaron por los bosques de Canadá.

Los relatos son sencillos, pero te hacen evocar momentos de la vida y sensaciones que se pueden experimentar en cualquier época.

Portada de “Un día es un día”. Vía Casa del Libro.

Penélope y las 12 criadas (2005)

Atwood dijo una vez que empezó a componer poemas cuando tuvo contacto con la poesía épica griega. En el caso de Penélope y las 12 criadas, esta es una especie de spin-off de la Odisea, pero desde el punto de vista de Penélope, la mujer que esperó a su esposo por 20 años.

El libro aborda este punto de vista femenino de la mujer de Odiseo y de las doce criadas de esta, quienes fueron ahorcadas por él a su regreso a Ítaca, de acuerdo con lo que señala Atwood en su novela.

Esta es una historia que saca a la luz una pregunta que muchas mujeres nos hacemos cuando conocemos las historias oficiales: ¿Por qué en las historias más trascendentales, en los mitos más conocidos, las mujeres no son protagonistas? ¿Por qué desempeñan papeles secundarios que están a la sombra, cuando sus propias vivencias son suficientes para dejar correr ríos de tinta?

Siempre resulta útil tener las manos ocupadas. De ese modo, si alguien hace un comentario inapropiado, puedes fingir que no lo has oído. Y no tienes que contestar” (frase de “Penélope y las doce criadas”). Vía triunfo-arciniegas.blogspot.com.

La semilla de la bruja (2018)

Esta es la última novela de Atwood, publicada por Lumen, y forma parte del proyecto The Hogart Shakespeare, que selecciona a autores internacionales para que reinterpreten obras del autor inglés, en ocasión del cuadringentésimo aniversario de su muerte.

En el caso de Atwood, ella hizo lo propio con La tempestad, que originalmente trata sobre el naufragio de Próspero, duque legítimo de Milán, expulsado por su hermano. En la interpretación de Atwood se retrata la magia que pueden tener las palabras, pues los personajes son internos de una correccional que dedican tiempo a analizar obras de William Shakespeare. Y mientras lo hacen, descubren la magia que atesoran las palabras y el poder que tienen para cambiar vidas.

“Cuando eres joven, crees que todo es posible. Te mueves en el presente, jugando con el tiempo como si fuera un juguete a tu disposición. Piensas que puedes deshacerte de cosas y personas, y aun no sabes bien que tienen la mala costumbre de volver” (frase de “La semilla de la bruja”). Vía Casa del Libro.

Y así como estos títulos, Atwood tiene muchos más: Lady Oracle, La novia ladrona, Stone Mattress (que es una compilación de cuentos)… también tiene colecciones de poesía (tales como The Double Persephone), ensayos, obras de teatro, guiones y libros infantiles.

Margaret Atwood cuenta, en la actualidad, con 78 años de edad y, sin duda, mientras pueda nos seguirá regalando historias repletas de mujeres maravillosas, atípicas, diferentes, que viven tragedias cotidianas como las de muchas otras, que se sobreponen, que sobreviven… historias que todas las mujeres necesitamos leer.