Cinco canciones japonesas contemporáneas para agregar a tu playlist


Desde el Japón nos llegan sonidos y propuestas diferentes, que bien valen la pena conocer… sonidos que nos imbuyen en historias universales.

Desde la invención de instrumentos tradicionales como el koto y shō (derivados de la cultura china), hasta el desarrollo del software Vocaloid, que puso en el mapa a la estrella holográfica del pop Hatsune Miku, la industria musical japonesa ofrece un sinfín de posibilidades, a través de una gran variedad de géneros musicales.

Si bien tal vez no los más reconocidos, en los últimos años las siguientes canciones se han encargado de poner en alto el nombre de la producción musical en la nación nipona. Son cinco canciones, y cinco músicos, que no te dejarán indiferente:

N.º 1: Shugo Tokumaru – Decorate

Shugo-tokumaru-canciones-japonesas-contemporáneas-guddi

En 2016, el artista publicó su sexto LP “Toss”. Vía Clockenflap.

Lanzada como sencillo del disco In Focus?, de 2012, Decorate, de Shugo Tokumaru, favorece a un estilo folk, en el que resaltan la presencia de una vivaz guitarra acústica y las animadas vocales del multiinstrumentista. Además, Tokumaru se permite experimentar a través de la introducción de elementos de guitarra flamenca, campanas, e incluso un piano de juguete.

De acuerdo con el músico nacido en 1980, cada uno de los instrumentos en el álbum fueron grabados por él, y años más tarde reflexionaría:

Cuando hice “In Focus?”, me sentía satisfecho haciendo música solo, por mi cuenta.

En la actualidad, el japonés emplea a una banda compuesta por varios músicos, tanto en sus presentaciones en vivo como dentro del estudio.

Shugo Tokumaru interpretando “Decorate”

N.º 2: YeYe – Yura Yura

yeye-canciones-japonesas-contemporáneas-guddi

La multiinstrumentista es representada por la Rallye Label, firma discográfica fundada en 2002. Vía Innoculous.

En Yura Yura, publicada como parte del MOTTAINAI, de 2017, YeYe crea una atmósfera apacible sobre la base de una guitarra acústica, arreglos de cuerda y coros, en que la cantante narra la perspectiva de quien encuentra confort en un recién adquirido estatus de soltería.

Con cuatro LP bajo su nombre, la artista radicada en Kioto asegura haber sido influenciada musicalmente por artistas como Feist, Karen O, Belle & Sebastian, Gentouki, advantage Lucy, Carnation, Erlend Oye y Dirty Projectors.

YeYe interpretando ゆらゆら. Vía YouTube.

N.º 3: LUCKY TAPES – MOON

lucky-tapes-música-japonesa-contemporánea-guddi

Oriundo de Tokyo, el trío debutó con el álbum de 2015, titulado “THE SHOW”. Vía Twitter.

Con un sonido afín al funk, MOON de LUCKY TAPES resalta por la línea de bajo trabajada por Keito Taguchi y las delicadas vocales de Kai Takahashi, así como el acompañamiento de una mesurada sección de viento y arreglos de cuerda, elementos que en conjunto generan una innegable armonía.

Al igual que la antes mencionada YeYe, LUCKY TAPES publica su música bajo la disquera Rallye Label. Con dos álbumes bajo su nombre, el grupo espera lanzar un nuevo EP, 22, el 23 de mayo de 2018.

LUCKY TAPES interpretando a “MOON”. Vía YouTube.

N.º 4: D.A.N. – POOL

D.A.N-música-japonesa-contemporánea-gudd

La banda fue formada durante el verano de 2014, en Tokio. Vía Twitter.

Extraída del homónimo D.A.N. de 2016, en POOL el trío japonés emplea un estilo dance, de prominente percusión y bajo, que junto al sintetizador y vocales de Daigo Sakuragi evocan el tono cálido del verano, sentimiento que también resuena con sus letras.

Por otra parte, el grupo es notable por la calidad de sus presentaciones en vivo, así como la incorporación de sonidos oriundos del Caribe, a través de instrumentos como el tambor metálico.

D.A.N. interpretando “POOL”. Vía YouTube.

N.º 5: MONDO GROSSO – Labyrinth

mondo-grosso-canciones-japonesas-contemporáneas-guddi

El proyecto MONDO GROSSO nació en Kioto, antigua capital japonesa. Vía DEW Magazine.

Labyrinth, de Shinichi Osawa, mejor conocido como MONDO GROSSO, es una pieza electrónica de múltiples capas provistas por sintetizadores, la cual emplea arreglos de cuerda y piano como acompañamiento a las vocales de la también actriz Hikari Mitsushima, para entonar letras sencillas que emulan el carácter despreocupado de la composición.

Durante su carrera, el prolífico artista, activo desde la década de los noventa, ha colaborado con diferentes músicos como Takeshi Kobayashi, Tomoyuki Tanaka, Taku Takahashi y Amel Larrieux.

MONDO GROSSO interpretando ラビリンス.  Vía YouTube.

En definitiva, el estilo particular de los antes mencionados artistas no es sino el reflejo de una industria cuyas características, tal como la proliferación de más de dos mil establecimientos de alquiler de discos y un marcado apoyo gubernamental, son únicas en el país asiático. De modo que no resulta mayor sorpresa que para finales de 2017, y por debajo únicamente de Estados Unidos, Japón figurase como la segunda industria musical más próspera a nivel mundial.