“Mujercitas”: la historia que inspiró a varias generaciones


En nuestros años de escuela, a muchas nos hicieron leer la novela clásica Mujercitas, de Louisa May Alcott. Antes o después de leer el libro, de seguro vimos la adaptación cinematográfica de 1994, con la actuación de Winona Ryder como la joven rebelde y poco femenina Jo March. Además de Ryder, el film contaba con la preciosa actuación de Susan Sarandon, como la madre abnegada de las March, y de Claire Danes y Kirsten Dunst como las hijas menores de la familia.

En otras palabras, casi todas sabemos algo de esta novela clásica. Pero lo que quizá es menos conocido es que es una sutil manifestación de feminismo. El casamiento por conveniencia o por amor, la lucha por obtener ingresos (para una mujer era más difícil en aquel tiempo), las ambiciones literarias de una Jo March que desea dedicarse a un oficio que, en aquella época, era masculino… todo apunta a una historia en la que los convencionalismos de la época se ponen a prueba y contradicen.

La novela está inspirada en la vida familiar de la escritora, Louisa May Alcott. La historia de las hermanas Josephine (Jo), personaje basado en la misma Alcott, Margaret (Meg), Elizabeth (Beth) y Amy (estos últimos personajes están basados en las hermanas de la escritora) recibió una gran acogida entre los jóvenes lectores de la época.

Y es que no era difícil dejarse cautivar por la historia de un grupo de hermanas que añoran a su padre que lucha en la Guerra de Secesión, a la vez que aprenden a sobrevivir en un medio difícil, descubren el amor, se horrorizan ante la muerte y aprenden a ser ellas mismas.

Sin embargo, Alcott tomó a la ligera su escrito (lo finalizó en tan solo diez semanas), así que en un principio no era consciente del impacto que tendría. En realidad, ella nunca buscó la fama… únicamente poder vender su libro y, con ello, ayudar a su familia a salir de la pobreza.

Mujercitas ha sido adaptada en distintas ocasiones tanto a la pantalla grande como a la chica, pero no ha sido la única novela de Alcott que se ha puesto en escena. Y es que Hombrecitos y La herencia también tienen sus propias versiones.

Las adaptaciones de Mujercitas al cine han sido memorables, pues siempre han contado con la participación de grandes actrices íconos del cine clásico como Katherine Hepburn (en 1933), Elizabeth Taylor (en 1949), y Susan Sarandon, Winona Ryder y Kirsten Dunst (en 1994).

Katherine Hepburn como Joe March, en la adaptación de 1933, ganadora de un Óscar por mejor guion adaptado. Fuente: Pinterest.

Tráiler oficial de “Mujercitas” (versión de 1933). Vía YouTube

Elizabeth Taylor como Amy March, en el rodaje de 1949. Esta adaptación fue galardonada con un Óscar por mejor dirección de arte y una nominación al mismo por mejor fotografía en color. Fuente: Pinterest.

Tráiler oficial de “Mujercitas” (versión de 1949). Vía YouTube

Winona Ryder (quien recibió una nominación al Óscar como mejor actriz principal) y Christian Bale como Jo March y Laurie, en la adaptación de 1994. Película nominada al Óscar por mejor banda sonora y mejor diseño de vestuario. Fuente: Pinterest.

 Tráiler oficial de “Mujercitas”, versión de 1994. Vía YouTube.

¿Con ganas de volver a ver la versión que más te gusta de Mujercitas? Pues… ¡prepárate!, pues muy pronto (específicamente el 13 de mayo de 2018) empezará a transmitirse la serie basada en el libro.

Teaser de la serie “Mujercitas”. Vía Vulture.

Las novelas de Alcott fueron famosas y la volvieron una escritora universal. Pero, a pesar de eso, es muy poco conocida su labor humanitaria. Y es que para la Guerra de Secesión se ofreció como voluntaria para coser ropa y proveer suministro a los soldados. Pronto se dio cuenta de que eso no era suficiente, así que se convirtió en enfermera voluntaria en Washington.

¿Te imaginas un lugar con tu nombre? Pues Alcott lo tiene. Y nada menos que en Venus. Uno de los cráteres de impacto más grande en este planeta ha sido llamado Alcott, en honor de ella. Fuente: Mirfaces.

Pero su labor no terminó ahí. El siglo XIX fue una época en que las mujeres y otros grupos sociales eran privados de muchos derechos. Así que Alcott luchó por marcar la diferencia: fue una reformadora que trabajó en movimientos por distintas causas, como el sufragio de la mujer y la abolición de la esclavitud.

Pero, quizás su mayor herencia a las mujeres de todas las edades, de varios siglos y de todo el planeta, fue legarnos a la independiente, locuaz y valiente Jo March. Desde entonces, muchas niñas y mujeres han comprendido que no hay nada de malo en romper el molde.

Fuentes consultadas

Louisa May Alcott, artículo de History.net.

8 cosas que no sabías de Mujercitas, artículo de Libropatas.com.

El feminismo en Mujercitas, artículo de Jotdown.

Louisa May Alcott, una escritora comprometida, artículo de Mujeres a seguir.com.