Sobre la pérdida y la adaptación: historias del cine chileno


Cada región es un mundo. Cada país también lo es. Chile es el depositario de historias (películas) que debemos conocer.

Era 1910, y en el marco de la celebración del centenario de la independencia de Chile, Adolfo Urzúa exhibía la primera cinta chilena de la historia, Manuel Rodríguez. Aquel cortometraje en blanco y negro, de aproximadamente 20 minutos de extensión, retrataba la historia del abogado y líder guerrillero del mismo nombre, considerado uno de los arquitectos del movimiento independentista en la nación sudamericana.

A más de un siglo de su origen, la industria del cine chileno se mantiene con vida, a través de la producción de historias como las siguientes:

N.º 1: Machuca (2004, Wood)

machuca películas chilenas. guddi

Debido al reducido presupuesto de la cinta, “Machuca” fue rodada únicamente en domingos. Vía i.pinmg.

Contextualizada en 1973, durante el mandato del presidente socialista Salvador Allende, Machuca es un retrato de la coyuntura chilena durante los momentos previos al golpe de Estado que posicionó a Augusto Pinochet a la cabeza del gobierno del país sudamericano, hasta la década de los noventa.

De un elenco compuesto en su mayoría por actores no profesionales, el drama de Andrés Wood resalta por la naturalidad entre las interacciones de Gonzalo Infante y Ariel Mateluna, así como la devastadora representación de una democracia reducida a dictadura, producto de la renuencia a disminuir la brecha de la desigualdad social.

Tráiler oficial de “Machuca”. Vía YouTube.

N.º 2: Bonsái (2011, Jiménez)

Bonsái películas chilenas. guddi

El largometraje está basado en la novela homónima de Alejandro Zambra. Vía JustWatch.

En Bonsái, Julio (Diego Noguera) es un aspirante a escritor que, tras el fracaso de un proyecto bajo supervisión del literato Gazmuri (Hugo Medina), decide escribir una novela por cuenta propia. No obstante, dicha empresa lo enfrenta a recuerdos de su tiempo como estudiante universitario y su impetuosa relación con Emilia (Nathalia Galgani), a quien busca reencontrar.

Del largometraje de Cristián Jiménez sobresalen la actuación de Noguera en el papel principal, el tono honesto de sus diálogos, así como la capacidad de transicionar oportunamente de la comedia a la tragedia.

Tráiler oficial de “Bonsái”. Vía YouTube.

N.º 3: El bosque de Karadima (2015, Lira)

karadima películas chilenas. guddi

En 2015, la productora Chilevisión publicó una miniserie homónima que amplía el contenido de la cinta. Vía IMDb.

El drama de Matías Lira nos introduce a la historia de Thomas Leyton (Benjamín Vicuña, Pedro Campos), un joven producto de un matrimonio fracturado, quien ante la inestabilidad familiar busca refugio en la figura del carismático Fernando Karadima (Luis Gnecco), párroco quien años después, se revelaría, fue responsable del abuso sexual y psicológico de menores de edad.

De una naturaleza inevitablemente incómoda, el filme reconstruye las memorias de su trastornado protagonista, con especial énfasis en la personalidad manipuladora de Karadima, las consecuencias del abuso sistemático a largo plazo, así como los esfuerzos del alto mando de la Iglesia católica por mantener el crimen como un secreto ante la opinión pública.

Trailer oficial de “El bosque de Karadima. Vía YouTube”.

“El bosque de Karadima” está disponible en Netflix.

N.º 4: La montaña sagrada (1973, Jodorowsky)

la montaña sagrada películas chilenas. guddi

En determinado momento, George Harrison, guitarrista principal de The Beatles y fanático de Jodorowsky, mostró interés en protagonizar la cinta. Vía IMDb.

La montaña sagrada presenta al ladrón (Horacio Salinas), personaje de apariencia similar al Jesucristo de la cristiandad, quien junto a las figuras más emblemáticas de los distintos planetas que conforman el Sistema Solar inicia una travesía en busca de la autotransformación y el secreto de la inmortalidad, bajo la tutela de un alquimista (Alejandro Jodorowsky).

Plagada de imágenes surrealistas, el largometraje demuestra el empeño de Jodorowsky por trabajar composiciones visuales complejas, que a través de su representación sin remordimientos de la sexualidad, violencia y desnudez, pone a prueba la sensibilidad de su audiencia.

Tráiler oficial de “La montaña sagrada”. Vía YouTube.

N.º 5: La once (2014, Alberdi)

la once películas chilenas. guddi

A lo largo de su carrera, Maite Alberdi ha dirigido otros documentales como “Yo no soy de aquí”, “Los niños” y “El salvavidas”. Vía American Documentary, Inc.

La once documenta las interacciones entre un grupo de amigas, quienes acostumbran a reunirse mensualmente para tomar el té, tradición que han celebrado desde su graduación de un colegio católico en Santiago de Chile, más de 60 años en el pasado.

Aunque sin mayores logros técnicos, el acierto del documental de Alberdi consiste en hacer partícipe a la audiencia de la intimidad de su elenco principal, a través de deshinibidas conversaciones que revelan sus diferencias de opinión en temas como la homosexualidad, además de variadas reflexiones sobre la historia chilena, su propia formación académica y el estado actual de dicha nación sudamericana.

Tráiler oficial de “La Once”. Vía YouTube.

“La once” está disponible en Netflix.


En los últimos años, y ante un marcado aumento en términos de inversión gubernamental, la industria cinematográfica chilena se muestra más consistente que nunca, con una producción de aproximadamente 50 películas al año, mismas que se han hecho un lugar en diversos festivales internacionales del renombre, como Cannes y el Berlin International Film Festival.

Si desea continuar explorando propuestas cinematográficas de acuerdo con su área de origen geográfico, no dude en consultar nuestras recomendaciones de cine francés, alemán y japonés.