Films adorados por la crítica que no merecen su reputación


Llámelo una especie de autoengaño colectivo, o como prefiera, pero en ciertos casos la reputación y galardones a nombre de algunas películas sobrepasan su mérito real. Por ello, se vuelve imperativo tomar un paso atrás y evaluar la validez de la opinión pública, que en la mayoría de casos no tiende sino a decepcionar.

A continuación, algunas de estas instancias y los razonamientos más relevantes tras ellas:

Three Billboards Outside Ebbing, Missouri (McDonagh, 2017)

Por su papel como Mildred Hayes, Frances McDormand recibió un Óscar como mejor actriz. Vía The New York Times.

Tras meses sin avances en la captura del asesino de su hija, Mildred Hayes (Frances McDormand) renta tres vallas publicitarias en las que responsabiliza directamente al jefe del departamento de policía de su pueblo, William Willoughby (Woody Harrelson), por la falta de resolución en el cruento caso.

A pesar de una prometedora premisa, en Three Billboards Outside Ebbing, Missouri, el director Martin McDonagh subestima la capacidad de memoria de su audiencia al forzar simpatía por el oficial Jason Dixon (Sam Rockwell), quien frente a sus inmutables colegas y supervisores lanza a un hombre de un segundo piso, sin percibir más consecuencias que un lógico despido.

Tampoco hay que olvidar al irremediable abusador Charlie (John Hawkes), de quien se pretende debemos obviar la violencia con la que trata a Mildred a su primer encuentro en pantalla, en pro de la simplista idea del perdón como solución a todo problema social del calibre de la violencia intrafamiliar, racismo y abuso policial.

Por otra parte, la edición de Jon Gregory, iniciado en la industria televisiva a finales de los setenta, pareciera el resultado del trabajo de un aficionado, al tratar de imitar, sin éxito alguno, la capacidad que hizo célebres a directores como los hermanos Coen de insertar, con fluidez, momentos cómicos en medio de situaciones dramáticas.

Three Billboards Outside Ebbing, Missouri fue incluida, por el American Film Institute, en la lista de las diez mejores películas del año en que se exhibió.

En 2018, “Three Billboards Outside Ebbing” fue nominada a siete premios Óscar y ganó dos: a Mejor actriz y Mejor actor de reparto. Recibió seis nominaciones a los Golden Globes (ganó uno por Mejor película dramática, Mejor actriz dramática, Mejor actor de reparto y Mejor guion). Tráiler oficial de “Three Billboards Outside Ebbing”. Vía YouTube.

Avatar (Cameron, 2009)

El idioma  Na’vi fue creado para el largometraje, por el lingüista Paul R. Frommer. Vía GramUnion.

Jake Sully (Sam Worthington) es un antiguo infante de marina que sufre de paraplejia. Tras la muerte de su hermano, toma su lugar en una misión por infiltrarse entre la raza alienígena Na’vi, con motivo de explotar el valioso mineral unobtanium, nativo del planeta Pandora.

No obstante el innegable mérito del equipo técnico responsable del trabajo en efectos especiales, para llevar a la ficticia Pandora a la vida a través de imágenes creadas por computadora, la cinta de James Cameron ofrece una trama predecible y una impresión que, en última instancia, resulta efímera en la audiencia.

“Avatar” fue nominada a nueve premios Óscar y ganó por Mejor dirección de arte, Mejores efectos especiales, y Mejor cinematografía. También ganó dos premios Golden Globe. Por su parte, The New York Film Critics Online le concedió el premio a Mejor fotografía. Tráiler oficial de “Avatar”. Vía YouTube.

Crash (Haggis, 2004)

En 2006, Crash se hizo con el Óscar a la mejor película. Vía Sky.

En Crash, el director Paul Haggis interconecta múltiples historias, en un intento de explorar temáticas sobre género, desigualdad entre clases sociales y racismo, en el contexto del Estados Unidos tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York.

Al igual que Three Billboards Outside Ebbing, Missouri, Crash rápidamente se convierte en la historia de redención de un policía racista, quien durante los primeros minutos de la cinta abusa sexualmente de una mujer afroamericana frente a su impotente esposo. Sus faltas son de alguna manera expiadas por el sufrimiento que le ocasiona la enfermedad terminal de su padre, así como por una futura acción heroica.

Por otra parte, el guion de Paul Haggis y Bobby Moresco se caracteriza por diálogos que, en su afán de aparentar profundidad, resultan un cliché. Y quién podría olvidar la comicidad en la ejecución de una Sandra Bullock cayendo por unas escaleras, en pos de un efecto de catarsis.

En 2005, “Crash” ganó tres premios Óscar: por Mejor película, Mejor guion original y Mejor montaje.​ Tráiler oficial de “Crash”. Vía YouTube.

Jurassic World (Trevorrow, 2015)

El presupuesto de la cinta de ciencia ficción fue de USD 150 millones, aproximadamente. Vía Fortune.

Con motivo de atraer más visitantes a su parque temático, Jurassic World, el empresario Simon Masrani (Irrfan Khan) enlista al genetista Henry Wu (B. D. Wong) para crear un híbrido de dinosaurio, el temible Indominus rex. No obstante, y a pesar de las reservas del veterano de la marina Owen Grady (Chris Pratt), sobre los peligros de criar al animal en aislamiento, el reptil capaz de camuflarse pronto escapa, desatando caos en el área.

Jurassic World es un filme compuesto por personajes unidimensionales, cuyo intento de emular las películas de Spielberg se queda tan corto, como corrientes resultan sus repetitivas escenas de acción. Ver más allá de los efectos especiales conlleva el riesgo de encontrarse con una evidente carencia de substancia.

Jurassic World” es la cuarta película con mayor recaudación en la historia del cine. Tráiler oficial de “Jurassic World”. Vía YouTube.

Jurassic World está disponible en Netflix.

Clouds of Sils Maria (Assayas, 2014)

Maria Enders (Juliette Binoche) es una reconocida actriz internacional, a quien el director Klaus Diesterweg (Lars Eidinger) ofrece la oportunidad de revisitar la obra de teatro que hizo despegar a su carrera dos décadas atrás, Maloja Snake. En la ficticia obra literaria, la joven Sigrid inicia una tórrida relación con una mujer mayor, Helena, la cual termina en el suicidio de la última.  

Aunque renuente, Enders acepta encarnar el rol de Helena con la controversial Jo-Ann Ellis (Chloë Grace Moretz) en el papel de la manipuladora Sigrid. Decisión que obliga a Enders a afrontar un incómodo reflejo de sí misma en su juventud.

Si bien la riqueza de diálogos en una cinta no resta calidad a la misma, en su ejecución Clouds of Sils Maria se muestra incompetente para mantenerse cautivante en su tiempo de duración y hacer sentir involucrada emocionalmente a la audiencia con las turbaciones de sus personajes.

Clouds of Sils Maria” recibió seis nominaciones a los premios César, y ganó el premio César a Mejor actriz de reparto. Tráiler oficial de “Clouds of Sils Maria”. Vía YouTube.

Thor: Ragnarok (Waititi, 2017)

El largometraje de situó entre las cintas más taquilleras de 2017 a nivel mundial. Vía Letterboxd.

La tercera entrega en la saga de Thor, Ragnarok, muestra al superhéroe interpretado por Chris Hemsworth enfrentarse a su poderosa hermana mayor Hela (Cate Blanchett), en una batalla por preservar la existencia de su planeta de origen, Asgard.

Laureada como uno de los aportes más significativos al registro filmográfico de Marvel, Thor: Ragnarok transforma a uno de los arcos de tonalidad más oscura en la historia de la serie de cómics, en un chiste de más de dos horas. Hela, interpretada por Cate Blanchett, es criminalmente inutilizada, la porción del filme dedicada a Sakaar innecesariamente extendida, mientras que la breve aparición de personajes como Dr. Strange resulta forzada.

Rotten Tomatoes aprobó aThor: Ragnarok” con el 92 % y con una calificación de 7.5/10. Tráiler oficial de “Thor: Ragnarok”. Vía YouTube.

The Danish Girl (Hooper, 2015)

El rol de Gerda Wegener le valió el Óscar a Mejor actriz de reparto a la sueca Alicia Vikander. Vía The New York Times.

The Danish Girl relata la historia de Lili Elbe (Eddie Redmayne), pintora danesa y una de las primeras mujeres transgénero de la historia en someterse a una cirugía de reasignación de sexo.

Aunque estéticamente agradable, el filme no logra capturar la complejidad de su objeto de estudio, en tanto en última instancia Elbe se presenta al público como una víctima del Trastorno de Personalidad Múltiple en lugar de una mujer transgénero. El rango de actuación y manierismos de Redmayne no más expansivos que lo que ya se ha presenciado consistentemente a lo largo de su carrera.

Además, The Danish Girl desperdicia la oportunidad por explorar la usualmente ignorada historia del Instituto para la Ciencia Sexual, pionero en los estudios científicos sobre la sexualidad en Alemania desde finales de la década de los veinte, hasta el ascenso de Hitler al poder en 1933, y cuyo fundador, Magnus Hirschfeld, estuvo a cargo del primer procedimiento quirúrgico al que se sometió Elbe.

 Por su actuación, Vikander ganó el Óscar a Mejor actriz de reparto y Redmayne fue nominado a Mejor actor. Tráiler oficial de “The Danish Girl”. Vía YouTube.

The Danish Girl está disponible en Netflix.

¿Y usted, concuerda con esta lista y sus argumentos, o es de la opinión de que dichos trabajos cinematográficos merecen todo halago lanzado en su dirección? Cualquiera sea el caso, sus apuntes y reflexiones son bienvenidos en la sección de comentarios.