Recordemos a las mujeres que cambiaron al mundo


Las mujeres con buen comportamiento rara vez hacen historia.
Eleanor Roosevelt, activista y primera dama de Estados Unidos.

A pesar de que siempre se espera sumisión por parte de la mujer, siempre ha habido algunas que han decidido dejar atrás el buen comportamiento y empezar a exigir sus derechos.

Y es así como las conquistas por los derechos de las mujeres han estado marcadas por valientes actos como marchas, paros y huelgas que obligaron al mundo a evolucionar y a empezar a dar pasos en el reconocimiento de la equidad de género.

En la actualidad, a las mujeres nos parece normal, y de lo más común y corriente, votar, trabajar, tener cuentas bancarias a nuestro nombre, adquirir propiedades y manejar nuestro dinero. Pero esas no son victorias gratuitas. No: para que fueran posibles muchas tuvieron que luchar.

Así que este día, para homenajear esas luchas y conmemorar este 8 de marzo (Día Internacional de la Mujer), los invitamos a recordar algunos de los más emblemático movimientos y protestas que han sido protagonizados por mujeres, y que nos han permitido tener muchos de los derechos con que ahora contamos:

Las mujeres exigieron mejores condiciones salariales en la marcha de 1857, ya que percibían la mitad del salario de los hombres por el mismo trabajo. Vía T13.

N.º 1: Paro de mujeres trabajadoras (Nueva York, 1857)

Esta es una de las protestas de mujeres más emblemáticas de la historia. ¿Te imaginas una época en que las mujeres apenas eran vistas como fuerzas de trabajo? Exactamente eso era lo que pasaba en esa época y, por ello, las operarias de una fábrica textil exigieron mejores condiciones laborales y salariales. El resultado de este hecho: los empleadores y políticos dispersaron a las mujeres por medio de la policía.  

Después de estas protestas, las condiciones de trabajo no mejoraron. Así que en 1908 las mujeres volvieron a salir a las calles, esta vez usando como consigna la frase Pan y rosas: lo que quería decir que exigían mejores salarios (pan) y mejores condiciones laborales (rosas). De nuevo fueron dispersadas.

Tristemente, un año después, más de 140 mujeres murieron (también en marzo y también en Nueva York) en el incendio de una fábrica textil. Sus condiciones de trabajo no habían mejorado y eso fue lo que les arrebató la vida.

También un 8 de marzo se dio una huelga de mujeres en Rusia, precisamente en los mismos días en que se llevó a cabo la Revolución Rusa que puso fin a la dinastía de los zares (los monarcas equivalentes a reyes en ese país).

¡Sin duda, desde entonces las mujeres ya estaban dando importantes pasos para cambiar su mundo!

Paro de mujeres en Rusia, 1917. Vía Litci.

N.º 2: Nacimiento del movimiento sufragista inglés (Inglaterra, primeros años de 1900)

Una de sus mayores representantes fue Emmeline Pankhurst, impulsora del voto femenino en Inglaterra. Una anécdota interesante sobre ella es que sus padres la educaron para que fuera autosuficiente (en una época en que eso no era lo usual); sin embargo, su padre llegó a decir sobre ella que “era una pena que no fuera un chico”.

Emmeline Pankhurst es arrestada por pedir el voto para la mujer. Vía metro.co.uk.

Emily Wilding fue otra importante ícono del movimiento sufragista. Ella, junto a otras mujeres, marchaban en las calles para que les permitieran votar y tener derechos igualitarios. Pero las autoridades no las escuchaban y las violentaban cada vez que se manifestaban. Ante esa represión, Emily tomó una decisión arriesgada para visibilizar su problemática, que era ignorada a propósito en los periódicos locales.

Emily Wilding, después de ser embestida por un caballo. Vía theguardian.com.

Emily se lanzó con la bandera del movimiento sufragista frente a un caballo, en un derby de carreras en Londres al que habían asistido muchas personalidades. Su objetivo era colgar la bandera en el corcel, pero fue golpeada por este y falleció cuatro días después.

Este hecho ocurrió en 1913, y fue hasta 5 años después, en 1918, que finalmente se les reconoció el derecho al sufragio a las mujeres.

La historia del movimiento sufragista inglés está bellamente retratado en la película Las sufragistas, disponible en Netflix, la cual cuenta, entre otras, con la actuación de Meryl Streep en el papel de Emmeline Pankhurst.

“Las sufragistas” ha sido protagonizada, además, por Helena Bonham Carter y Carey Mulligan. La película fue dirigida por Sarah Gavron. Vía el blogperdidodelaura.

“Hechos, no palabras”, era la consigna de las sufragistas inglesas. Tráiler oficial de la película. Vía YouTube.

N.º 3: Un grupo de feministas protestó contra un certamen de belleza (1968) 

Las manifestantes quisieron quemar maquillaje y tacones como símbolo de protesta, ante el concurso al que consideraban sexista, pero la policía no se los permitió. Sin embargo, su acto fue una mecha que encendió las críticas y observaciones a estos certámenes de belleza internacionales.

Quema de sostenes realizada el 8 de septiembre de 1968. Esta protesta simbolizó el rechazo al sexismo y cosificación de la mujer. Vía Indiafacts.org.

N.º 4: Lunes Negro (Polonia, 2016)

Una de las conmemoraciones más recientes y que ha tenido más impacto ha sido esta. En 2016, miles de mujeres polacas protestaron contra una reforma a la ley de su país, que pretendía prohibir totalmente el aborto. 

Las mujeres salieron a las calles bajo la siguiente consigna: Mi decisión. Fue gracias a esto que lograron que su parlamento diera marcha atrás con la ley antiabortista.

No se conoce el número específico de mujeres que participaron en esta manifestación, pero sí se sabe que se recogieron 450,000 firmas para detener la ley antes mencionada.

Y es así como en Polonia la interrupción del embarazo está permitida si el feto tiene malformaciones, es producto de violación o incesto, o pone en peligro la vida de la mujer. 

Solo en cinco países el aborto es ilegal en todas sus formas. Estos son Honduras, El Salvador, República Dominicana, El Vaticano y Malta. Vía El Comercio.

N.º 5: #MeToo y #TimesUp 

Estos han sido los movimientos más recientes, a los cuales se han sumado actrices y artistas. El #TimesUp (Se acabó el tiempo, como expresión de que ya es tiempo de denunciar el acoso) surgió después de que varias mujeres rompieron el silencio con respecto al acoso sufrido en Hollywood (el agresor más emblemático fue el productor Harvey Weinstein).

El movimiento se ha propagado rápidamente, y es así como una gran cantidad de mujeres han denunciado a sus acosadores o violadores, así como situaciones de violencia que han padecido. Para contar esas historias (porque un paso importante es romper el silencio), las mujeres han hecho uso de las redes sociales y del famoso hashtag #MeToo (#YoTambién).

El movimiento #TimesUp logró que, en la entrega de los Globos de Oro en 2017, la mayoría de los asistentes acudieran de negro para manifestar su rechazo al acoso y la violencia machista en cualquiera de sus formas.

No obstante, también se ha generado una especie de “respuesta” a este movimiento, por parte también de actrices y actores, que señalan que en muchos casos ha pasado mucho tiempo y podría caerse en una cacería de brujas. Lo cierto es que ambas posturas han puesto el tema en la palestra.

Parte de las mujeres que han formado parte del movimiento Time’s Up. Vía Ola Times.

 “(Me siento) inspirada y orgullosa por las mujeres que se han sentido empoderadas para hablar de sus experiencias”, dijo Oprah Winfrey, en su célebre discurso en los Globos de Oro 2017.

Como ves, la historia de los derechos civiles y políticos de las mujeres ha requerido de movimientos femeninos muy decididos. Gracias a estos, y a las mujeres que los han conformado, hoy podemos (en mayor medida que antes) decidir sobre nuestras vidas sin depender de padres o esposos… aunque, por supuesto, estos movimientos siguen existiendo porque falta mucho por lograr. Así que la lucha todavía no ha terminado.

Por eso, este año millones de mujeres de todo el mundo salieron a marchar e hicieron un paro internacional, con las consignas de #NiUnaMenos y #NosotrasParamos. El objetivo: detener la violencia machista que nos afecta a todas, y erradicar palabras y acciones como feminicidio, violación, acoso… y otras tantas que ya quisiéramos que desaparecieran del diccionario, como resultado de que ya no son parte de la realidad de las mujeres. Ojalá ese día llegue pronto.