Un mundo de hombres: publicidad machista de los años cincuenta y sesenta


¿Te has preguntado alguna vez por qué la mayor parte de la publicidad que vemos tiene como protagonista a una mujer? No cabe duda de que su imagen, en el mundo de la publicidad, ha sido utilizada para atraer a un mayor número de consumidores. Y es que, para muchos, ver a una mujer “bella y provocadora” vende.

Si bien hoy en día hay una gran cantidad de anuncios en pro del empoderamiento de la mujer, esta realidad era muy distinta en los años sesenta. Durante esa época, el papel de la mujer en la publicidad fue reducido a una simple representación del sexo débil, pues solía personificar escenas en que era subordinada y relegada a realizar las actividades domésticas (o a ser mero objeto de deseo), mientras complacía las exigencias de su esposo e hijos.

Conocer la publicidad de una época es una forma de conocer de las costumbres de la época. Por eso, para que tengas una mejor idea de cómo era la realidad para muchas mejores en la época del boom de los electrodomésticos, de los vestidos con volumen y de los peinados de salón, te presentamos los siguientes anuncios (hoy considerados machistas):


Ya en aquella época… muchos creían que los electrodomésticos de cocina eran cosa de mujeres

En la publicidad de la época, la mujer solía ser representada como dependiente de su marido, incapaz de realizar actividades diferentes de las domésticas. Era feliz planchando, lavando la ropa, cocinando o utilizando la larga lista de electrodomésticos que se hicieron populares en esa época.

El chef hace de todo menos cocinar… para eso están las esposas

Anuncio de Kenwood Chef, un procesador de alimentos, de la marca Kenwood. Vía Huffington Post.

Esposas: Miren este anuncio cuidadosamente. Encierra los artículos que quieres para Navidad. Muéstraselo a tu esposo. Si no va a la tienda inmediatamente, llora un poco. No mucho, solo un poco. Él irá.

Esposos: Miren este anuncio cuidadosamente. Escojan lo que su esposa quiere. Vayan a comprarlo antes de que ella empiece a llorar.

Anuncio de electrodomésticos de la marca Dormeyer. Vía Team Jimmy Joe.

Limpiar sin ser esclavizada… y siéntete como una reina.

Anuncio publicitario de un horno de extracción y limpieza de la marca Frigidaire. Vía Blog Retroplanet.

Ella era la encargada de que la casa siempre oliera a Procter and Gamble

Además de tener todo el equipo de cocina, debía asegurarse de contar con los mejores productos de limpieza.

Las mujeres del futuro harán de la Luna un lugar más limpio para vivir.

Anuncio de un limpiador multiusos de la marca Lestoil. Vía Business Insider.

El esposo… la primera prioridad de la mujer

Como si tener que realizar todas las tareas del hogar no fuera suficiente, las mujeres no debían olvidar la responsabilidad de atender y complacer a su esposo.

Café para complacer a tu esposo.

Publicidad de café de la marca Acme. Vía Twitter.

Muéstrale a ella que es un mundo de hombres.

Anuncio de corbatas de la línea de ropa Van Heusen. Vía ABC News.

Los anuncios eran el vehículo de estereotipos negativos

¿Alguna vez has escuchado la trillada frase “las mujeres conducen mal” o “¡mujer tenía que ser!”? Bueno, mucha de la publicidad de la década de los sesenta hacía eco de esas frases.

Tarde o temprano, tu esposa conducirá a casa, una de las mejores razones para tener un Volkswagen.

Anuncio de la compañía de autos Volkswagen. Vía Business Insider.

Una mujer debía (siempre) ser deseable

Más allá del uso de la imagen femenina para la venta de electrodomésticos, productos de limpieza y del hogar, la imagen de la mujer también fue usada para vender productos que procuraran la conquista de esta.

Los cigarrillos son como las mujeres. Los mejores son delgados y ricos.

Anuncio de cigarrillos de la marca Silva Thins. Vía Business Insider.

Sóplale en la cara y ella te seguirá a cualquier lugar.

Anuncio de cigarrillos de la marca Tipalet. Vía Business Insider.

Maggie Perkins piensa que los hombres que usan Old Spice entienden lo que a las mujeres les gusta. A las chicas les gusta. ¿Hay una mejor razón para usar Old Spice?

Anuncio de productos de limpieza personal de la marca Old Spice. Vía Vintage Ad Browser.

No podemos negar de que, a pesar de que la publicidad ha evolucionado con respecto a la manera en que representa a la mujer, aún falta un largo camino por recorrer para dejar de lado la sumisión y cosificación de la imagen femenina. Es necesario, pues, lograr una igualdad por medio de, quizá, hechos tan simples como que los hombres también aparezcan en los anuncios realizando tareas del hogar. Por allí podríamos empezar.

Bonus

Si deseas conocer más sobre la publicidad de la década de los sesenta, te invito a ver Mad Men. Ambientada en esa época, su trama gira en torno al mundo de la ficticia agencia publicitaria Sterling Cooper. Esta serie se encuentra disponible en Netflix.

Peggy Olson representa en Mad Men a la mujer que no se sujeta a las convenciones de la época. Vía levo.com.