La magia detrás del haute couture


Christian Dior dijo que París es haute couture y que haute couture es París (o algo así). Recuerdo haber visto esta frase en el Musee de Arts Decoratifs, afincado en París, en la exhibición de este magnífico diseñador. Y, definitivamente, es una frase muy cierta.

En este museo fue donde se presentaron, a inicios de este 2018, las colecciones de este año, las cuales fueron de cuento de hadas. Sin duda, no hay otro lugar en donde presentar el Couture Fashion Week. Y es que este es el hogar del haute couture, el lugar que aglutina la magia de los intrincados diseños y de la belleza hecha ropa.

Pero ¿qué significa el término haute couture? Literalmente significa alta costura. Son prendas exclusivas, elaboradas con mimo y con trabajo artesanal. Prendas irrepetibles. Hechas a mano y a medida. Con materiales de gran calidad e inusuales.

Mágico, irreal, espectacular… esas son algunas de las palabras que se me vienen a la mente cuando pienso en la alta costura. Las aplicaciones, el bordado, la pedrería, la atención a cada detalle, más las incontables horas que toma la creación de cada pieza, hacen que esto, más allá de moda, sea arte. En estado puro, vestible, para atesorar. Para disfrutar de la belleza que producen las manos expertas.

Behind the Scenes of Dior’s Surrealist Couture Collection

Más de 600 horas bordando lentejuelas, para este vestido de Dior. Vía Vogue.com.

La alta costura puede ser rastreada a partir del reinado de María Antonieta. Aunque fue el diseñador inglés Charles Worth quien abrió el primer atelier en París y fundó la Chambre Syndicale de la Couture Parisienne (la Cámara Sindical de la Costura Parisina).

The seasonal reflection of autumn captured by Charles Frederick Worth (1825-1895) in this evening dress is inspired, reveling in fall's...

El titulo de Diseñador de modas fue inventado por Worth. Vía silkdamask.org.

La Chambre se encarga, hasta el día de hoy, de establecer los estándares de calidad y el uso de la palabra haute couture. Y es que solo las casas aprobadas por la Chambre están legalmente permitidas de llevar ese término. Básicamente, la Chambre hace las reglas.

Utilizada por gente de la nobleza en un principio, el haute couture ha sido la ropa de las alfombras rojas, de quienes pueden darse el lujo de comprar estas prendas, de las princesas árabes que adoran los vestidos de Elie Saab y que piden que las transparencias se adapten a los preceptos de su cultura.

“No puedes sentarte con nosotros”. Vía Giphy.

En el siglo XX, la alta costura se consolidó y surgieron muchos de los grandes diseñadores que, hasta el día de hoy, son sinónimo de lujo y de calidad artesanal que roza la perfección. Fue en esa época que Coco Chanel, Cristobal Balenciaga y Christian Dior llegaron a ser de los más celebrados en este arte.

Vogue On Designers Balenciaga Book Launches - Preview Pictures (Vogue.com UK)

Cristobal Balenciaga, maestro de las formas y dimensiones. Vía Vogue.co.uk.

A modo de preservar este arte, Chanel, bajo la dirección de Karl Lagerfeld, adquirió hace mas o menos una década casi una docena de las históricas savoir-faire maisons (o atelieres de alta costura), incluyendo a Lesage y Lemaire, creadores del bordado, plumaje, plisado (entre otras técnicas), necesarios para crear un full couture look.

Lesage es el atelier de donde salen bordados que parecen imitar a la realidad. Vía YouTube.

 La magia detrás. Vía YouTube.

En lo personal, me encanta la alta costura. Es un arte que quiero seguir viendo, que espero siga existiendo, sobre todo en estos tiempos del fast fashion, en el que todo es tan desechable y producido en masa. Aunque sea difícil tener una prenda de estas en nuestro clóset, eso no nos quita las ganas de entusiasmarnos con estas prodigiosas obras de arte. Por eso es que no nos cansamos de ver lo nuevo que sale en la esperada Semana de la Moda.

Y como la sorpresa y la admiración por tantas prendas hechas arte nunca termina, acá les dejamos algunas de nuestras favoritas… 🙂

Always sexy, Ellie Saab. Vía Vogue.

De mis favoritos por siempre, Giambattista Valli. Vía Vogue.

Volumen y singularidad, Valentino. Vía Vogue.

Chanel Spring 2018 Couture Photos

Chanel, en el Grand Palais de París. Vía Vogue.

Amé el look para Dior. Vía Vogue.

La alta costura nos recuerda a los viejos tiempos, en los que todo se hacía con la idea en mente de que durara mucho tiempo. Después llegó la Segunda Guerra Mundial, y con ello empezó una época de consumo masivo. De comprar ropa a cada momento. De comprar y desechar. Fue la época en que surgieron muchas de las fibras artificiales. Y así ha seguido siendo la tendencia. Sin embargo, el arte jamás perece, porque es la evocación de un sueño. Por eso, la alta costura nos sigue fascinando como lo hizo en el pasado.