¿Terminó tu relación? ¡Aléjate de las redes sociales!


Tu relación, que parecía eterna, ha terminado. Y ahora, de tu pareja, quien era tu amigo en Facebook, compartían gustos, fotos juntos, amistades y hasta grupos en WhatsApp… ¡No quieres saber nada! Tranquila, te entiendo. Todas hemos pasado por un rompimiento, algunos más y otros menos traumáticos.

Rompiste? Vía Giphy.

Vamos a dejar de lado la parte filosófica e iremos a lo práctico. Hay cosas que, por más furiosa o dolida que estés, no debes hacer y mucho menos en este tiempo de redes sociales (entiéndase, Facebook e Instagram). Créeme, me lo agradecerás con la cabeza fría, cuando esta etapa de despecho haya terminado.

Hablar del odio al amor no va a resolver nada. Vía Giphy.

N.º 1: ¡No hagas publicaciones en Facebook acerca del rompimiento!

Por favor, no-lo-ha-gas. Ni berrinches, ni acusaciones, ni lamentaciones. Estás en un momento muy vulnerable, pero lo importante es que sepas controlar tus impulsos de escribir algo en Facebook, que luego podrías lamentar. Mejor date un time out de las redes sociales y evita escribir un testamento de cuantas lágrimas que has derramado o de las ganas que tienes de que todos los días le caiga popó de pájaro en su camisa. Eso mejor guárdatelo.

*Bonus: No sabes quiénes pueden aprovecharse de tu situación… mejor evita miradas indiscretas en tu vida.

Hazte un favor, y bórralo… Vía Giphy.

N.º 2: Deja de seguirlo o elimínalo de tus redes

Existen dos caminos que puedes tomar, según como haya finalizado todo. Puedes dejar de seguirlo para no ver sus notificaciones y publicaciones, pues la exposición constante a su persona puede causarte tristeza o melancolía. Y si tu caso es grave y extremo, y de verdad sientes que no puedes seguir teniendo ningún tipo de vínculo, bórralo de tus cuentas. Recuerda que la paz interior no tiene precio.

No importa las ganas que tengas de etiquetarlo en una nueva foto, ¡no lo hagas! Vía Giphy.

N.º 3: Di no a los likes, a los comentarios y a las menciones

Mantén la distancia lo más que se pueda. En la época sin redes sociales, al romper con un novio lo que muchas hacían era evitar verlo a toda costa. Pues tienes que hacer de igual forma. Evita el contacto. Quizá más adelante puedan ser amigos. Pero recién finalizado todo, lo mejor es dejar espacio.

*Bonus: Si alguien, sin intención, te etiqueta en sus publicaciones, elegantemente elimina la etiqueta, y si puedes pídele que no lo haga más.

Mejor deshazte de esos detalles dolorosos que lo recordarán. Haz borrón y cuenta nueva. Vía Giphy.

N.º 4: Dile no al “stalkeo”

Por favor, por favor, ¡no lo stalkees! No busques sus nuevas fotos, publicaciones, o hasta relaciones. No comiences a armar historias que no son. Para evitar esto, puede ayudarte seguir el punto 2. Pero si aún así lo haces a través de otros perfiles, pues…

¿Queda claro? Vía Giphy.

N.º 5: Elimina las fotos que tenían juntos

Si dejas alguna fotografía donde están juntos, puede que alguien le de el temido “like”, y vuelva a estar vigente, los amigos hablan de la foto, te preguntan, tú la ves, te incomoda.. y te quieres meter bajo tierra. Mejor evítate eso. Poco a poco el binomio “tú + él” se irá borrando de la mente de todo el mundo.

¿Te pones así? Nop. No funcionará. Vía Giphy.

N.º 6: No publicar nuevas relaciones con la intención de darle celos 

Es poco probable que los celos de verse con otras personas los hagan regresar juntos, y en todo caso, no es sano. Que salgas con otras personas, si te sientes cómoda, está bien. Pero no intentes subir fotos con él o ellos, solo para que tu ex las vea. No va a funcionar.

D-tox, eso es lo que necesitas. Vía Giphy.

N.º 7: Adiós a todas las cuentas

Todo lo anterior se aplica para Instagram, Twitter, Snapchat e incluso WhatsApp. Quizá la vida los mantenga en contacto debido al estudio o al trabajo, pero si en el mundo real evitas un encuentro incómodo, así mismo debe ser en tu vida digital. Lo mejor es una “desintoxicación” con salidas al spa, cambiar de hábitos alimenticios, hacer una nueva actividad… Y quizá en el futuro hasta le agradezcas por haberse ido, pues enfrentaste la situación con la cabeza fría y dispuesta a salir adelante.

Un final puede ser el inicio de algo mejor. ¡Ánimo! Vía Giphy.