Rock de los setenta: seis canciones con actitud


Hay canciones que siempre asociaremos a la cultura de una época. Bienvenido al recorrido por seis canciones famosas del rock de los setenta.

Considerada por muchos una especie de “era dorada” de la cultura, la década de los setenta vio el surgimiento en popularidad de músicos y agrupaciones, ahora considerados íconos, como Led Zeppelin, Fleetwood Mac, The Eagles, Tom Waits e incluso David Bowie, quien saltó a la fama a través de su alter ego Ziggy Stardust, la estrella alienígena de rock.

De esa época nos quedan canciones emblemáticas del género rock, que todavía sacuden las emociones de muchos. Canciones como las siguientes:

N.º 1: David Bowie – Hang On To Yourself

Nacido David Robert Jones, Bowie adoptó su nombre artístico para evitar ser confundido por Davy Jones, de The Monkees. Vía Blogspot.

Extraída del emblemático The Rise and Fall of Ziggy Stardust and the Spiders from Mars de 1972, Hang Onto Yourself es una composición del inglés David Bowie que resalta tanto por las desenvueltas vocales del cantante, como por la energía del trabajo de guitarra de Mick Ronson.

Con el transcurso de los años, la canción, que sentó la bases para elementos ahora considerados característicos de la estructura del punk, pasaría a influir directamente a íconos del género como The Sex Pistols, quienes retomaron su línea de bajo en No Feelings y el riff de guitarra en la aún más reconocida God Save The Queen.

David Bowie interpretando “Hang Onto Yourself”. Vía YouTube.

N.º 2: Iggy Pop – Sister Midnight

iggy pop canciones icónicas de los sesenta. guddi

Tras la muerte de Jim Morrison en 1971, The Doors ofreció a Iggy Pop la posición como vocalista de la banda. El intérprete declinó la oferta. Vía Proto Punk Apothecary.

Después de la separación de The Stooges a inicios de la década de los setenta, y en un intento por reavivar su carrera como solista, Iggy Pop publicó The Idiot en 1977, un álbum coproducido por el antes mencionado David Bowie, con quien ya había trabajado anteriormente en el tour promocional del disco Station To Station.

Su primera pista, Sister Midnight, coescrita por Bowie y Carlos Alomar, combina componentes del funk con letras irreverentes, que referencian a un complejo de Edipo tormentoso para el narrador.

Respecto a su longeva relación artística con Bowie, y tras el fallecimiento del primero a razón de cáncer, Iggy Pop manifestaría:

La amistad de David fue la luz de mi vida. Nunca he conocido a una persona tan brillante.

Iggy Pop interpretando “Sister Midnight”. Vía YouTube.

N.º 3: The Walker Brothers – The Electrician

The Walker Brothers nació en la década de los sesenta, como una agrupación pop. Vía Financial Times.

Publicada como parte del Nite Flights de 1978, The Electrician evoca un sentimiento orquestal y tono oscuro que, ayudado por la distintiva voz profunda de Scott Walker, alude a la opresión de los regímenes militares vigentes en Latinoamérica durante la época, específicamente su predilección por la tortura como método coercitivo.

Sobre el carácter experimental del disco y estado actual de la música popular, Brian Eno, reconocido productor inglés, expresó:

No hemos avanzado más allá de esto. Es una desgracia.

The Walker Brothers interpretando “The Electrician”. Vía YouTube.

N.º 4: Heart – Barracuda

heart canciones icónicas de los sesenta. guddi

Fundada en 1963 bajo el nombre The Army, la agrupación comenzó a obtener aceptación comercial tras la incorporación de las hermanas Ann y Nancy Wilson, a inicios de los setenta. Vía Metal Hammer.

Del Little Queen de 1977, el sencillo Barracuda constituye una crítica al corporativismo de la industria musical y los obstáculos que este plantea para el éxito de las mujeres en dicho ámbito artístico.

En 2012, Ann Wilson reveló que las letras de la canción fueron inspiradas inicialmente por un encuentro desagradable con un fanático masculino, durante un meet and greet de la banda:

Me sentí atrapada e insultada. La gente a veces cree que puede decirte cualquier cosa. Deben sentir que les perteneces o algo. Solo porque has estado en el escenario, no eres humana.

Heart interpretando “Barracuda”. Vía YouTube.

N.º 5: Talking Heads – Psycho Killer

talking heads canciones icónicas de los sesenta. guddi

A inicios de 2018, el vocalista David Byrne publicó “American Utopia”, su primer disco como solista en 14 años. Vía Vulture.

Psycho Killer es un sencillo perteneciente al debut discográfico de la banda neoyorkina, el Talking Heads: 77. Influenciada por el shock rock de Alice Cooper y el Norman Bates del clásico de Hitchcock, Psycho, la composición retoma el punto de vista de un asesino desquiciado.

De la misma forma, en su dimensión musical la canción es notable por su controlada línea de bajo, así como una vivaz sección de guitarra rítmica y principal, de energía equiparable a las vocales de Byrne.

Talking Heads interpretando “Psycho Killer”. Vía YouTube.

N.º 6: The Runaways – Dead End Justice

the runaways canciones icónicas de los sesenta. guddi

The Runaways marcó el inicio de las longevas carreras de músicas como Joan Jett y Lita Ford. Vía NewNowNext.

Parte de su homónimo debut discográfico de 1976, Dead End Justice secciona la historia de su narradora en dos actos: el primero, describe el desenfreno de la vida adolescente en la California de los setenta, a través del abuso de drogas, indiferencia por la educación y crimen; mientras que en el segundo, esta se enfrenta a las consecuencias de sus acciones, tras ser internada en un centro de rehabilitación juvenil en el que las violaciones, asesinatos y chantajes se encuentran a la orden del día.

De manera similar, la carrera del grupo reflejaría las temáticas de su música, cuando con el pasar de los años surgieron a la superficie acusaciones de abuso sexual en contra de Kim Fowley, entonces gerente de la banda.

The Runaways intepretando “Dead End Justice” (studio version).


En definitiva, las anteriores composiciones dan muestra de un momento quizá irrepetible en la industria musical, en que la originalidad y predilección por la experimentación eran normativa, determinación que en los últimos años pareciera haber abandonado, aunque no en su totalidad, al género por excelencia de las guitarras eléctricas distorsionadas y presentaciones en vivo desaforadas.