Rosa Montero: quiero ser como tú


La imagen  que más se me viene a la mente, cuando pienso en Rosa Montero, es la que está a la derecha de este artículo: desenfadada, rodeada de sus perros, en mallas y con sus famosas botas Dr. Martens. La veo y pienso: “Rosa Montero, quiero ser como tú”.

El primer libro que leí de ella me sojuzgó. Aunque Montero ha escrito más de 15 libros, siempre me quedaré con el primero que llegó a mis manos: Historia de mujeres (Santillana, De Bolsillo, 245 páginas). No hubo regreso para mi pasión por su prosa, cuando subrayé estas palabras que me encantaron:

No solemos prestar la debida atención al importante papel que la cama juega en nuestras vidas. Nacemos en una cama y morimos en otra, y la mitad de nuestra existencia transcurre dentro de ella. La cama cobija nuestras enfermedades, es el nido de nuestros sueños, el campo de batalla del amor.

Es nuestro espacio más íntimo, la guarida primordial del animal que llevamos dentro. Para Frida Kahlo, la pintora mexicana, esposa del muralista Diego Rivera, la cama era todo esto y mucho más: refugio, potro de tortura, altar sagrado.

Pero Frida, por supuesto, era un animal herido. Esa herida perpetua, ese cuerpo aterradoramente lacerado (a menudo tan débil que solo en la cama se sostenía) se convirtió en el protagonista absoluto de su vida y de su obra.

De esta manera empieza el relato que Rosa Montero dedica a Frida Kahlo en su libro que, plagado de metáforas y muchísimo humor, nos lleva de la mano para presentarnos a 15 mujeres atípicas e inusuales, ya sea por su talento, por sus pasiones o por su personalidad.

Resultado de imagen para Portada Historias de mujeres

Portada de Historias de Mujeres, de Rosa Montero. Vía Enfemenino.com.

Son mujeres entre las cuales, según la propia autora, “las hay generosas y las hay malvadas, cobardes, o valientes, turbulentas o tímidas; todas son, eso sí, muy originales y algunas resultan pasmosas por lo extraordinario de sus peripecias. Pero creo que, por muy raras que parezcan, siempre podemos reconocernos en ellas. Y es que cada uno de nosotros encierra dentro de sí todas las vidas”.

¿Qué es lo que más me gusta del estilo de Montero? Que es amena. Que te ríes con ella y con sus historias cada vez que pasas cada página. Que no te cuenta lo que todo el mundo sabe. Que te revela historias de lo más curiosas.

Como cuando relata que Agatha Christie (la pionera de la literatura de misterio) vivió durante meses en una tienda de campaña en el desierto de Siria y se casó en segunda nupcias con un hombre quince años más joven (en una época en que hacer algo así era mal visto).

Agatha Christie, en 1936. Vía Cultura inquieta.

Portadas vintage de libros de Agatha Christie. Vía Le curieux Monsieur Cocosse | Journal.

De Mary Wollstonecraft (la madre de Mary Shelley, la autora de Frankenstein) nos relata que fue la primera escritora capaz de dedicarse, por completo y de manera profesional e independiente, a escribir en el Londres del siglo XVIII. Y, además, con su escrito Vindicación de los Derechos de la Mujer estableció las bases del feminismo moderno y se convirtió en la mujer más famosa de Europa.

Retrato de Mary Wollstonecraft. Vía biography com.

La vida turbulenta e intelectual de Simone de Beauvoir también tiene cabida en el libro: sus ideas, sus amores, sus amantes, su vida intelectual… si quieres tener un panorama bastante amplio de esta mujer tan fascinante, este libro es una excelente opción.

Simone de Beauvoir. Vía wordsofwomen.com

Si se trata de mujeres que a corta edad vivieron de manera intensa, irrumpe en el desarrollo del libro la historia de Isabelle Eberhardt, joven escritora suiza que se hacía pasar por un hombre musulmán y que, en 1904, murió a los 27 años, en el pueblo argelino de Ain Safra.

Isabelle, también conocida como Mahmoud Saadi, quien hablaba francés, alemán, ruso, latín, árabe, italiano y un poco de inglés, “recorrió el Magreb ataviada de hombre; dormía en el desierto con los beduinos… La ordenaron en la orden sufí más importante, los Qadyria, toda una proeza siendo extranjera, y aún más siendo mujer”.

Isabelle Eberhardt vestida con ropas árabes en Ginebra, en 1885. Vía Research Gate.

Y a este abanico de mujeres adelantadas a su tiempo y que rompieron el molde, se unen, entre otras, las vivencias de Margaret Mead, la antropóloga que escribió “39 libros, 1,397 artículos y 43 obras filmadas o grabadas, y llevó a cabo una quincena de estudios de campo en lugares remotos”.

Margaret Mead, en una visita antropológica. Vía Barnard.edu.

Y también la vida de las hermanas Brontë, novelistas y poetas que tuvieran la dicha de que su padre alentara sus inclinaciones artísticas, a pesar de que en esa época a las mujeres se les animaba a aprender a bordar, pero no se les mandaba a la escuela (Jane Eyre y Cumbres borrascosas fueron escritos por Charlotte y Emily Brontë, respectivamente).

Jane Eyre, la película basada en el libro, es protagonizada por Mia Wasikowska, también protagonista de Alicia en el país de las maravillas.

Estamos acostumbrados a pensar que las biografías son libros aburridos, con ese estilo periodístico que cansa y ahuyenta. Pero Montero nos sumerge en un universo paralelo que se remonta a varias épocas de la historia, que nos maravilla con datos de lo más interesantes y que permiten mostrar “una historia que está en la historia y que solo se puede rescatar aguzando el oído y escuchando los susurros de las mujeres”, según nos dice Rosa Montero.

Sin duda, me encantaría ser como muchas de esas mujeres que Montero retrata en su libro: fuertes, poderosas, activas. Inteligentes y que no dejan que otros las obliguen a ser versiones de segunda categoría de lo que se supone debe ser una mujer.

En este 2017, Montero ganó el Premio Nacional de las Letras Españolas, el máximo honor que otorga el Ministerio de Cultura de España. Con esto queda más que claro que Montero es una escritora extraordinaria que ha enamorado a millones de lectores con sus relatos, en los que siempre destaca la fuerza, la valentía y la naturaleza de las mujeres.

Rosa Montero, sin duda, quiero ser como tú.

Rosa Montero: única y original, a cualquier edad. Vía Zenda libros.com

Fuentes consultadas:

Montero, R. (1995). Historias de mujeres. Santillana Ediciones Generales: España.