Sagitario: la energía del centauro está en ti


Del 22 de noviembre al 21 de diciembre

 

Elemento: fuego.

Cualidad: mutable.

Regente: Júpiter.

Símbolo: el arquero.

Modo: intuición.

Lema: “Yo filósofo”.

Piedras de Sagitario y sus usos:

Turquesa: protege contra catástrofes.

Amatista: genera suavidad de carácter y aumenta la capacidad de entendimiento.

Colores de Sagitario:

Azul dénim, beige y bronce.

Áreas del cuerpo que Sagitario debe cuidar:

Caderas, muslos, hígado, venas y el sistema muscular.

Signos a los que los sagitarios se sienten atraídos:

Géminis, Leo, Aries y Libra.

Personalidades Sagitario famosas:

Tina Turner, Britney Spears, Christina Aguilera, Walt Disney, Édith Piaf, Mark Twain, Gael García Bernal, Hailee Steinfeld, Jim Morrison, Taylor Swift, Miley Cyrus, Frank Sinatra, Katie Holmes, Scarlett Johansson, Julieta Venegas y Diego Rivera.

Sagitario, eres el noveno signo del zodíaco y el tercero y el último de fuego (después de Aries y Leo). El planeta que rige tu signo es Júpiter, y simboliza la filosofía, esa necesidad tuya de analizar los grandes temas de la vida (qué será de tu vida mañana y por qué eres como eres, solo para poner unos cuantos ejemplos de lo que inunda tu mente).

Júpiter (también llamado Zeus) es el dios principal de la mitología griega y romana. Para acercarse y seducir a las mujeres, adoptaba diferentes formas no humanas (en forma de lluvia, por ejemplo). En la pintura “El rapto de Europa”, de Jean-François de Troy, se representa cómo Jupiter tomó la forma de un toro para secuestrar a la joven Europa, a quien lleva sobre su lomo a Creta.

Además, por la influencia de Júpiter, eres de esas personas que jamás se quedarán estáticas, que cambiarán con el tiempo, que buscarán nuevos y diferentes horizontes. Estás destinada a evolucionar… aunque tú no lo quieras, aunque no te lo propongas.

Las energías de Júpiter te convierten en una optimista por naturaleza y, por eso, no se te escapa verle a todo el lado bueno. ¿Te ofrecen el trabajo de tus sueños, pero para ello debes mudarte? No encuentras ningún problema en ese asunto, solo la oportunidad para emprender una aventura, adaptarte a un nuevo lugar y conocer a más personas. Y es que para ti no existe la palabra “obstáculo”: solo “reto” y “posibilidad”. A ti no hay nada que te detenga.

De seguro habrás notado que Sagitario es representado por un sabio centauro (mitad hombre y mitad caballo), con un arco en la mano. Es decir, estás dividida en dos: tienes la parte filosófica del ser humano y la energía del caballo. Esa energía natural te impulsa siempre hacia adelante, como si tu meta fuera sobrevivir a toda costa, vivir con intensidad, avanzar. Esa misma energía te lleva a decidir de manera segura y clara, sin dudar y sin echarte para atrás.

Muchas leyendas aseguran que los centauros son criaturas aficionadas a la astrología. Vía expertissm.

Y a esa gran fortaleza hay que agregar que ves el contexto de todo y el panorama completo de cada situación e, incluso, de la gente. De manera intuitiva logras apreciar el cuadro completo de la pintura, el cuadro completo de la vida, y los pequeños detalles y los brochazos de pintura de la existencia te sirven para entender el panorama que está ante ti.

Esa cualidad lo sueles aplicar a todo, incluso al amor. Generalmente, cuando amas, amas a la persona completa. Sobre todo, amas la forma en que te hace feliz, porque eso es lo más importante. No te importa que el objeto de tu amor sea desordenado, que se ponga la misma camisa horrible cuando van al cine o que deteste llenarse de los pelos de tu gato.

Cuando te enamoras, no vas ciega ni ingenua a los brazos del amor. Sin embargo, sabes que pesa más lo bello que lo feo, más lo bueno que lo malo. Y que, en resumidas cuentas, es un maravilloso ser humano que no es perfecto, pero que a ti te da alegría.

Sagitario, veloz centauro, también eres muy hábil apuntando al centro de todo. De tu corazón y del de otros. Eres una arquera que dispara al centro de las situaciones en las que te ves envuelta. Así que puedes ser capaz de identificar la causa exacta del porqué una relación terminó, del porqué tu corazón se agita cuando ves a alguien específico.

Tú llamas a todo por su nombre y sabes qué es lo que aflige a tu corazón. Sabes desenredar la maraña de tus sentimientos y descubrir lo que agita tu alma. Le pones nombre al sentimiento, resuelves la situación y sigues adelante. A ti la vida no te toma por sorpresa. Y tus sentimientos tampoco.

Por otro lado, Sagitario es un estado evolutivo entre Escorpio y Capricornio, que convierte las energías fijas y poderosas en aspiracionales, terrenales y pragmáticas. Y esto tiene mucha lógica, con el hecho de que tu signo representa el noveno período de la vida (es decir, una edad entre los 56 y los 63 años), por lo cual tienes la personalidad de una mujer empoderada que no depende de su familia y que ya no está entregada a las responsabilidades familiares. Eres alguien libre para entregarse a sus curiosidades, a leer, a vivir, a salir y a disfrutar.

Eres libre y te diriges hacia tus propósitos con la fuerza de un caballo. Eso quiere decir que nada ni nadie te puede detener cuando deseas algo. Las flechas del centauro buscan siempre llevarte hacia las estrellas, alcanzar metas elevadas. Tienes unas grandes ansias de comerte al mundo, porque tus ideales están más allá de lo que tus manos pueden alcanzar sin un arco.

Siempre buscas hacer lo mejor, y si hay que actuar, lo haces sin pensarlo dos veces. Esta característica de tu personalidad tiene un lado negativo: a veces, las flechas que disparas desequilibran tu vida, porque te excedes en lo que te propones… A veces apuntas demasiado lejos o demasiado rápido.

Otra de las características de tu signo es que buscas que el mundo sea más bueno, justo e igualitario. Y por eso te das a los demás y te gusta mejorar lo que está a tu alrededor: tu mundo, tus relaciones… y también a ti misma.

Pero esa no es tu única fortaleza, Sagitario. Quizás la que más te caracteriza es la honestidad de tus intenciones, y que cuando crees en algo, lo haces de manera firme. Por eso expresas tu opinión de manera fuerte y clara, sin miedo. Te “enamoras” de tus ideas y te “casas” con ellas, sin que haya posibilidad de divorcio. Y muy acorde con ese forma de vida, también te gusta la gente que se compromete con sus principios e ideales.

No sería raro que fueras de los sagitarios más aguerridos en este sentido: hay quienes reniegan totalmente de los valores de la sociedad. Por eso es común que entre los de este signo haya veganos, fervientes seguidores de alguna fe religiosa, otakus de corazón, animalistas por convicción…

Joven participa en una protesta en Estambul, Turquía, realizada el 22 de junio de 2013. Vía OZAN KOSE/AFP/Getty Images, fotografía utilizada en el artículo 60 Stunning Photos of Women Protesting Around the World, del Huffington Post.

Otra característica que te viene destinada por los astros: eres una eterna estudiante. Tal vez no seas de querer pasar todo un día sentada en un salón de clases, pero amas el conocimiento y puede que te interesen mil y un temas: quizás sea el diseño gráfico, la moda, la filmografía, el yoga, la literatura de finales de siglo XX…

Tienes una gran sed de conocimiento. No es infrecuente que muchos sagitarios estén obsesionados con los animales y con el mundo fuera de la atmósfera terrestre, pues estos son dos grandes temas en los que todavía hay muchos misterios por descubrir.

Es en esa búsqueda de conocimientos que surge la centauro viajera, trotamundos, que puede haber escrito, en su to do list, ir a la milenaria Petra o tumbarse en el desierto de Atacama. Incluso si pasas confinada en las cuatro paredes de tu casa, tu mente jamás encontrará muros que la detengan y viajará aunque tu cuerpo no lo haga: explorarás tus pensamientos, y desarrollarás nuevos y desafiantes proyectos.

El desierto de Atacama tiene más de 105, 000 kilómetros cuadros y es el más árido de la Tierra. Vía chile.travel.

Petra es llamada, a menudo, la octava maravilla del mundo antiguo. Vía visitjordan.com.

Siempre estás ocupada, siempre estás aprendiendo. Por eso aburrirte no es un estado que vaya contigo. Eso sí, aunque tu espíritu te impulse a aprender, a vivir, a conocer, cuando encuentras tu ruta, tu camino, no te alejarás de ella. Lo único que necesitas es “besar” a muchos “sapos” para encontrar tu verdadero destino. Si encuentras al sapo correcto (es decir, el camino que en verdad es el tuyo) no dudarás en aferrarte a él.

Bueno, ya te diste cuenta de que tienes maravillosas cualidades. Pero eso no quiere decir que no tengas debilidades. Las tienes, Sagitario. Trata de hacer memoria en todas las ocasiones en que te has metido en tremendos problemas por defender tus opiniones idealistas. No te alcanzan los dedos de la mano para contar todas las ocasiones, ¿no es así?

Eres capaz de decirle en su cara, hasta al más conflictivo, que está equivocado, y de discutir a muerte para convencer al otro de que tú tienes la razón. Incluso ante los argumentos más convincentes, tú sigues imponiendo tu verdad y tus opiniones. Aunque sepas que tus razonamientos son como una mochila con un agujero en el fondo, seguirás asegurando que tienes la verdad absoluta y única en todo el universo.

Pero esa no es tu única debilidad. También sueles cometer la imprudencia de condenar y juzgar a otros por no ser como tú, por no creer en lo mismo. Cuidado con eso, Sagitario, porque con esa actitud te vas a meter en discusiones interminables y te vas a ganar a más de algún enemigo, que recordará tus palabras por mucho tiempo y que querrá hacerte la vida difícil en el futuro.

Ya te he dicho que eres un caballo veloz. Un verdadero caballo de carreras que apunta alto, que difícilmente se cansa, que anda por el mundo como si fuera su casa, que es capaz de salir con una pancarta a la calle… pero no creas que eres invencible. A veces llegas a creer, al sentir en tu cuerpo y espíritu la fuerza del centauro que te acompaña, que tu energía es inagotable. Pero no abuses de ella porque, a ese ritmo, vas a terminar muriendo de cansancio o te va a dar un paro cardíaco.

Creer que no necesitas descanso es tu talón de Aquiles. Y otro gran peligro es dejar que la falta de motivación y de confianza echen raíces en tu corazón. No permitas que eso suceda. Porque al llegar no tendrás ni fuerzas para levantar el arco ni el coraje para iniciar una carrera más.

Querida Sagitario, centauro que apunta directo y firme, pero cargada de demasiada energía: confía en ti misma, pero no te creas superwoman. Porque hasta los caballos más fuertes necesitan descanso. Porque ninguna persona lo sabe todo y tiene en sus manos la verdad absoluta. Porque hasta las mujeres más convencidas de lo que dicen deben abrir los oídos para escuchar lo que no quieren oír y, en algunos momentos, callar para aprender. Porque también se aprende cuando aceptamos que no siempre tenemos la razón.