Pasión, fuego, amor, poderío… Rojo


Rojo es el color de la pasión. Del febrero asociado al San Valentín. De la sangre. Y de la vida. De las lunas que tiñen el firmamento de una manera que estremece. De los labios que destilan seducción.

Es el color al que asociamos la vitalidad desmesurada, que nos recuerda a la sangre que nos mantiene con vida. Y quizás porque lo asociamos con la vida, por descontado lo asociamos al erotismo y a la sexualidad.

El rojo es tan importante en el espectro de color, que es el primero que el ser humano ve, después del blanco y negro. También es el primer color que los bebés ven, y quienes despiertan de una lesión cerebral.

Modificación corporal de las tribus del Amazonas. Vía Vix.com.

La historia del color rojo es milenaria. Y es que restos antropológicos indican que ya se conocía desde hace 40,000 años, cuando algunas tribus de cazadores pintaron su cuerpo con este color. En algunas zonas del mundo los cadáveres se incineraron en polvo rojo, para evadir a los espíritus malignos. Y hay cuevas de la época paelolítica cuyas paredes están repletas con imágenes de diferentes especies de animales. Son 11,000 las cuevas (en diferentes partes del mundo) que tienen estas pinturas tinturadas de rojo.

Cueva de Altamira, en España. Vía i.live.spain.com.

También era rojo el color que utilizaron las novias romanas el día de su boda. Y en la actualidad, todavía lo utilizan las novias chinas (y las parejas reciben huevos rojos como regalo para el primer hijo).

Rojo, durante muchos siglos, ha sido el color de la sangre de Cristo, del cristianismo, de la nobleza, de las coronaciones. Por otra parte, en muchas culturas representa al fuego. Y el fuego, a su vez, simboliza el dinamismo, el liderazgo, la confianza, la agresión y la hipersensibilidad.

Rojos eran los textiles que encontraron en México los españoles en los años de 1500. El color, el cual provenía de la cochinilla, fue un boom. Y, por supuesto, los conquistadores no dejaron escapar la oportunidad de hacer negocio con estos textiles.

Rojo… rojo es el color de la revolución, de la anarquía. Y el color del amor descarnado, de la más sensual pasión. De la vivacidad en carne viva.

Rojo es el color, además, del “little red dress”… de ese vestido que usamos cuando queremos destacar, y al que homenajeamos con esta lista de famosos vestidos (además de uno que otro abrigo), entre los cuales, sin duda, reconocerás a más de una prenda que te robó el corazón cuando la viste:

Arrow
Arrow
Elizabeth Taylor: imponente en color rojo. Vía i.pinimg.com.
Slider