Audrey Hepburn: 9 datos básicos para conocer a la mujer tras la leyenda

Comparte en:

¿Qué viene a tu mente cuando piensas en Audrey Hepburn? Sin duda muchas ideas, pues su huella y legado han perdurado a través de los años y la han convertido en una leyenda mundial.

Fue una gran actriz, un ícono de la moda, y una gran benefactora y abandera de varias causas sociales. Si aún no la conoces, hay muchísimas películas en las que puedes encontrarla: Desayuno con diamantes, Vacaciones en Roma, Sabrina… pero Hepburn fue mucho más que una cara bella y unos ojos enormes mirando a una cámara.

Por eso, este día te contaremos algunos aspectos peculiares de su vida frente y fuera de las cámaras:

El mítico outfit de “Desayuno con diamantes” (sin duda, me gusta más el título en inglés). Esta película, por cierto, está disponible en Netflix. Vía People.

N.º 1: Nació en Bélgica 

Específicamente en Ixelles, en 1929, de madre holandesa y padre británico. Un dato fascinante es que, por la cercanía de Bélgica con otros países, así como por su carrera como actriz, Audrey logró dominar con fluidez varios idiomas, como el inglés, holandés, francés, italiano y español.

 Audrey Hepburn hablando en inglés, francés, español, italiano y alemán. Vía YouTube

N.º 2: A los 5 años comenzó a estudiar ballet

Su primer sueño fue ser bailarina profesional, pero se trasladó a Londres y comenzó a estudiar teatro. En ese periodo fue cuando un cazatalentos de Paramount la descubrió y la convenció de probar suerte en el mundo del cine (para fortuna de todos nosotros).

Su carrera como bailarina le sería de gran ayuda en su carrera actoral. Vía trending.womensforum.com.

N.º 3: Fue la mejor musa de Givenchy

Audrey fue amiga cercana del diseñador Hubert de Givenchy, y lució algunos de los vestidos y trajes más icónicos de este (el hermoso little black dress de Desayuno con diamantes, por ejemplo).

Asimismo, Audrey lució un vestido del diseñador, cuando se casó por segunda vez. Tiempo después, la firma de moda, siempre fiel a su amor por la actriz, lanzó un perfume dedicado a ella: L’Interdit.

La segunda boda de Audrey (y su mítico vestido rosa). Vía ingrum.org.

Hepburn, vistiendo un modelo rosa de Givenchy. Vía Artsy.

N.º 4: Logró nominaciones en los premios Óscar por varias de sus películas…

Y al final lo obtuvo por Vacaciones en Roma. Además, en 1992 obtuvo un premio Bafta por su trayectoria.

Escena de “Vacaciones en Roma”. Vía vintage.es.

N.º 5: ¡Cantaba!

Sí. Aunque en la película My Fair Lady su voz fue doblada por Marni Nixon, en Desayuno con diamantes podemos disfrutar una hermosa interpretación suya: Moon River.

 Audrey Hepburn interpretando “Moon River”. Vía YouTube

N.º 6: Su estilo, sencillo y cercano, así como su belleza, la hicieron un ícono atemporal

Todavía en la actualidad, su forma de llevar el flequillo, el moño en lo alto de la cabeza, los hermosos ojos almendrados y las cejas pobladas siguen siendo imitados.

Y lo curioso es que, quienes la conocieron, declaran que la actriz era una mujer sencilla y humilde, que a pesar de ser elegante y tener porte nunca se comportó como una diva inaccesible.

La actriz estaba nerviosa y feliz cuando obtuvo su premio Óscar a Mejor Actriz por “Vacaciones en Roma”. Vía Everything Audrey.

N.º 7: Uno de sus sueños era ser madre…

Y en sus dos matrimonios lo convirtió en realidad. Con Mel Ferrer engendró a Sean Ferrer y en su segundo matrimonio, con Mario Dotti, tuvo a Luca Dotti. 

Mención aparte es el hecho de que ambos matrimonios fracasaron, lo que causó profunda tristeza a la actriz.

Audrey, con uno de sus hijos. Vía last.fm.

N.º 8: Supo envejecer con mucho estilo

Contrario a otras actrices o actores que no aceptan el paso del tiempo, ella lució con mucha elegancia su cabello encanecido y siempre frondoso, así como sus arrugas en un rostro, que jamás dejó de sonreír.

Audrey Hepburn, como Embajadora de Buena Voluntad de la Unicef. Vía Michaela.com.

N.º 9: No solo fue una gran actriz

Hepburn fue Embajadora de Buena Voluntad de Unicef. Cuando aceptó asumir este rol, expresó lo siguiente: 

Puedo testificar lo que Unicef significa para los niños, porque yo estuve entre aquellos que recibieron comida y ayuda médica justo después de la Segunda Guerra Mundial… Tengo una gratitud de mucho tiempo, así como confianza en lo que Unicef hace.

Como parte de su labor estuvo en Somalia, en otros países de África, así como en Asia y América. 

Audrey murió por un cáncer de colon, en 1993, y un año después nació la Audrey Hepburn Children’s Fund. A pesar de su muerte, es indudable que el nombre de la actriz ha quedado para la posteridad. Como actriz, activista y musa. Como mujer y personalidad. Como la chica que viaja a Roma y encuentra el amor. Como la chica que fantasea, vestida con su mejor outfit, frente a la vitrina de una lujosa tienda departamental. Como la chica que transmite ingenuidad y una belleza cándida… La vemos en pantalla y agradecemos que haya existido una Audrey Hepburn.