Lujo, derroche y drama: adaptaciones cinematográficas de El gran Gatsby


Lujo, decadencia y un amor tormentoso… Estas, y otras más, son las razones para ver (y leer) las adaptaciones cinematográficas de “El gran Gatsby”.

¿Cómo te imaginas la década a la que se conoció como “los salvajes años veinte” o, en inglés, “the roaring twenties”? Esa etapa de la historia con sus entreguerras y subibajas económicos y políticos marcó un hito en la moda, la música y la sociedad. Fue una época glamorosa y bella a la vez, que se ha evocado con nostalgia en gran cantidad de películas, series y libros. Pero quizá ninguna lo ha hecho mejor, y de manera tan fascinante, como el convulso escenario que nos presenta El gran Gatsby, novela escrita en 1925 por F. Scott Fitzgerald, uno de los mejores escritores del siglo.

De hecho, cuando pienso en los años veinte y en su contexto me es indispensable, indisoluble, no dejar de pensar en esta novela. Eso, y en la frase con la que Jay se refiere a Nick Carraway, el protagonista de esta: “Old Sport”, o “compañero”.

flappers el gran gatsby guddi

Las flappers: las míticas mujeres que rompieron con muchos cánones imperantes por siglos: bebían alcohol en público, fumaban, bailaban con desenfreno, conducían sus propios automóvil y desplegaban una belleza que, en otro tiempo, pudiera haber sido considerada poco femenina. Además, usaban mucho maquillaje y joyas, previos símbolos exclusivos de las prostitutas. Vía El País.

Aunque la crítica no se rindió ante ella cuando fue publicada, y en su primer año solo vendió 20,000 copias, el tiempo demostró que es una joya de la literatura, aunque, lastimosamente, el autor no vivió lo suficiente para ver el éxito, completamente desalentado.

El gran Gatsby es una importante novela de la historia estadounidense. De hecho, su autor Francis Scott Fitzgerald, lo dijo al terminar de escribirla: “He escrito la mejor novela de los Estados Unidos de América.” Sin duda, no se equivocaba. Y es que la novela condensa parte de la caótica y derrochadora sociedad de la primera mitad de la década de 1920 y, a su vez, la frivolidad de las clases altas que se disputaban su respeto entre los “nuevos ricos”, considerados unos advenedizos sospechosos y “herederos” de linaje.

bolso el gran gatsby. guddi

La icónica portada de la primera edición de esta novela. Vía El Chilango.

Esa separación es parte de lo que impulsa el conflicto en la historia. Eso, y el misterio que envuelve a su personaje principal: el irresistible, carismático y reservado señor Jay Gatsby. Gatsby representa la pujanza de una sociedad que quiere salir de la pobreza, labrarse un nombre, pero que se enfrenta a tradiciones férreas que lo impiden. Curiosamente, también representa la añoranza del pasado. Aunque Gatsby tiene una fortuna inimaginable y deslumbrante, el vacío que lleva consigo no lo puede llenar nadie más que su viejo amor Daisy Buchanan, a quien ha idealizado durante años.

mia farrow el gran gatsby. guddi

Mia Farrow, como una frívola y adinerada Daisy Buchanan. Vía IMDb.

bello-el-gran-gatsby-guddi

Una de mis escenas favoritas se da al interior de la casa de los Buchanan: es un escenario con una paleta de colores tenues y una atmósfera que refleja que en ese lugar todo lo que importa es el dinero. Vía i.pinmg.

La historia es relatada en primera persona por Nick Carraway, un joven de buena familia pero sin un centavo, que llega a Nueva York para hacer fortuna en la naciente pujanza de Wall Street. El personaje consigue alquilar (por USD 80, ¡una ganga incluso para esa época!) una cabaña hermosa en el conocido West Egg, una zona de la bahía donde se afincan los nuevos ricos (es curioso, pero en todas las versiones cinematográficas la han construido tal y como la imaginé).

Su vecino es el señor Gatsby, quien vive en una suntuosa e impresionante casa, donde cada semana se organizan fiestas donde todo el mundo llega, aunque nadie es invitado. Excepto Nick, quien al cabo de pocos días recibe una invitación del mismísimo señor Gatsby… invitación originada por una razón importante. Poco a poco, Nick descubrirá por qué el señor Jay Gatsby tiene su casa justo frente a la casa de su prima Daisy, al otro lado de la bahía, en el East Egg, donde viven los ricos de linaje. También comprenderá por qué Jay parece que siempre quiere tocar una luz verde que ilumina todas las noches desde el otro lado de la bahía.

adaptación-el-gran-gatsby-guddi

La adaptación de 1974 tuvo como protagonista a Robert Redford: sin duda, un actor que representó al personaje con mucho estilo. Vía i.pinmg.

La historia se desarrolla con un ritmo rápido y encendido, tal y como la época lo demanda. Recordemos que es el tiempo del nacimiento del jazz y de la prohibición de la venta de alcohol (así como del auge de su contrabando). Son los años previos a la aparatosa caída de Wall Street, época en la que todo sucede de manera vertiginosa. Esta es, precisamente, una de las razones por las que engancha (lo digo por experiencia: la leí de un tirón, en dos noches, precisamente porque no te da espacio de detenerte, y quieres saber más y más).

Además, la construcción de los personajes, con sus vicios, manías, fascinaciones y virtudes, es destacable. Como ya había dicho, es una época de derroche, locura y de personajes vacíos, cargados de dinero (una frase de Gatsby es, precisamente: “Tiene la voz llena de dinero”, en referencia a su amada pero frívola Daisy). Pero no todos son así, y eso es lo que Nick destaca del señor Gatsby, el único que para él vale la pena en esa vorágine.

fiesta-el-gran-gatsby-guddi

La dirección de arte de la película de “The Great Gatsby”, de 2013, le valió dos premios Óscar: al mejor diseño de vestuario y al mejor diseño de producción. Vía i.pinmg.

Como toda buena historia, ha sido llevada a la pantalla grande en varias ocasiones: de hecho, hay tres películas sobre ella. La primera es una película muda de título homónimo, que se produjo en 1926, y la segunda es de 1949: sobre ambas se sabe que existieron y se tiene registro de ello, aunque acceder a las películas es muy difícil. Dejando a un lado estas dos versiones, la primera adaptación famosa fue la de 1974, y cuenta con la participación de Mia Farrow como Daisy Buchanan, la esposa de Tom Buchanan, el amigo de la infancia de Nick.

Aunque esta película hizo historia (por abordar el relato en cuestión por primera vez), también es de mencionar que no tiene una buena calificación en el portal Rotten Tomatoes, sobre todo por la exagerada actuación de Mia Farrow.

Aunque no es mi adaptación favorita, sí debo admitir que me gusta el esfuerzo que realiza en retratar el despilfarro, y el carnavalesco aire festivo de esa época y clase social. Por otro lado, el final del filme es fiel al de la novela, lo cual ya tiene su mérito.

La versión de 1974 se basa en un guion de Francis Ford Coppola. Vía YouTube.

Mi adaptación favorita es la de 2013, protagonizada por Leonardo DiCaprio como el Señor Gatsby, Tobey Maguire como Nick, Carey Mulligan como Daisy, e Isla Fisher como la amante de Tom Buchanan: Myrtle. Destacable, además de su elenco, es la calidad estética y los efectos que ayudan a construir la atmósfera un poco cargada y fantasiosa de la historia, con ese ritmo trepidante muy similar al de la novela.

Sus primeros minutos son vertiginosos: la acción transcurre de un lado a otro, de la fiesta a la calle, en el auto, en casa, en el tren, en un apartamento. Todo es un ir y venir, tal y como las acciones que se van sucediendo. Esta sucesión trepidante es importante, pues hacia el final de la película percibes cómo la historia va bajando sus revoluciones, acoplándose a la complejidad. Si al principio todo es brillante y nuevo, a medida que conoces el peso de las acciones y los personajes, todo va ralentizándose.

La mezcla entre lo moderno y el tema de época, sin duda hacen de esta película algo impresionante. Vía YouTube.

Es destacable en esta adaptación que la música retoma elementos de la década de los años veinte (el sonido del jazz, las voces, las orquestas), pero lo adapta, como si la música trascendiera y fuese una composición atemporal. Escuchas beats muy modernos, mezclados con el sonido del jazz, y eso te atrapa.

Además, es notable (y muy acorde con el tema) el uso de la canción Young and Beautiful, de Lana del Rey, la cual se ha utilizado en varias escenas, sobre todo en las románticas protagonizadas por Daisy y Gatsby. Son momento de intensa juventud y belleza, en los que nadie parece tener tiempo para pensar en el pasado o en el futuro.

Así que si quieres vivir una historia intensa, conocer la locura de principios de siglo y disfrutar de una excelente narración, tienes que leer El gran Gatsby que es, sin duda, una joya literaria. En cuanto a las películas, si bien la adaptación un poco más fiel es la de 1974, en aspectos argumentales y estéticos recomiendo la de 2013 (aunque en ambas hay escenas que retratan pasajes del libro de manera fiel). Además de las películas antes mencionadas, existe una adaptación de 2000 de una película para televisión, en la que Paul Rudd interpreta a Nick.

Tú decidirás el mejor camino para disfrutar de esta narración, pero, sin duda, al terminar de leer el libro o de ver la película, terminarás como muchos quienes han sido seducidos por esta historia: con ganas de haber asistido, al menos, a una de las salvajes fiestas de los años veinte.