Géminis: eres la brisa nómada que conquista a donde va


Del 22 de mayo al 21 de junio

Elemento: aire.

Cualidad: mutable.

Planeta regente: Mercurio.

Símbolo: los gemelos.

Modo: pensamiento.

Lema: “Yo comunico”.

Piedras de Géminis y sus usos

Citrino: Mejora la comunicación.

Ámbar: Permite que la imaginación de altos vuelos aterrice.

Turmalina: Ayuda a la concentración

Colores de Géminis:

Amarillo y verde claro

Áreas del cuerpo que Géminis debe cuidar:

Manos, hombros, sistema nervioso y sistema respiratorio superior.

Signos a los que Géminis se siente atraído

Virgo, Libra y Sagitario.

Personalidades Géminis famosas:                                                                              

Tupac Shakur, Kendrick Lamar, Johnny Depp, Mark Wahlberg, reina Victoria, Natalie Portman, Angelina Jolie, Nicole Kidman, Marilyn Monroe, Kanye West, Morgan Freeman, Rafael Nadal, Dave Franco, Kylie Minogue, Lana del Rey, Judy Garland, Ana Frank, Zoe Saldaña, Helena Bonham Carter, Priscilla Presley, Edward Snowden, Ice Cube, Paul McCartney, Bob Dylan, Che Guevara, Shia LaBeouf, Ian McKellen, Colin Farrell, Jorge III, Brooke Shields, Iggy Azalea, Mary-Kate Olsen, Ashley Olsen, Kate Upton, Anna Kournikova, Heidi Klum, Russell Brand, Lenny Kravitz, Neil Patrick Harris, Hugh Laurie, Salman Rushdie, Venus Williams, Ginnifer Goodwin, Harriet Beecher Stowe, Joyce Carol Oates, Boy George, Richard Wagner, Ralph Waldo Emerson, Walt Whitman, Alanis Morisette, Courteney Cox, Naomi Campbell, Isabella Rossellini, Peggy Lee, Paulina Rubio, Ana Tijoux y Alfonsina Storni.


Géminis, tercer signo del zodiaco, aéreo y etéreo como el viento, eres la rapidez de pensamiento y la facilidad de comunicación que atraviesa cualquier momento, cualquier espacio y que anida rápidamente en los pensamientos ajenos. Y dada esa característica aérea, tu vida pasa por el filtro de tus pensamientos, aderezado con un poco de emoción a flor de piel.

La maquinaria de tu intelecto, sumamente vivaz y activo, está finamente engrasada y discurre ideas, planes, proyectos, conceptos, opiniones… trabaja día y noche, no descansa ni en sueños. Eres lo que piensas y pensar es lo que eres.

Y es que, Géminis, vives constantemente en el mundo de las ideas. Y conoces al mundo a través del logos platónico. Por eso, tu mejor manera para creas redes, más allá que un cálido abrazo, es con el intenso debate, en el que los puntos de vista salen desperdigados como flechas, no en ese afán por demostrar una verdad absoluta, sino en un ejercicio mental como de quien arma un cubo de Rubik. El chiste está en el juego, en la dinámica de prolongar el ejercicio mental. Para ti, pensar equivale a jugar. Y el juego es vida.

Eres, pues, un atleta cerebral que gusta de desplegar sus poderes expansivos que crecen, mutan y se desarrollan a una velocidad vertiginosa, que rápido pasan de su estado juvenil a uno más adulto. El poder del pensamiento rige tu vida, y se capitaliza en la potencia de tu expresión verbal, que es producto de la influencia de Mercurio (o Hermes). Fuerte y seguro, dices lo que piensas. Sin miedo, te atreves a declarar tu opinión, aunque los demás piensen muy diferente. Encuentras las palabras justas para el momento justo, te deleitas con las consonantes sonoras, y te encantan las frases que se deslizan con la dulzura y la facilidad con que se corta una rebanada de mantequilla con un cuchillo.

hermes geminis guddi

Hermes es, según la mitología griega, el dios mensajero, de las fronteras, de los viajes, del ingenio, del comercio, de la astucia y de los ladrones. En la imagen, escultura de Hermes que se encuentra en la estación Grand Central, en Nueva York, elaborada por Jules Alexis Coulan (1914), y en la cual Mercurio (o Hermes) está flanqueado por Hércules y por Minerva. Vía Jeff Zeldman.

Tu conversación puede ser fascinante (eres de los signos capaces de enamorar a pura plática), pero a veces puedes discurrir en pequeños detalles. En digresiones que asoman por aquí y por allá. Porque eres del tipo de personas que se detiene a ver a la pequeña hormiga que sale del agujero, en lugar de ver el paisaje completo. Te gusta el roce cargado de emoción, la nota de limón del pastel que estás comiendo, la esencia a bergamota del perfume que te aplicaste esta mañana, la sonrisa ladeada de la persona que copa tus fantasías, la manera en que huele tu perrito detrás de las orejas, la forma en que el azul del cielo tiene la misma temperatura de color que el techo de aquella casa pintoresca y rural que ves en el horizonte… eres detalle puro, en su máxima expresión.

Quien te conoce dirá, además, que eres vida que resplandece y que llena de alegría a quien decida gravitar cerca de ti. Eres la de los chistes hilarantes, la que disuelve las discusiones, la que se enternece al mirar un atardecer, la que quiere comerse al mundo e ir a un restaurante vietnamita hoy, y planear un viaje a Brasil para la siguiente vacación. Exudas vida, variedad y cambio, porque precisamente no puedes quedarte enclavada en un solo lugar, en una sola experiencia, y en un único tiempo.

Los gemelos son el símbolo de Géminis, el primer signo doble. Los gemelos se tienen para sí desde la concepción, conocen la alegría de jamás estar solos y el misterio de las conexiones misteriosas. Un gemelo busca a su hermano para arrimarse a él en la cuna y recordar el estado primigenio en el que compartían el mismo hábitat materno.

mapa celeste geminis guddi

De acuerdo con la mitología griega, los gemelos que representan a Géminis son hijos de Leda, la reina de Sparta, quien fue seducida por Zeus, quien había tomado la forma de un cisne. Esa misma noche, Leda también tuvo relaciones sexuales con su esposo. De ambos actos, la reina quedó embarazada y tuvo un embarazo cuádruple: la paternidad de dos de los bebés era del dios y la de los otros dos niños, de su esposo el rey. En la imagen, mapa celeste elaborado por Alexander Jamieson,  en 1822. Vía peoplesguidetothecosmos.com.

Como Géminis que eres, también necesitas a tu gemelo. Tal vez no a un hermano, pero sí a un alma gemela o a lo más cercano a ella. Necesitas tener con quien compartir esas pláticas interminables en las que puedas diseccionar al mundo y volver a componerlo. Con quien compartir las minucias de tu vida: el sueño que tuviste anoche, los planes para mañana, el relato del día en que te diste cuenta en que la vida la hacemos todos los días. Necesitas a alguien que te abrace por las noches, y que te regañe cuando te detienes a disfrutar demasiado de la vida y dejas de lado la responsabilidad. Necesitas la compañía, el afecto, la sensualidad, la ayuda que te provea aquella persona que fue capaz de entender tu energía y decidió quedarse a poblarla.

Ser de un signo doble también te motiva a adaptarte. Así que eres de las que viaja ligero por la vida, que hace amigos pronto, y que aplica la frase “a donde fueres haz lo que vieres”. Eres la rara combinación de alguien que puede adaptarse, pero que no mira atrás cuando la vida lo empuja a cambiar. Los vientos te indican que las tierras altas, prósperas y mejores se encuentran en el norte… y hacia allá apuntará tu corazón, aunque sea en la dirección contraria de donde te encuentres.

Eres un estado evolucionado entre Tauro y Cáncer, que transmuta energías fijas, terrenales y  prácticas en protectoras, empáticas y sensitivas. Y representas al tercer período de la vida, entre los 14 y los 21 años de edad. Así que eres el adolescente del zodiaco, y por ello para ti es importante tener a un grupo de amigos con quien reunirte para salir de fiesta el fin de semana, adquirir independencia y definir de manera marcada tu individualidad, así como la manera en que valoras la libertad personal por encima de todo.

alma de la fiesta geminis guddi

El alma de la fiesta: a quien todas las imágenes se dirigen. Vía psychedelic-babydoll.tumblr.

Como a los adolescentes, a ti, Géminis, te atrae la excitación y el cambio. Quieres ir a mochilear en algún momento de tu vida, o quizás sueñes con mandar todo al infierno y tirarte de cabeza a cumplir un sueño loco que no quieres dejar a medias. Muy probablemente pienses en mudarte de país, ya que te gustan las aventuras arriesgadas y lanzarte por la vida sin paracaídas. Así eres tú, Géminis.

libertad geminis guddi

Que el viento te despeine… y que tu vida vaya con el viento. Vía weheartit. com.

El aburrimiento es uno de tus peores enemigos. ¿Cómo se manifiesta en ti? El fin de semana no es para pasarlo en casa, te gustan las fiestas y la gente nueva, vas a exposiciones y a actividades de temas de los que no tienes ni idea (avistamiento de aves, huertos urbanos, graffiti, diseño de textiles), por el simple hecho de conocer algo nuevo. La novedad y la vida te llaman. La seguridad y el confort de lo conocido es para otros, porque para ti es la adrenalina de lo azaroso, de lo que no se sabe en qué va a terminar, pero que para ti promete experiencia y placer garantizado.

Y si algo a ti te da muchísimo placer es viajar. Solo o acompañado, pocas actividades te dan tantas satisfacciones… ver rascacielos enormes, caminar por ciudades en que lo nuevo y lo viejo se juntan, enamorarse de nuevos acentos, conocer estilos de vida diferente, probar comida callejera inimaginable, y saber lo que se siente perderse en una ciudad bonita y desconocida: eso es lo que te gusta.

Eso sí: eres tan curioso, que si algo llama tu atención vas a desviarte de tu camino… o por lo menos, del que tenías trazado. Así que te desentiendes de la vida cuando quieres, y vas hacia donde tus intereses te llaman. Así de sencillo.

viajar géminis guddi

Viajar: otro de tus placeres no tan culposos. Vía Instagram.

Usualmente tienes energía nerviosa que quemar. Haces ejercicio y no te cansas fácilmente. Tus proyectos son siempre de largo aliento. Te gustan las mascotas juguetonas, porque van bien con tu forma de vida. Puedes pasar noches en vela escribiendo, chateando, viendo películas… la energía de más te lleva al exceso. Y el exceso alimenta tus planes. La influencia del planeta Mercurio, el gran regidor de Géminis, se siente aquí. Mercurio fue el mensajero alado de los dioses, estableció récords en velocidad adonde sea que él volaba. De un lado para otro, sin detenerse, así iba Mercurio. Y es ese Mercurio el que alimenta el fuego interno que te consume.

Eres energía pura, Géminis, que llevas contigo y que atrae a la gente como un colibrí es atraído hacia el néctar de una flor. Conoces a montones de personas (literalmente hablando). Encuentras el lenguaje para hablarle a todos y tu continuo flujo de ideas y proyectos, así como tu facilidad verbal, te vuelven encantador para quienes te rodean y avivan cualquier fiesta y grupo social. Cool es tu segundo nombre, así que la gente llega a ti como imantada y seducida por tu encanto.

El problema surge en que, al ser un signo doble, te gustan las dobles vías en la vida. Apenas y te enganchas a un grupo, y ves algo que te llama la atención en otra fiesta y en otro lugar, así que no permaneces atado a ellos. Porque eres un elemento del aire, que gusta de la libertad, que va a donde la nariz le apunta. La importancia de no permanecer atados a algo o a alguien está tatuado en el archivo emocional de los geminianos.

Eso sí: como buen Géminis que eres, ejerces fascinación sobre la gente y a ti, en particular, te fascinan las personas, como si fueras una especie de antropólogo o psicólogo social. Desmenuzas el comportamiento humano, las claves sociales, los saludos dichos al azar, las palabras escogidas por una razón concreta, las miradas apenas sostenidas, los roces que hablan, las relaciones que dicen más de lo que aparentan… te gusta la naturaleza humana. Mejor dicho, te encanta.

Eres un signo fascinante, Géminis: quien te conoce jamás te olvida. Por eso mismo, ten cuidado y entrena tu yo, tu niño interior, pues si en tu caminar por la vida haces daño, el recuerdo de ello puede no ser olvidado. La gente rápido se engancha contigo, así que tu potencial destructor puede ser muy, muy alto.

Así que cuando quieras algo (o a alguien) de verdad, enfócate en ello y no te distraigas. Pon los pies en la tierra cuando sea necesario. Deja de ser dispersa. Prioriza el trabajo, cuando el momento te lo exija, y no dejes que el placer te embauque con cantos de sirena.

Aprende el valor del sacrificio. No todo en la vida es consentir tus placeres y tus deseos. Si en algún momento desagradas a otros es, en muchos casos, por esa actitud que es tan característica de ti, y que hace que los demás sientan que tú te llevas toda la diversión y ellos se quedan con todo el trabajo.

Géminis, querido Géminis… tú lo sabes muy bien: eres terriblemente impulsivo. Y en ese camino hay momentos en que atropellas a la gente que te rodea, dejas proyectos a medias, quedas mal con una y con otra persona, y dejas de pasar en el mañana. Porque no eres de hacer muchos planes, pero sí de tirarte a la vida. Es fascinante vivir así (hay sorpresas en cada esquina), pero no siempre es práctico y acarrea un riesgo enorme: pasarte la vida aprendiendo lecciones de vida… que sean resultado de tus errores.

Y recuerda que cuando todo falla, falta y desaparece, lo que queda es la gente que nos quiere, lo que queda es la familia y los amigos. Así que aunque tus ansias de libertad de lleven a emprender la siguiente aventura y dejar atrás a la gente que te ama, recuerda que tus pies pueden ser alados, pero tu corazón debe tener raíces. Porque todo barco siempre debe tener un ancla, aunque nunca la use. Porque todo ser humano debe saber hacia dónde volver la mirada cuando necesita reposar el alma.

Géminis, poderoso viento que va en una dirección y otra: recuerda que por donde pasas generas cambio y que nada permanece impávido a tu toque, que de sutil puede tener mucho, pero que siempre será provocador.

Géminis, viento que no nació para ser encampsulado: vuela libre y cumple tu destino, porque si alguien es capaz de recorrer largas distancias en la vida eres tú. Pero jamás olvides que trastocas el corazón de quienes te rodean con tu amor por la vida. Así que no abandones sin intentarlo primero, no desistas rápidamente, no saltes de un proyecto a otro, no te olvides de la amistad y del amor.

Y jamás te vayas sin despedirte, Géminis, viento poderoso, que jamás se queda en un solo sitio, pero que por donde pasa deja su impronta, su rastro. La huella de sus pies alados.