6 canciones emblemáticas del blues: aquel viejo género de verdades universales


Es un género que parece surgir de lo profundo del alma y está enraizado en la historia de Estados Unidos. Aquí te dejamos las mejores canciones del blues.

El blues es fácil de tocar, pero difícil de sentir.
Jimi Hendrix

Originario del Mississippi Delta en el siglo XIX, el blues nació en las voces de esclavos y aparceros afroamericanos, mientras trabajaban en las plantaciones de algodón y vegetales, en el sur estadounidense.

Un siglo más tarde, hacia la década de los treinta y los cuarenta, el género comenzó a popularizarse en el área urbana, por medio del trabajo de músicos como Blind Lemon Jefferson y Leadbelly, además de los pioneros en la inclusión de la guitarra eléctrica, como John Lee Hooker y Muddy Waters.

De este estilo musical, al que indudablemente diversos géneros como el jazz, rhythm & blues, gospel, country y rock ‘n’ roll deben mucho de su estructura, sobreviven notables interpretaciones como las siguientes:

N.º 1: Bessie Smith – Nobody Knows You When You’re Down and Out

bessie smith las mejores canciones del blues. guddi

En 1970, Janis Joplin pagó por una lápida para la tumba, hasta entonces no marcada, de Smith. Vía The Great Everything.

Acertadamente apodada la Emperatriz del blues, en Nobody Knows You When You’re Down and Out Bessie Smith se enfrenta con valentía a un sentimiento de soledad abrasadora. La canción, escrita por Jimmy Cox en 1923, relata la perspectiva de un millonario que pierde su fortuna, y junto a ella, a sus relaciones más cercanas.

A su lanzamiento en septiembre de 1929, dos semanas antes del colapso de la bolsa de valores, la pista sirvió como augurio al inicio de una devastadora Gran Depresión, que de manera indirecta influenciaría en el deterioro de la carrera de Smith, altibajo del que intentó recuperarse sin éxito hasta su muerte, tras un accidente automovilístico en 1937.

Bessie Smith interpretando “Nobody Knows You When You’re Down and Out”. Vía YouTube.

N.º 2: Howlin’ Wolf – I Asked For Water (She Gave Me Gasoline)

howlin´ wolf las mejores canciones del blues. guddi

Howlin’ Wolf sirvió en el ejército estadounidense como miembro del Noveno Regimiento de Caballería, durante la Segunda Guerra Mundial. Vía SATFOTB.

Del Moanin’ in the Moonlight de 1959, las letras escritas por Chester Burnett, mejor conocido como Howlin’ Wolf, trazan comparaciones entre las imágenes de un funeral y un romance en que el narrador se presume maltratado.

I Ask Her For Water se distingue además por la proyección cavernosa de la tonalidad vocal de Burnett, que acompañada por una base de piano y guitarra procuran la atmósfera vehemente responsable del carácter atemporal del clásico del blues.

Howlin’ Wolf  interpretando “I Asked For Water (She Gave Me Gasoline)”. Vía YouTube.

N. º 3: Koko Taylor – I’m a Woman

[Muddy Waters] tenía esta canción llamada “Mannish Boy”, en que describía lo mucho que podía hacer porque era un hombre fuerte. Así que se me ocurrió la idea de escribir una canción llamada “I’m a Woman”. Estoy diciendo que soy una mujer tan buena como tú eres un hombre. ¿Hiciste el amor en cinco minutos? ¡Yo le hice el amor a un cocodrilo!…

Explicó Taylor, respecto a la inspiración tras la canción, en una entrevista con la Rolling Stone.

Publicada originalmente en 1978, como parte del álbum The Earthshaker, I’m a Woman es una composición llena de carácter, notable por un complejo trabajo de percusión y solo de armónica, la cual hace gala de las vocales portentosas de Taylor, a la vez que transmite un mensaje sencillo en que equipara su feminidad a una fuente de vigor.

Koko Taylor interpretando “I’m a Woman”. Vía YouTube.

N. º 4: Screamin’ Jay Hawkins – I Put A Spell On You

screamin´ jay hawkins las mejores canciones del blues. guddi

Oriundo de Cleveland, Ohio, Hawkins inició su carrera musical como estudiante de ópera. Vía Dr.B.Good.

En I Put A Spell On You, la interpretación desenfrenada de Hawkins y prominente sección de viento confieren a la composición una teatralidad, también traducida a sus presentaciones en vivo, que la vuelve instantáneamente reconocible.

Grabada originalmente como una balada, en 1949, el compositor revisitó la canción siete años después, durante una sesión de estudio presuntamente alimentada por el exceso de alcohol y comida. El resultado sería la encarnación más icónica del sencillo, y un éxito casi inmediato para su disquera en ese momento, OKeh Records.

Screamin’ Jay Hawkins interpretando “I Put a Spell on You”. Vía YouTube.

N.º 5: Janis Joplin – Ball and Chain

janis joplin las mejores canciones del blues. guddi

En 1969, Joplin fue arrestada tras una presentación en vivo en Florida, a razón de su uso de “lenguaje indecente y vulgar”. Vía JamBase.

Compuesta a inicios de la década de los sesenta, la versión de estudio de Ball and Chain de Big Mama Thornton no vería la luz, hasta la publicación de la compilación homónima de 1968.

No obstante, para entonces la composición ya había sido llevada a la fama por la impetuosa Janis Joplin, quien de la mano de su característica voz áspera y el crudo trabajo instrumental de la Big Brother & The Holding Company hizo a la canción cobrar vida propia, en el Monterey International Pop Music Festival.

Janis Joplin interpretando “Ball and Chain”. Vía YouTube.

N.º 6: Big Mama Thornton – Let’s Go Get Stoned

big mama las mejores canciones del blues. guddi

En 1953, Thornton alcanzó reconocimiento con el lanzamiento de “Hound Dog”. Su logro sería oscurecido por la interpretación de Elvis Presley, tres años después. Vía Scoopnest.

Del Stronger Than Dirt, de 1969, Let’s Go Get Stoned es una canción de Willie Mae Big Mama Thornton, distintiva por una atmósfera reconfortante invocada a través de la implementación de múltiples instrumentos como el órgano, teclado, percusión, arreglos de viento y guitarra eléctrica, que en conjunto elevan la vivacidad del tono vocal grueso de la música.

“Big Mama” Thornton interpretando “Let’s Go Get Stoned”. Vía YouTube.


A más de dos siglos de sus orígenes, los mensajes ácronos del blues aún resuenan con los amantes de la música, su innegable legado estrechamente entrelazado con la formación de los parámetros ahora reconocidos como estándar en la música moderna.

Bien lo decía el compositor Willie Dixon:

El blues son las raíces y otros géneros musicales los frutos. […] El blues son las raíces de toda la música estadounidense. Mientras la música estadounidense sobreviva, así lo hará el blues.