El origen de la numerología: la ciencia de la predicción


Quiénes somos está escrito en las estrellas, en los planetas… y también en los números. El origen de la numerología da cuenta de la infinita curiosidad humana por autodescubrirse.

Durante los últimos siglos, los números han jugado un papel muy importante en la evolución humana. Y, más allá de lo que muchos piensan, su relevancia no solo está en la cuantificación y en cálculos matemáticos orientados a la industria y a la tecnología.

No, los números también han influido en el devenir del futuro. Sobre todo la numerología, disciplina que practica la adivinación a partir de los números, y que ha tenido una gran influencia en los últimos años. Y es que la numerología es el camino para entender por qué somos como somos, cómo podemos potenciar nuestras habilidades y virtudes, así como para identificar las mejores rutas hacia las que puede derivar nuestra vida.

Episode 19 Math GIF - Find & Share on GIPHY

El número es más que una cuantificación, es un todo espiritual. Gif vía Giphy.

La visión de los números como algo más que una cifra no es casual. Pitágoras —famoso filósofo griego— vio en ellos la esencia del todo, por lo que él y su escuela formaron una cosmología basada en los números enteros.

Otro filósofo que veía en los números la totalidad de la existencia era Proclo, quien aseguraba que el número se hallaba en todo, desde el alma hasta el corazón.

El número gobierna el universo.
Pitágoras

Sin embargo, el origen de la numerología no se remontaría a estos padres del saber —aunque gracias a ellos, varios vieron su valor místico—, sino en los sistemas de numeración alfabéticos que se hicieron en diferentes culturas, como entre los griegos, judíos y sirios.

La numeración alfabética, al igual que nuestro sistema numérico, está normalmente basada en 10 cifras particulares y sus cifras eran las letras del abecedario. Algunos ejemplos pueden verse en los sistemas de numeración hebraico, árabe y griego, que se presentan a continuación:

numeración árabe numerologia. guddi

Los números y la letra no son opuestos, son una visión del mismo destino. Vía “Numerología, cábala y otros enigmas”, de Raúl Ibáñez Torres.

La existencia de estos tipos de sistemas de numeración alfabética pronto se volvieron más complejas, más allá de su uso para la medición o cálculo: los astrónomos comenzaron a ver en los números señales misteriosas.

Un caso de esto fue Al Biruni (973-1048 d. C.), quien había afirmado que los judíos esperaban al Mesías para el año 1335 de la era seléucida (1024 d. C.), fecha que había expresado como:

al biruni numerologia. guddi

Como en las estrellas, en cada cifra hay una historia, una constelación de interpretaciones… Imagen extraída del texto “Numerología, cábala y otros enigmas”, de Raúl Ibáñez Torres.

Otros que vieron la relevancia en los números fueron los magos y místicos. Ellos comenzaron a asociar los números a diferentes situaciones, mensajes o interpretación de los textos religiosos, a tal grado que emplearon la numeración alfabética para sus interpretaciones y prácticas mágicas. La kabalah —una de las principales corrientes del esoterismo judío— no sería la excepción.

portae lucis numerologia. guddi

Los antiguos miraban la certeza en el misterio de las cifras. Vía Granger Ranger Historical Picture Archive.

En dicha disciplina, a partir de de la obtención de los valores numéricos de palabras y textos, se inició un movimiento de relaciones e interpretaciones que asociaron varios conceptos sagrados con los números.

Una ejemplificación de esto puede verse en las asociaciones que se hicieron entre diferentes números, como con el uno, cuya palabra se relacionó con Ahabah (el Amor de Dios), o el famosísimo 666, que en el Antiguo Testamento es mencionado como el número de la bestia y que desató que muchos buscaran el mal que aquellas cifras predecían.

“¡Que el hombre dotado de espíritu calcule el número de la Bestia; es un número de hombre: su número es el seiscientos sesenta y seis!”.

La búsqueda de los temores del hombre en las cifras sería una constante que continuaría durante muchos años y todavía prosigue en la actualidad. Pero la asociación entre la magia y los números también tienen un relevante significado en cada individuo.

Un caso muy particular de esto puede verse en los estudios numerológicos, en los que, más allá de ver en cifras generales el infortunio, permiten buscar los números más significativos en la vida de la persona. Estas cifras pueden alcanzarse a partir de un estudio que involucra fecha de nacimiento, el nombre y apellido del consultante.

dedos numerologia guddi

Las cifras están en todo lo que vemos, hasta nuestro destino… Vía Giphy.

Si uno está deseoso de buscar en los números su destino o algún indicio del futuro, se debe tener en cuenta que existen varias escuelas de la numerología. Las principales son la Kabalah y los Pitagóricos.

La primera se basa en las correspondencias y el equilibrio de las fuerzas universales, mientras que en la segunda se hace hincapié en que el número es un elemento constitutivo de la realidad, y que solo a través de este puede encontrarse la razón.

numeros numerologia. guddi

Las cifras están en todo lo que vemos, hasta en nuestro destino… Gif vía Giphy.

A pesar de lo complicado que podría sonar esto, es necesario aclarar que la numerología es una disciplina mística a la que todos pueden acceder. Tanto así, que cada individuo puede descubrir a través de la gematría —técnica con la que se analizan las palabras— sus cuatro números personales. Es decir, los números resultantes de la sumatoria de los números de su fecha de nacimiento. El número resultante da pautas sobre cuál es tu misión en la vida y sobre cuáles son las vibras que predominan en ti.

Sea que averigües por tu cuenta o que acudas a un experto en numerología, es claro que, cuando se trata de saber con certeza sobre lo que nos depara el futuro o sobre las características de nuestra personalidad, acudir a los números no parece errado. Sobre todo por esa aura de verdad y exactitud que la sociedad, desde tiempos inmemoriales, le otorga a los números.