7 películas para recordar la secundaria


Lo tiene todo de memorable (aunque no todo lo que se recuerde sea agradable), y por eso Hollywood no se cansa de producir películas sobre la secundaria.

¿Cómo recuerdas tu época de escuela secundaria? ¿Fue emocionante? ¿Divertida? ¿Una lucha por sobrevivir? Si en estos momentos estás en esa época, ¿la disfrutas? Sin duda, para la mayoría es una época intensa que deja muchos recuerdos y experiencias.

Este sentimiento es casi universal. Es, incluso, un tema cliché que ha dado lugar a una especie de subgénero cinematográfico: las películas sobre la secundaria. De la década de los setenta en adelante, sobre todo la experiencia estadounidense ha sido la más retratada.

El bullying, las rivalidades, los estereotipos (la chica deseada por todos, la porrista, el nerdo, el deportista), el enamoramiento… si te gusta recordar esas situaciones, o revivirlas, existe un amplio abanico de posibilidades para disfrutar de un maratón de películas de high school.

Son tantas, que nos hemos dado a la tarea de escoger siete que, según nosotros, no deberían faltar en tu to do list, ya sea porque son icónicas, magistrales, cuentan con una actuación que no deja indiferente o porque están enraizadas en la cultura popular, a tal punto de que la historia ha sido reciclada de manera constante. Aquí está nuestra lista:

N.º 1: El club de los cinco (Hughes, 1985)

El criminal, el atleta, la chica rara, la princesa y el nerd te van a demostrar que son más que eso. Vía Los Angeles Times.

Esta es una de las películas de high school que entra en el canon de las clásicas. A partir de entonces, el salón de detención nunca había sido tan cool. Y es que esta película trata sobre tres chicos y dos chicas (cada uno representa un cliché de las escuelas secundarias) que son castigados y tienen que pasar el sábado entero en la biblioteca. 

A medida su día de detención avanza, descubren que son más de lo que todos creen de ellos… como cuando te das cuenta de que la porrista de la escuela ya está cansada de ser, únicamente, la chica bonita.

Por cierto, quien interpreta a ese personaje cliché es Molly Ringwald, un ícono de las películas del género durante la década de los ochenta, y quien también actuó en Sixteen Candles y en una de mis favoritas, Pretty in Pink.

The Breakfast Club”, tal es su título original en inglés, fue una de las películas que detonó el gusto por las historias sobre la secundaria. Vía YouTube.

El club de los cinco realiza un análisis bastante certero de la cultura y el ambiente de los institutos norteamericanos de la época, así como de las carencias y necesidades de los jóvenes. Quizás por esto último es que, aunque pasan los años, sigue siendo del gusto de adolescentes y adultos… en general, de quienes se identifiquen con alguno de los cinco o de quienes recuerdan esa época.

Esta película es famosa, además, porque en el set de grabación surgió una pareja romántica, así como por otros hechos curiosos que sumaron al aura legendaria que tiene (¿con ganas de conocer más datos curiosos? Da clic aquí).

“Pasa un poco más de tiempo tratando de hacer algo de ti mismo y menos tiempo tratando de impresionar a la gente” (frase de “El club de los cinco”).

Sus diálogos y parlamentos son otro acierto importante, pues son lo suficientemente contundentes como para hacer un resumen de lo que implica la vida en el instituto:

Querido señor Bernard:

Admitimos el hecho de tener que quedarnos castigados todo un sábado por habernos portado mal, pero pensamos que está usted loco al intentar forzarnos a escribir un ensayo explicándole quiénes creemos ser, porque usted simplemente nos ve como quiere vernos. En pocas palabras, la definición más conveniente sería que hemos sacado en limpio lo que hay en cada uno de nosotros: un cerebro, un atleta, una irresponsable, una princesa y un criminal. ¿Contesta eso a su pregunta?

Atentamente le saluda, El Club de los Cinco.

N.º 2: Carrie (De Palma, 1976)

Sissi Spacek es considerada la mejor Carrie. Su furia realmente puede ponerte a temblar. Vía Rapsodia Literaria.

Para algunos chicos y chicas, la secundaria no es una época de buenos recuerdos. Puede que sea una etapa de bullying, de dificultades para adaptarse, de momentos en que se sintieron el patito feo… Algunos soportan con estoicismo, pero hay quienes se rebelan, y cuando estos chicos son como Carrie (protagonista del libro homónimo de Stephen King, en el cual se basa la película), las consecuencias son terroríficas.

Ha habido muchas versiones cinematográficas de ese relato, pero a nosotros, definitivamente, la que más nos gusta es la de 1976. Además de que, hay que decirlo: ese aire vintage tan bonito es irresistible.

Pero, de igual forma, si te interesa puedes disfrutar del remake de 2013, con Chloë Grace Moretz como protagonista.

Sin duda, las dos son excelentes películas para reflexionar antes de hacerle bullying a alguien…

La versión de “Carrie” de 1976, una de las primera películas en la que John Travolta participó con un papel importante. Vía YouTube.

La versión de “Carrie” de 2013, adaptada a la época de los celulares y la tecnología, cuenta con la participación de Julianne Moore como la fanática madre de Carrie. Vía YouTube.

Carrie, en el fondo, es una historia de las dificultades de crecer, de la contradicción entre la adolescencia y la religiosidad fanática, de lo complicado que es salir de la burbuja de la timidez y autoencontrarse como una persona bella, libre y que gusta a los demás. Pero, sobre todo, es una historia sobre las crisis que provoca el bullying, tema que es recurrente en la obra de Stephen King, y que parece condensarse en esta frase que pertenece al libro y a la película:

Nosotros la provocamos, y cuando provocas a alguien hasta el límite, explota.
Frase de “Carrie”.

N.º 3: 10 cosas que odio de ti (Junger, 1999)

Tal vez Kat (Julia Stiles) tenía razones para odiar a Patrick (Heath Ledger), pero nosotras no. Vía Film Affinity.

No podemos dejar de incluir esta película en nuestro listado. Primer punto a favor: cuenta con la memorable actuación de Heath Ledger (en este papel es todo un rompecorazones que amarás ver), además de la participación de Joseph Gordon-Levitt y Julia Stiles. Es de 1999, por lo que conserva esa estética noventera que a muchas nos encanta.

El argumento es una adaptación libre de La fierecilla domada, obra de William Shakespeare.

Una escena icónica de esta película, y por la cual debe su nombre. Vía YouTube.

La típica historia del chico problemático que, con su particular personalidad, logra encontrar el camino hacia el corazón de la protagonista. Vía YouTube.

Sí, la secundaria también es una etapa de dilemas existenciales. Puede que el dolor y el miedo se oculte con una careta de bravuconería. Puede que nos hayan lastimado. Puede que hayas odiado a alguien porque, en realidad, lo amabas. Puede que hayas sentido todo lo que dijo Kat:

Me repugna tanto lo que siento que hasta me salen las rimas.
Odio que alegres mi corazón, pero aún más que me hagas llorar.
Odio no tenerte cerca y que no me hayas llamado.
Pero sobre todo odio no poder odiarte, porque no te odio ni siquiera un poco, nada en absoluto.

N.º 4: Ni idea o Despistados (o mejor conocida como Clueless) (Heckerling, 1995)

Algunos problemas de la secundaria son los mismos en todos los escenarios. Vía IMDb.

Curiosamente, esta es otra película con inspiración en la literatura inglesa, pues es una adaptación ambientada en la década de los noventa, de la novela Emma, de Jane Austen.

La protagonista es Alicia Silverstone, quien interpreta a Cher, una acomodada estudiante de un instituto de Beverly Hills, cuyo principal interés no son sus estudios, sino la moda. Bueno, aunque eso cambia un poco cuando conoce a una chica nueva, quien se convertirá en su gran proyecto: se ha propuesto hacerla más atractiva, como una forma de “ayudar a los desamparados.”

Por supuesto, todo lo que te imaginas de una secundaria de adolescentes acaudalados, también es parte de la trama.

No solo la película fue un éxito, sino también los estilismos que siguen siendo reproducidos hasta la saciedad en otras películas y en videos musicales (como en el de la canción “Fancy”, de Iggy Azalea). Vía YouTube.

N.º 5: Chicas pesadas o Mean Girls (Waters, 2004)

En el mundo de las chicas plásticas (y de una escuela secundaria con estereotipos bien definidos), todo se debe resolver con una buena estrategia. Vía Gente Digital.

¿Qué ocurre cuándo te mudas de casa, de escuela y de continente, y tienes que hacer nuevas amigas en la secundaria? Eso fue lo que le pasó a Cady (Lindsay Lohan), quien llega a una nueva escuela, después de haber vivido en África con sus padres. Ella es una jovencita con un gran talento para las matemáticas, pero termina siendo del grupo de “las plásticas”, esas chicas que son el dolor de cabeza no solo de los estudiantes, sino de toda la escuela.

También basada en una novela (de título Queen Bees and Wannabes, de Rosalind Wiseman), esta película es una de mis preferidas.

Otro gran acierto de “Mean Girls”: la guionista… ni más ni menos que Tina Fey, quien también tiene un rol secundario en la película. Vía YouTube.

Mean Girls es la historia de qué rol o identidad ocupar en el universo de la secundaria, así como de las disyuntivas de muchas de las chicas a esa edad: “¿Aspiro a ser de las populares?”, “Ser lista está tan mal visto, ¿será que debo esconder quien realmente soy y empezar a parecerme más a las demás?”.

Es esa época en que nos preguntamos si es necesario seguir reglas autoimpuestas (o impuestas por las chicas a quienes queremos imitar)… reglas del tipo: “Los miércoles usamos rosa” (frase de Mean Girls), y que, en su momento, nos pudieron haber parecido lógicas pero que, con el paso de los años, es probable que reconozcamos que, simplemente, eran ideas absurdas.

N.º 6: Se dice de mí o Easy A (Gluck, 2010)

Lo que Olive quería era ayudar a un amigo… pero las cosas se volvieron muy locas. Vía MMJ.

La protagonista de esta película es Olive (Emma Stone), quien interpreta a una chica común, buena estudiante, que miente sobre su primera relación sexual… entonces todo empieza a salirse de control y se agencia la reputación de ser una chica fácil. Aunque al principio todo parecer ser una pesadilla, Olive decide utilizar la situación para su beneficio.

En el fondo, a pesar de lo que le está sucediendo, no quiere más que un final feliz, como sacado de una película de adolescentes de la década de los ochenta (de hecho, Easy A tiene referencias a este género cinéfilo).

Aunque parezca una coincidencia extraña, esta película, al igual que varias que se han mencionado en esta lista, es una adaptación de un libro. En este caso, es de La letra escarlata… ¡ni más ni menos que una novela publicada en 1850!

 Easy A” es una comedia ligera que vale la pena. Vía YouTube.

La exploración de la sexualidad es, sin lugar a dudas, un tema clásico de esta etapa de la vida. Y como es habitual, no faltan las comparaciones y las expectativas al respecto. Esa época de la vida en que todavía puede no quedar claro cuál es el amor al que se aspira o se aspira a los típicos romances idílicos, tal y como lo expresó Olive:

¿Qué pasó con la caballerosidad? ¿Es que solo existe en películas de los ochenta? Quiero a John Cusack sosteniendo un estéreo portátil fuera de mi ventana. Quiero cabalgar sobre una cortadora de césped con Patrick Dempsey. Quiero Jake, de “Sixteen Candles”, esperando fuera de la iglesia para mí. Quiero a Judd Nelson levantando el puño en el aire, porque sabe que me tiene. Solo una vez, yo quiero que mi vida sea como una película de los años ochenta. Preferiblemente un impresionante número musical sin razón aparente. Pero no. No, John Hughes no va a dirigir mi vida.

N.º 7: High School Musical (Ortega, 2006)

Como en “Grease”, los protagonistas se conocen en las vacaciones, sin saber que pronto volverán a estar juntos. Vía T13.

Aunque es un musical, forma parte de la categoría que exploramos en este listado. Esta historia es más que arquetípica: chico deportista versus chica científica (alias nerd), dos mundos que colisionan y que parecen imposibles de franquear, pero que se unen por el puente que constituye una afición en común. ¿Alguna coincidencia con otra gran cantidad de películas? Muchas, pero la diferencia más fundamental ha sido que esta producción de Disney, a diferencia de otras películas que abordan el mismo argumento, supo conquistar a toda una generación. 

Esta película cuenta con dos secuelas y en cada una vemos como estos chicos (y otros amigos) evolucionan hasta el momento de dejar la secundaria.

Como en “Fame” y otras películas del mismo corte, “High School Musical” es una película en la que se combina una historia romántica con el despliegue de talento artístico. Vía YouTube.

¿Cuáles de esta películas son tus favoritas? ¿Cuáles has visto? ¿Cuáles agregarías a la lista? Sin importar lo que respondas espero que, con este listado, recuerdes los momentos bonitos de la secundaria… sí, porque hay que admitir que, pese a todo, los hubo (solo sobrevivir a la secundaria ya es un momento bonito).