¿Qué son los sueños lúcidos?: introducción a nuestra vida surrealista


Los sueños son una ventana a otra vida, a otras posibilidades. Los sueños lúcidos son la oportunidad para vivir la experiencia al máximo. Pero ¿qué son los sueños lúcidos?

Cuando hablamos del ser humano y su habilidad de cambiar la realidad, muchas veces nos remitimos al mundo consciente y olvidamos del que existe una vez que cerramos los ojos. ¿Por qué sucede esto? Bueno, porque para muchos el campo de los sueños es una selva de azar, de descontrol, como muy bien describía Luis Buñuel con estas famosas palabras:

El sueño es indirigible. No se ha descubierto su secreto. Ojalá pudiera orientar mis sueños según mis deseos. Entonces… no me despertaría nunca.

Tal vez sea por esto que el mundo onírico nos regala algo más que la realidad no puede: la oportunidad de conocernos y de cambiar el todo, siempre y cuando seamos conscientes de que estamos soñando. De ahí la importancia de los sueños lúcidos.

Pero, ¿qué son los sueños lúcidos? Es un fenómeno que consiste en ser conscientes de que estamos soñando, ya sea porque el sueño ocurra de manera espontánea o, por el contrario, sea inducido. Y no solo eso: también implica controlar las propias conductas en el sueño, así como lo que sucede en este. Es como experimentar, con argumento en mano, la historia que se quiere vivir.

sueño william powell sueños lucidos. guddi

“Sueño”, pieza del pintor William Powell. Vía Twitter.

¿En qué momento aparecen los sueños lúcidos? Según los expertos, la habilidad de controlar nuestros sueños sucede únicamente en la fase REM (Rapid Eye Movement), una etapa poco profunda y que acontece varias veces durante la noche, y generalmente precede el despertar.

No obstante, como todo acto mágico, cuando se trata de hablar de la frecuencia de estos bellísimos instantes, la realidad es cruel.

Ese momento culmen en que te das cuenta de que el absurdo no es real… porque estás soñando. Vía Giphy.

Y es que, al vivir en un mundo en el que se prepondera la lógica ante todas las cosas, cada vez cuesta más para las personas ser conscientes de que sueñan. Entre más racional se es, más difícil es encontrar una oportunidad de “despertar” en el sueño, algo que definitivamente nos recuerda aquella frase de la cinta francesa Amélie, en la que el personaje de Hipólito decía de una manera trágica y honesta:

Son tiempos difíciles para los soñadores.

Sentir y soñar… dos acciones subvaloradas en este mundo del pensar y actuar. Vía Giphy.

Aun así, si uno desea experimentar los sueños lúcidos no todo está perdido, en especial porque hay varias maneras de generarlos. En cuanto al cómo, los instructivos son los que más abundan.

El caso más representativo son los recetarios (un tanto extraños) de las artistas Remedios Varo y Leonora Carrington, de quienes se sabe que, en sus momentos de ocio, elaboraban una serie de recetas para atraer la vigilia a los sueños, y de esta manera controlarlos.

Leonora carrington sueños lucidos. guddi

Leonora Carrington. Fotografía de Emerico Weisz, vía La Jornada.

Entre los ingredientes más habituales, que tanto la española como la inglesa usaban, se encontraban los hígados de ternera, gallinas blancas y huevos. Mas, si se habla de la búsqueda del amor y el placer erótico, Remedios tenía una receta particular para los sueños eróticos, los cuales involucraban el agua de la lluvia, miel y plumas de ave. Los ingredientes de la receta son muy sencillos de encontrar, como puede verse aquí abajo:

Para provocar sueños eróticos

Ingredientes:

Un kilo de raíz fuerte
Tres gallinas blancas
Una cabeza de ajos
Cuatro kilos de miel
Un espejo
Dos hígados de ternera
Un ladrillo
Dos pinzas para ropa
Un corsé con ballenas
Dos bigotes postizos
Sombreros al gusto.

remedios varo sueños lucidos. guddi

Fotografía de la pintora Remedios Varo. Vía viridianasalper.com.

En cuanto a la ejecución del conjuro (pues no hay que olvidar que muchos conocían a Varo como la hechicera del surrealismo) el proceso era muy difícil, especialmente por los detalles tan específicos que se debían elaborar:

Se despluman las gallinas, conservando cuidadosamente las plumas. Se ponen a hervir dos litros de agua destilada o de lluvia sin sal, y con la cabeza de ajos pelados y molidos. Se deja hervir a fuego lento. Mientras hierven las aves, colóquese la cama oriental de noroeste a sudestes y déjese reposar con la ventana abierta […]

Esos eran los métodos que utilizaban Remedio y Leonora, aunque hay muchos otros métodos, más sencillos y prácticos. Curiosamente, ambas pertenecieron a la corriente surrealista, la cual se caracterizó por materializar lo que pasaba en el subconsciente.

Sin duda alguna, el poder de la imaginación siempre nos ha maravillado en la búsqueda de cómo lograr lo que deseamos. Los sueños lúcidos no son una excepción, y es que encontrar la libertad cuando se cierra los ojos es invaluable, aunque casi imposible.

Pero ¿acaso no vale la pena? Después de todo, tener el poder de controlar nuestros sueños es una habilidad que desde tiempos muy antiguos se ha apreciado. Sin duda, por ningún motivo debemos dejar que los soñadores perezcan.