Música para la concentración: Guía de beats para estudiar


Si la mente te vuela por aquí y por allá cada vez que estudias, te ofrecemos una selección interesante (y poco usual) de música para estudiar.

Hay algunas almas escogidas por los poderes divinos que no tienen dificultad alguna para ponerse a estudiar y mantener su atención y concentración. Para las demás, está este artículo. El problema quizá no es que no te guste estudiar, sino que sencillamente tu mente divaga demasiado y terminas “leyendo” en tres horas algo que te pudo haber tomado 30 minutos.

Calma, que puede que haya una manera de mantenerte concentrada y andando: escuchar música. “¿Escuchar música? ¡Pero si siempre que lo hago termino cantando, bailando, pensando en los recuerdos que me trae esa canción, alimentando al gato… bueno, haciendo cualquier cosa menos a estudiar!” De seguro es lo que piensas cada vez que alguien te propone estudiar con música.

chica estudiando musica para estudiar guddi

Estudiar a la misma vez que escuchas música también puede ayudarte a memorizar. Si recuerdas la canción, recordarás lo que leíste en ese momento. Vía Iran N.L.P.

Quizá lo que sucede es que no escuchas el tipo correcto de música que te permita concentrarte. Distintas universidades en Inglaterra condujeron un estudio que demostró qué tipo de música te permite aumentar tu productividad y mantener la concentración. Hay algunas opciones musicales que se ven venir, como las canciones con sonidos de la naturaleza y la música clásica. Sin embargo, no me enfocaré en esas opciones porque es muy probable que ya sabías que escuchar ese tipo de música sirve para algo (además de que creo que los sonidos de la naturaleza te ponen a la disposición de Morfeo).

Los científicos del Cambridge Sound Management descubrieron: las palabras distraen. Es por ello que escuchar música sin letra es, a mi parecer, la mejor opción si quieres música de fondo para hacer tus tareas. Estarás escuchando algo continuo que de alguna manera te recuerda que debes seguir estudiando, pero no hay nadie cantando que te obligue a prestar atención a lo que dice o a seguir la letra.

¿Empezamos ya con la lista de música para concentrarte? Empecemos, entonces, con la reina de la “música para estudiar” por excelencia: la chica lofi hip hop.

Es un canal de radio de radio en YouTube a cargo de ChilledCow que funciona las 24 horas, los 7 días de la semana. Vía YouTube.

Mientras escuchas canciones increíbles, sencillas, que crean una atmósfera de relajación y concentración, ves a una chica con audífonos diseñada por el colombiano Juan Pablo Machado. Este video se ha vuelto tan popular que hasta han hecho memes de la pobre niña.

Seguro que alguna vez habías visto ese video en tu página de inicio de YouTube o hasta ya eres de sus oyentes habituales. Ahora, si ese ritmo a lo hip hop no es tanto lo tuyo, también existen muchas otras opciones de música sin letra que puedes escuchar. Aquí está la lista:

N.º 1: Soundtracks de videojuegos

Si juegas videojuegos, pues busca la banda sonora de tu favorito en YouTube, la pones y listo. La música de los videojuegos es genial porque está diseñada para motivarte a seguir haciendo lo que estás haciendo (ellos quieren que sigas jugando, ¿no?). Si no eres gamer y te interesa tener este tipo de música, permíteme recomendarte la música que suena en el más reciente título de The Legend of Zelda: Breath of the Wild.

Si eres una aficionada de The Legend of Zelda esto es lo tuyo. Vía YouTube.

La música de este videojuego es tranquila, con un piano como principal instrumento, y se repite de maneras tan sutiles que ni te das cuenta. Si quieres algo más épico, puedes buscar la música de videojuegos como The Last of Us, Final Fantasy e, incluso, Super Mario Galaxy.

Sí, Final Fantasy es otra excelente opción. Vía YouTube.

N. 2: Soundtracks de películas

Es casi lo mismo que la categoría anterior. La música de fondo en las películas está hecha para crear un ambiente o clima concreto sin distraerte de la acción principal, lo que la convierte en la acompañante perfecta para tus sesiones de lectura.

De nuevo, si buscas la banda sonora de tu película favorita, tendrás al menos cuarenta minutos de música linda para concentrarte. Una opción que jamás dejaré de recomendar es la música de las películas de Studio Ghibli. Las piezas son majestuosas, mágicas, y puedes repetirlas una y otra vez y jamás te van a aburrir.

Para un súper fan (y también para los no tan fans, pero que quieren concentrarse). Vía YouTube.

Pero si prefieres algo más occidental, otra de mis opciones favoritas es La La Land, que, aunque es un musical y sí que cantan en algunas canciones, también tienen varias piezas instrumentales que vale la pena escuchar.

Cuando se trate de buscar buena música… siempre nos quedará el cine. Vía YouTube.

N.º 3: Soundtracks de anime

Dime si no lo veías venir. El caso con los soundtracks de animes es similar al de las películas: están diseñados para ser música de fondo y para no ser demasiado distractores. ¿La ventaja de los soundtracks de anime? Cuentas con un abanico de posibilidades un tanto más amplio en comparación con las películas.

Las películas tienen, en su mayoría, música orquestal (no todas, pues hay algunas que cuentan con un ensamble de cuerdas y timbales). Sin embargo, en los animes, todo es válido. Desde silbidos, pasando por sintetizadores hasta… bueno, música orquestal también. Para ejemplificar, te dejo el que yo considero que es los mejores soundtracks jamás compuestos —y no solo en el anime—, el de Cowboy Bebop:

Porque el anime también nos ofrece muchas opciones. Vía YouTube.

N.º 4: Versiones instrumentales de canciones que no lo son

Otra muy buena idea es buscar covers de canciones populares que hayan sido versionadas en guitarra, piano, violín o en algún otro instrumento. Por ejemplo, podrían ser versiones en piano de canciones de Disney u openings de anime. En internet hay muchísima gente talentosa que se dedica a hacer esto. Busca sus canales en YouTube o sus cuentas en Soundcloud… ¡y listo!.

Piano y nostalgia vía la factoría Disney. Vía YouTube.

N.º 5: Canciones instrumentales de bandas y solistas

Crear una playlist así quizá requiere un poco más de esfuerzo, pero será música de calidad, no puedes tener duda de eso. Algunos servicios de streaming como Spotify, Deezer o 8tracks tienen listas de reproducción especializadas en esto que han sido creadas por personas con este interés. Puedes retomar una de estas, o tomarte el tiempo de crear la tuya propia.

Déjame recomendarte una para comenzar: The Great Gig in the Sky de Pink Floyd. No importa si jamás has escuchado la banda, esa canción es un buen fondo para cualquier cosa. Así como esta, también puedes escuchar, por ejemplo, Sigur Ròs, una banda islandesa que, aunque tienen canciones con lírica, de igual forma son sumamente tranquilizantes y permiten concentrarse.

Un clásico que, además, es épico. Vía YouTube.

N.º 6: Radios en vivo en YouTube

Ya te presentamos a la chica lo fi hip hop, pero el mundo de los streamings en vivo va mucho más allá. Esta se ha vuelto una tendencia muy popular, y, aunque varias de las radios se dedican a ese tipo de música, también hay de muchos otros estilos, tales como jazz, pop y house.

Si eres una chica que disfruta más de la música movida y te encanta bailar, puede que esta sea la mejor opción para ti. Puedes mover las caderas de vez en cuando, ¡pero no olvides que tu objetivo es hacer tareas!

Progressive House: Relaxing Focus Music. Vía YouTube.

N.º 7: Música folklórica de alrededor del mundo

Si tienes la oportunidad de ir a comprar un CD de algún grupo musical de tu región, hazlo porque estás ayudando a apoyar lo tuyo y a preservar tu cultura. Otra opción es buscar tu música folklórica favorita en YouTube. La música folklórica es preciosa porque no solo es muy relajante, sino que te transporta, casi como por arte de magia, al país de donde provenga.

La japonesa, la escandinava, la andina… ¡son todas tan diferentes e igual de bellas! Así que toma el mapamundi que tengas más cerca y pon el dedo en cualquier parte. Seguro que cualquier país al que hayas apuntado tendrá música preciosa.

Música tradicional escandinava: 10 horas de música continua. Vía YouTube.

N.º 8: Canciones en un idioma que no entiendas

Si en definitiva tienes que escuchar a alguien cantar, como ya mencionamos, lo mejor es que sea en un idioma que no entiendas ni te interese entender. Esto es para que tu cerebro no se distraiga tratando de seguir la letra o comiences a cantar tú también.

Ahora, ¿cómo encuentro estas canciones si no las conozco? Bueno, una manera fácil de comenzar es poner en la barra de búsqueda el nombre de algún país que hable un idioma que no entiendas y agregarle a ese nombre la frase “top 40 music”. Esto te mostrará algunos resultados y tú elige el que más te llame la atención. Aquí, por ejemplo, te dejo un ejemplo de búsqueda de canciones rusas. Pero, de igual forma, podrías buscar música francesa, italiana, en portugués

Voy a confiar en que no sabes alemán, así que te recomendaré a esta artista alemana con una voz divina y suave (justo como dicen que el alemán no suena) llamada Annett Louisan:

¿Podía el alemán, acaso, sonar más dulce? Vía YouTube.


Esto resume un poco la gran cantidad de opciones que puedes escuchar mientras estudias, pero esta es simplemente una guía: lo que siempre debe imponerse es el gusto propio, personal. Claro, tampoco se trata de que pases horas en busca de canciones y que, al final, no estudies, ¡esa no es la idea!

Espero hayas encontrado más opciones que la música clásica. No tengas miedo de dar click a cualquier video de música solo porque no conoces quién lo ha hecho. El internet se ha vuelto un mar de talento y quién sabe: las opciones que menos te imaginas pueden ser las que te ayuden a estudiar.