Guía de supervivencia para vivir con diferentes tipos de roomie


Puede ser la mejor experiencia de tu vida o la peor. Para sobrevivir a ella (y disfrutarla) te contamos cómo vivir con todos los tipos de roomie.

Todos han visto las películas protagonizadas por aquellos entrañables roomie que se vuelven amigos de por vida, comparten todo y se hacen inseparables. Sí, en ese momento de la historia probablemente pensaste: “¡Yo quiero un roommate!”, o “¡quiero roommates así!”

Pero una vez los tienes, te das cuenta de que no todos son como en las películas y que, tal vez, no hayas encontrado a los amigos para toda la vida que esperabas tener. Porque (quienes han compartido piso, apartamento o casa me darán la razón) vivir con otras personas no siempre es fácil.

Aquí en guddi queremos ayudarte a sobrevivir a tu vida con roommates, así que hemos elaborado una guía de tipos de roomies, y de estrategias para lidiar con ellos y hacer que la convivencia sea, si no placentera, por lo menos aguantable:

N.º 1: El sucio

El roommate sucio: uno de los más detestados y de los más comunes. Se confían de su personalidad encantadora, y tratan de convertirse en tus amigos para manipularte y hacer que tengas reparos en pedirles que boten la basura y laven los platos. Muy buenos en el arte del reciclaje, estos roommates reutilizan platos, aceite, cubiertos… todo lo que se pueda reutilizar, de manera que no tengan que lavar o hacer la limpieza. Y el reciclaje, a veces, hasta incluye la ropa sucia que ya debió haber pasado por la lavadora.

Siempre están ahí cuando se trata de conversar, pero cuando intuyen que les pedirás que hagan alguna labor relacionada con la limpieza, estos individuos se esconden (y saben hacerlo muy bien).

Si tienes un roommate de este tipo, esta es una buena oportunidad para ser estricta y utilizar un calendario de limpieza (sí, como el que te propusimos en la guía de supervivencia para quienes estudian afuera de su país natal).

1 desorden roomie guddi

El sucio es, en todo sentido, anti-cool. Vía Trendhunter.

N.º 2: El desordenado

Muy propensos a vivir episodios de hoarders, estos individuos suelen ser silenciosos, pero muy desordenados. Les gusta comprar y guardan de todo: recibos del año pasado, bolsas viejas, etiquetas de ropa, peluches y quién sabe qué más.

Un punto a favor de estos roommates: suelen ser desordenados en sus cuartos, sin afectar las áreas comunes. Sin embargo, si el hoarder en tu vida se atreve a hacer suyas las áreas comunes, aplica la misma ley que con los sucios: establece un sistema de limpieza semanal.

2 fotografia desorden roomie guddi

Siempre tiene aquello que tú necesitas (y te evita comprarlo)… el problema es cuando su manía hoarder lo invade todo.

N.º 3: El ebrio

Muchos son muy, muy amistosos… y esa camaradería infinita es acompañada (o se intensifica) con una pasión por el alcohol, que los lleva a beber cada día y cada noche. El ebrio llega al piso o apartamento a la hora en que te despiertas y deja su rastro de olor a alcohol. Invita a sus amigos a beber y dejan las botellas vacías en la sala. Ponen música, se meten en problemas y beben hasta las 7 de la mañana, sin consideración de quienes tienen que dormir e ir a la universidad al día siguiente.

Si tienes un roommate de ese tipo, te recomiendo ser clara y decirle que está bien que se divierta, pero que no lo haga en el apartamento. Recuérdale que dormir bien es vital y un derecho de todos.

 

N.º 4: El extraño

El extraño es muy curioso: similar al fantasma, pero diferente. El extraño se comporta de manera inusual, lo cual te lleva a cuestionar qué tipo de sustancias consume este individuo. Pone la música al volumen más alto que puede, grita, habla solo y le gusta permanecer en las

3 alcohol roomie guddi

Así te encuentras a tu roomie ebrio en las mañanas. Vía Stuffpoint.

áreas comunes viendo la pared.

Sin duda, este es uno de los roommates más interesantes y es muy probable que sea de los que tienes que mantener a distancia.

 

N.º 5: El ruidoso

Este ser hace que te preguntes cómo es posible hacer tanto ruido. Y es que

4 drogas roomie guddi

Lo que consumen los roomies es una simple especulación. La verdad es que no sueles estar segura de qué consumen, pero definitivamente… no hay duda de que consumen algo. Vía Tumblr.

estos roommates son ruidosos todo el tiempo (y por todo), patean el piso como si bailaran tap, cuando hablan por teléfono o hacen videollamadas todos escuchan su conversación, les gusta dar martillazos nocturnos y viven como búhos (duermen de día y trabajan de noche).

Para lidiar con ellos, debes de llamarles la atención. De hecho, muchas veces no se han dado cuenta de que están siendo tan ruidosos. Otro tip menos civilizado es pegarle a la pared (cuando estén haciendo mucho ruido por la noche, en el dormitorio contiguo), para que sepan que ya estás a punto de estallar (admito que ya he tenido que recurrir a ello).

5 llamadas roomie guddi

Así se la pasan los ruidosos, haciendo llamadas todo el día. Vía Tumblr.

N.º 6: El fantasma

Este es un personaje cuya existencia es de conocimiento común, pero al que nadie ve o pocas veces ha visto salir o entrar (o si está en casa). Silencioso y reservado, es casi como si no existiera. Además, es muy probable que tenga un gato, salga a la luz en muy raras ocasiones y prefiera no hacer amistades con los demás habitantes de la casa. Sin duda, se mantiene en su burbuja y le gusta el espacio personal.

Este tipo de roommate puede llegar a ser ideal, si vives o has vivido con el ruidoso, el sucio y el extraño, y has sobrevivido a ello. En comparación con los roommates antes mencionados, el fantasma parece ser perfecto… hasta que te sientes sola. Puede, entonces, que este individuo te haga extrañar el ruido, la fiesta, e incluso el hoarderismo consumado.

¿Quieres llevarte bien con tu roommate fantasma? Un consejo: hazlo sentir incluido. Sin presionarlo, claro.

6 fantasma roomie guddi

Una representación visual de lo que es tener un roommate fantasma. Vía Yosfot.

N.º 7: El amiguero

Tu apartamento compartido parece un parque público, y tu sala, un punto de reunión para todos sus amigos. El amiguero tiene muchos amigos y ellos están invitados a entrar cuando quieran. En un escenario así, es muy probable que, en una semana, veas pasar y salir del piso a más de 30 personas. Es usual que este roommate sea llevadero y te invite a unirte y a comer de la pizza casera que han preparado (y por la cual el fregadero desborda de platos y utensilios de cocina sin lavar).

Puede que el panorama suene bien… hasta que tu roomie no solo invite a amigos de día, sino también de noche. Y tal vez te sorprenda, un día, cuando al levantarte por la mañana veas a gente durmiendo en la alfombra y en el sofá… ¡o incluso en el techo! Mi mejor consejo con esta clase de roommate es ser franco y decirle qué es lo que no te gusta de su actuar (y del de sus amigos). Eso sí: si él o ella lleva a sus amigos (y a ti no te molesta su compañía) es un buen momento para unirte a la diversión.

 

N.º 8: El ladrón

Te puedes encontrar a los ladrones

7 amigos roomie guddi

El amiguero siempre sabe cómo pasarla bien (incluso en el techo). Vía WeheartIt.

en las calles, en el transporte público, en sitios turísticos, pero… también pueden vivir en tu casa, piso o apartamento compartido. Cuidado con los roommates ladrones, quienes siempre encuentran la forma de hacer desaparecer tu crema dental, la comida que guardas en el refrigerador, tu shampoo, e incluso, las ollas y planchas de cabello.

Los roommates cleptómanos no tienen límites y se aprovechan de cada oportunidad para robar cuando duermes. Cuidado con ellos: lo mejor es mantener todo bajo llave en tu cuarto, y llevar contigo tus productos de limpieza de regreso a tu cuarto, después de cada uso.

8 dedos roomie guddi

El futuro de nuestros roommies cleptómanos. Vía games.quickiqtest.

N.º 9: El superlimpio

Obsesionado con la limpieza, estos roommates lavan su ropa muchas veces por semana y siempre están usando la lavadora (lo cual te puede generar problemas para encontrar un momento libre para usarla).

Bueno, ser limpio tiene sus beneficios… el problema es cuando la persona se acaba (para su uso personal) los insumos de limpieza que han comprado entre todos y no los repone, acapara la lavadora, detesta (y arma pleito) cuando tocan su comida, y se la pasa estresado porque los demás no limpian tanto como él o ella quisiera.

A este tipo de roommate lo quieres tener de tu lado porque, cuando se trata de limpieza, puede ser de gran ayuda (de seguro sabe cómo eliminar esa mancha insoportable que no logras quitarle a tu blusa). Pero cuidado: trátalo con tacto, porque si algo no está suficientemente limpio, de seguro se enojará contigo.

8 lavenderia roomie guddi

“El limpio”, en su hábitat natural. Vía Tumblr.

N.º 10: El ideal (como conclusión)

El roommate ideal no existe y nunca va a existir. Todos somos imperfectos y tenemos nuestras virtudes y defectos. Así que lo que tienes que hacer es, sobre todo, ver lo bueno en cada persona.

Puede que tu roommate ideal sea el fantasma y, para otro, el ebrio. Y es que cuando se trata de gusto, hay mucho de subjetivo. Pero lo que sí es cierto es que te harán enojar en más de una ocasión que sean un poco desconsiderados o imprudentes, dejen los platos sucios… la lista de lo que te puede desagradar es larga. Mi sugerencia: trata de dialogar con ellos, no te mantengas callada.

Además, todos podemos ser ese roommate que no guste a los demás. En mi caso, soy el roommate ruidoso: me gusta oír música de noche y bailar en mi cuarto, así que sí, debo admitirlo: ¡A veces me siento mal por el que vive abajo! Por suerte, hasta el día de hoy, nos seguimos llevando muy bien.

Conclusión: no existe el roommie perfecto, pero lo que sí puedes hacer es mejorar la relación con cada uno de ellos. Después de leer este minicatálogo del roommate odioso, solo queda que respondas a estas preguntas: ¿Qué tipo de roomie soy? ¿Qué tipos de roommates tengo?, y ¿qué roommates complicados quisiera añadir a la lista?